El príncipe Andrew es acusado de abusó sexualmente a una mujer cuando ella tenía 17 años. (Foto: AP)
El príncipe Andrew es acusado de abusó sexualmente a una mujer cuando ella tenía 17 años.

El príncipe Andrew puso en venta un lujoso chalet ubicado en un centro de esquí en Suiza para poder hacer frente a los costos legales de la denuncia que Virginia Giuffre le hizo por abuso sexual. La mansión tiene un valor de alrededor de 23 millones de dólares.

Según trascendió, el duque de York está buscando fondos por sí mismo debido a que su madre, la reina Elizabeth, no está dispuesta a pagar sus cuentas. La idea de Andrew es poder llegar a un acuerdo con Giuffre y ofrecerle cinco millones de dólares para que retire la demanda.

Sin embargo, se dice que la mujer, que alega haber sido obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe tres veces cuando tenía 17 años, no aceptará un trato extrajudicial: quiere un juicio para dejar el claro mensaje de que cualquier persona con poder y privilegio también enfrentará la fuerza de la ley si abusa de mujeres y niñas.

El duque podría enterarse este mismo viernes si deberá atravesar un juicio civil en Nueva York. Si pierde, deberá indemnizar a la víctima con una cifra que podría ascender a los cuatro millones de dólares.

Una fuente le dijo al periódico The Mirror: “Es un momento crucial para Andrew en varios frentes. Él está cubriendo todos los costos por sí mismo, por lo que necesita recaudar efectivo rápidamente para pagar las facturas que aumentan día a día. Si existiera la posibilidad de llegar a un acuerdo, bueno, esa es una opción, pero no hay duda de que la reina no lo ayudaría a hacerlo”.

Las fuentes han revelado que el príncipe, que niega con vehemencia las afirmaciones, “quiere limpiar su nombre”, pero se da cuenta de que un juicio civil podría causar un daño catastrófico a la reputación de la monarquía.

De ahí que Andrew tenga que pagar de su propio bolsillo los costos legales de la demanda. Se entiende que su único recurso para recaudar cantidades sustanciales de dinero es vender el chalet Helora, ubicado en la estación de esquí de Verbier, del que es dueño junto con su exesposa Sarah Ferguson.

La pareja acordó el pasado septiembre entregar la propiedad de siete dormitorios a un inversor europeo. Pero la operación aún no se ha completado y fuentes cercanas al duque sugieren que quiere impulsar la venta “urgentemente”.

Mientras el segundo hijo varón de Elizabeth se prepara para escuchar su destino, Ferguson, de 62 años, y sus hijas disfrutan esta semana de “unas últimas vacaciones familiares” en el chalet.

Un informante de la realeza dijo: “Es un momento estresante para Andrew, así que Sarah y las chicas pensaron que sería mejor apartarse del camino. También saben que esta será la última vez que podrán disfrutar del chalet, así que lo están aprovechando al máximo”.

El juez de distrito de Nueva York, Lewis Kaplan, dio a conocer el lunes un acuerdo de 2009 entre Giuffre y el pedófilo Jeffrey Epstein, quien la traficaba con amigos para tener relaciones sexuales. Reveló que el difunto financiero le había dado 500 mil dólares para evitar que demandara a los futuros “acusados potenciales” vinculados a su causa.

Los abogados de Andrew afirman que él pertenece a esa categoría y que el caso debería descartarse.

💬Ver comentarios