El padre o tutor debe ayudar a su hijo a comprender por qué es necesaria la cirugía y a que se familiarizarse con el hospital y con algunos de los procedimientos a los que se le someterá. (GFR Media)

El médico le informó que tienen que hacerle una cirugía electiva a su hijo y ya fijaron la fecha. Ahora, solo falta que prepare a su niño para que se sienta menos ansioso cuando llegue el momento.

Naychaly Rivera Nieves, psicóloga consejera y presidenta del centro Piensa Psicología Innovadora, explica que la preparación para una intervención médica, siempre debe ser desde el aspecto educativo, de manera que ayude al niño a aminorar el miedo.

“Toda la información que se le dé al niño sobre la intervención médica a la que va a ser sometido, debe ser según su edad, su madurez emocional y sus intereses. Se le debe dar una explicación sencilla, pero real, de lo que sucederá”, indica Rivera Nieves.

Según la psicóloga, el padre o tutor debe ayudar a su hijo a comprender por qué es necesaria la cirugía y a que se familiarizarse con el hospital y con algunos de los procedimientos a los que se le someterá.

 “Hay niños que les interesa el tema de ciencias y se les puede explicar desde el proceso ciéntifico. Para esto, puede utilizar libros o ilustraciones en internet que lo ayuden. Hay otros niños, que lo que necesitan es conocer dónde va a ser el lugar, quién es la persona que va a llevar a cabo el proceso de la operación y cuánto tiempo va a durar, entre otros detalles. Los niños de todas las edades afrontan mejor este tipo de situación si saben qué es lo que sucederá y por qué es necesaria la intervención médica”, afirma la experta.

Exprese sus sentimientos

Igualmente, dice Rivera, se le debe permitir al niño expresar sus sentimientos, que pueden variar entre miedo, ansiedad y curiosidad, entre otros. El adulto debe escucharlo con atención.

Impártale seguridad

“Otra Buena idea es que el médico se presente y que el niño lo conozca, porque esto aumenta su seguridad”, apunta.  

También es importante que el niño sepa que los padres o tutores van a estar con él, en el hospital, en todo momento. “Cuéntele que cuando el proceso termine y él o ella despierte, ustedes van a estar allí esperándolo para recibirlo”, manifiesta.

“Puede ser una alternativa darle una foto de la familia o un objeto que le brinde seguridad al niño, para que lo acompañe todo el tiempo que dure el proceso. Y si la familia es una de fe, puede darle tranquilidad y paz al niño a través de su creencia espiritual”, agrega.

Mantenga la calma

La psicóloga aconseja que el adulto se muestre seguro y confiado de cómo va a ser el proceso médico, para que le proyecte esto al niño. “Si un padre o tutor está ansioso y nervioso, el niño va a reflejar estos sentimientos también. Por eso, es importante que el adulto se eduque bien sobre cómo va a ser todo el procedimientro”, puntaliza.


💬Ver 0 comentarios