Roger Stone. (GFR Media) (semisquare-x3)
Roger Stone. (GFR Media)

Washington - Roger Stone, exasesor de la campaña electoral del presidente Donald Trump, fue detenido hoy por agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) en su casa de Fort Lauderdale, en Florida.

Stone es acusado de siete cargos por manipulación de testigos, obstrucciones y declaraciones falsas sobre sus interacciones relacionadas con el lanzamiento por parte de WikiLeaks de correos electrónicos pirateados durante las elecciones presidenciales de 2016. Algunas de esas declaraciones falsas fueron hechas al Comité de Inteligencia de la Cámara, de acuerdo con la acusación.

En un vídeo captado por la cadena CNN se ve el momento en que agentes del FBI hacen el arresto y gritan: "¡FBI, abre la puerta!". Acto seguido, apareció Stone.  

La acusación presentada por el abogado especial Robert Mueller no acusa a Stone de coordinarse con la interferencia electoral del gobierno ruso en 2016, el asunto clave que se investiga. Pero la acusación establece en detalle las conversaciones de Stone sobre correos electrónicos demócratas robados publicados por WikiLeaks en las semanas previas a que el republicano derrotara a la oponente demócrata Hillary Clinton. La oficina de Mueller dijo que esos correos electrónicos, pertenecientes al presidente de la campaña de Clinton, John Podesta, fueron hackeados por oficiales de inteligencia rusos.

Stone deberá comparecer esta tarde en la corte. La acusación había sido esperada. Stone ha dicho durante meses que estaba preparado para ser acusado, aunque ha negado cualquier delito. Un gran jurado durante meses había escuchado a testigos relacionados con Stone. Y el año pasado, el Comité de Inteligencia votó para lanzar una transcripción del testimonio de Stone a Mueller como un precursor de una acusación.

Stone ha atacado públicamente la investigación de Mueller y se ha hecho eco de las descripciones que el presidente hizo de ella como una caza de brujas. Pero durante mucho tiempo atrajo la atención de los investigadores, especialmente a la luz de un tweet de 2016 que parecía presagiar el conocimiento de que los correos electrónicos robados pronto serían liberados. Stone ha dicho que no tenía información privilegiada sobre el contenido de los correos electrónicos en posesión de WikiLeaks o el momento en que se publicarán.

Dijo que se enteró por Randy Credico, un locutor de radio de Nueva York, que WikiLeaks tenía los correos electrónicos y planeaba revelarlos. Stone publicó correos electrónicos que dicen que apoyan esa afirmación.

Los fiscales habían ofrecido un acuerdo de culpabilidad al amigo de Stone, Jerome Corsi, que habría requerido que el teórico de la conspiración y el autor conservador admitieran que había mentido intencionalmente a los investigadores sobre una discusión con Stone sobre WikiLeaks. Pero él rechazó la oferta.


💬Ver 0 comentarios