Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En los climas calurosos, la sudoración no es suficiente para enfriar su cuerpo, por lo que la temperatura corporal puede elevarse hasta llegar a niveles peligrosos. (Shutterstock)
En los climas calurosos, la sudoración no es suficiente para enfriar su cuerpo, por lo que la temperatura corporal puede elevarse hasta llegar a niveles peligrosos. (Shutterstock)

Participar de cualquier actividad al aire libre conlleva exposición al sol y, aunque muchas personas no se dan cuenta de ello, el daño causado por la exposición a los rayos ultravioleta UV se acumula a lo largo del tiempo. Por ello, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que la protección contra el sol se inicie desde una edad temprana.

💬Ver comentarios