Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
García, señaló que los metales, de acuerdo con su tradición remedial, ayudan a balancear la reacción de una gema en el cuerpo que lo lleva. (Teresa Canino)

Para que las piedras preciosas puedan tener el efecto deseado en las personas deben estar montadas en el metal correcto. De lo contrario, su reacción en la persona que utilice alguna de estas gemas para fortalecer o debilitar aspectos de su vida puede ser el opuesto al deseado.

Así lo afirmó el astrólogo védico José N. García, al hablar sobre los usos de algunos minerales para atender situaciones específicas en la vida de las personas.

“Sabemos que en el universo todo es electromagnetismo. Como consecuencia, cuando usamos una piedra preciosa, esta está interactuando con el electromagnetismo del cuerpo, pero también está haciendo una reacción bioquímica”, afirmó el también sicólogo.

“De la misma forma en que sabemos que el color rojo tiene un efecto de excitación dentro de nuestra estructura física, así mismo la perla tiene un efecto calmante sobre nosotros. Lo que hace el astrólogo védico es que identifica cuál es el planeta que está debilitado en el horóscopo de la persona, que tiene ser fortalecido y se le receta la piedra preciosa o semipreciosa que va a compensar la debilidad”, explicó sobre la tradición astrológica que se guía por textos de más de 20,000 años de antigüedad.

La astrología védica es un lenguaje de predicciones diferente de la astrología occidental en su modo de calcular, fijar e interpretar los signos del zodiaco. Mientras que la primera considera la posición actual de las estrellas y las constelaciones que forman el zodiaco, la segunda se establece sobre un zodiaco que no es actual y que viaja lentamente hacia atrás en el espacio como una función del tiempo.

García, señaló que los metales, de acuerdo con su tradición remedial, ayudan a balancear la reacción de una gema en el cuerpo que lo lleva.

“La tradición nos informa que cada piedra tiene una afinidad particular con un metal, pero también podemos utilizar ciertos metales para atenuar la fuerza de la piedra”, señaló.

Asimismo, recalcó que no cualquier persona puede montar estas piezas de joyería, que usualmente se trabajan como talismanes o anillos. Se requiere que sea un joyero adiestrado con las nociones astrológicas que dictan los textos antiguos de esa religión.

“La confección de esta joyería astrológica se tiene que hacer por manos expertas. Tienen que ser piedras de calidad y se tienen que utilizar unos criterios para confeccionarla. Hasta el día que uno se la va a colocar se calcula astrológicamente”, sostuvo.

También el día y las horas que se montan las piezas se calculan según lo dictado por los textos que rigen la astrología védica y de acuerdo con la carta natal de la persona, que es el mapa que traza las debilidades y fortalezas en la vida de una persona, de acuerdo con esta disciplina.

“Las piedras se montan en los días de los planetas y en las horas de los planetas. La perla se monta los lunes, la esmeralda se monta los miércoles, el topacio amarillo o el zafiro amarillo se montan los jueves. Durante las 24 horas del día se dan y se repiten las horas planetarias. Así es que la persona que hace la joyería astrológica tiene que saber el punto particular en que va a montar la piedra para que tenga un efecto particular”, argumentó el experto con 30 años en la astrología védica.

“Lo otro (a tomar en cuenta) es que hay ciertos sonidos que tienden a excitar o despertar la piedra. El joyero es adiestrado para que pueda realizar el trabajo de despertar la piedra realizando ciertos sonidos particulares que están relacionados con el planeta y con el mineral que se está utilizando en este caso”, agregó.

El joyero que trabaja las piezas astrológicas debe tener en cuenta que las piedras deben tocar la piel para que pueda haber una reacción bioquímica con el cuerpo, indicó. Asimismo, tienen que estar montados en metales particulares que no abonen al efecto contrario al deseado.

“Una persona que tiene tendencias a procesos inflamatorios no puede montar un coral rojo en oro amarillo porque lo que va a generar son procesos inflamatorios”, observó, antes de recalcar que no todas las personas pueden utilizar las mismas gemas porque podría generarle problemas de salud.

La determinación sobre el uso de la piedra y el metal apropiado para cada cliente la toma el astrólogo védico o el médico ayurvédico (médico tradicional de la India), enfatizó García.

Piedras y sus metales:

Rubí – Oro amarillo - Todas las piedras relacionadas con el sol tienen afinidad con este metal.

Perla – Plata Reaccionan bien por tratarse de un metal frío y gema orgánica fría.

Coral rojo – Plata Aunque esta piedra tiene afinidad con el cobre, este metal se considera muy caliente, por lo cual podría causar provocar reacciones inflamatorias en quien la utilice. Es por eso que se recomienda colocar el coral sobre la plata. 

Esmeralda – Todos Es la única piedra que se puede montar en cualquier metal, aunque la tradición recomienda el oro porque “Mercurio (planeta asociado con esta gema) tiene la capacidad de absorber la cualidad del planeta que está al lado”, que en este caso es el sol.

Topacio amarillo o zafiro amarillo – Se monta en oro amarillo por la afinidad en el color.

Diamante – Se coloca sobre platino por la afinidad en el color.

Hesonita – Reacciona mejor con la plata.


💬Ver 0 comentarios