Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Cuando se calientan las grasas de origen animal, su estructura química se modifica, generando aldehídos, los cuales, en exceso, generan una mayor acumulación de colesterol. (Louis Hansel / Unsplash)
Cuando se calientan las grasas de origen animal, su estructura química se modifica, generando aldehídos, los cuales, en exceso, generan una mayor acumulación de colesterol. (Louis Hansel / Unsplash)

No cabe duda de que la carne roja y los derivados de origen animal forman parte de los alimentos favoritos; sin embargo, estudios recientes señalan que conviene moderar su consumo.

💬Ver comentarios