Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

control de la diabetes (horizontal-x3)
Las personas con diabetes pueden disfrutar de todo tipo de viajes recreativos. (Shutterstock)

Las personas con diabetes tienen que estar atentos a situaciones especiales para garantizar el control de la enfermedad. Ahora que ya estamos en pleno verano, es época de vacaciones, de esos merecidos días de descanso que tanto has planificado y, desde el 1 de junio, de la temporada de huracanes, la que, según los más recientes pronósticos, estará más activa de lo normal.

Si vas a viajar

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, planificar el viaje por adelantado es la clave. Las personas con diabetes pueden disfrutar de todo tipo de viajes recreativos desde una semana en la playa, hasta un campamento en las Montañas Rocosas, o un viaje a través de Europa. Asegúrate de tener un examen médico completo satisfactorio antes de iniciar tu viaje para asegurarte que tu diabetes está bajo control. Esto te dará suficiente tiempo para ponerte vacunas, si las necesita, y para recuperarte de cualquier efecto secundario. Pide a tu médico que te dé una carta con la siguiente información:

* Cómo se trata tu diabetes (pastillas para la diabetes, inyecciones de insulina, etc.). 

* Todos los medicamentos y equipo necesario para controlar tu diabetes (por ejemplo, insulina, jeringuillas y otros medicamentos o dispositivos). 

* Alergias a alimentos o medicamentos. 

Pídele también a tu médico que te dé una receta para insulina o pastillas para la diabetes. Deberías tener una cantidad más que suficiente de tu medicamento y jeringuillas para que te duren durante el viaje, pero, en caso de emergencia, la receta puede ayudarte. Es importante llevar un collar o pulsera de identificación médica que indique que tienes diabetes. Si vas a viajar a otros países, tal vez quieras aprender unas cuantas frases claves, como “Yo tengo diabetes”, en los idiomas de los países que vas a visitar. Cuando te prepares para tu viaje, asegúrate de incluir lo siguiente:

* Toda la insulina y jeringuillas que necesitas para el viaje. 

* Suministros para el examen de orina y sangre; asegúrate de incluir baterías extra para tu medidor de glucosa. 

* Todos los medicamentos orales. 

* Otros medicamentos o suministros médicos. 

* Tu identificación personal y tu tarjeta de identificación de la diabetes. 

* Un paquete bien envuelto, hermético, de galletas saladas o queso, fruta, una caja de jugo y alguna forma de azúcar (caramelo o comprimidos de glucosa) para tratar una baja de glucosa en la sangre.

Si hay desastres naturales o emergencias climáticas

Las personas con diabetes deben estar preparadas para desastres naturales o emergencias climáticas, tales como los cortes de luz o los huracanes. Siempre debes tener preparado un estuche de emergencia. Incluye todo lo que necesitas para poder mantener tu diabetes bajo control. La National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases recomienda los siguientes:

* un medidor de glucosa, lancetas y tirillas reactivas

* tus medicamentos para la diabetes

* un listado de los números de cada receta

* si tomas insulina, un poco de insulina, jeringas y una bolsa térmica para mantener la insulina fría

* un kit de glucagón, si tomas insulina o si el médico te lo recomienda

* tabletas de glucosa y otros alimentos o bebidas para tratar el nivel bajo de glucosa en la sangre

* crema o ungüento antibiótico

* una copia de tu información médica, que incluya: un listado de tus afecciones, medicamentos y los resultados má recientes de tus pruebas de laboratorio

* los números de teléfono de la Cruz Roja Americana y otras organizaciones de ayuda humanitaria

Es posible que también desees incluir algunas comidas no perecederas, tales como las comidas enlatadas o secas (sin agua), y también agua embotellada. Revisa y actualiza tu estuche al menos dos veces al año.

 


💬Ver 0 comentarios