Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En el documento, firmado en Singapur, Estados Unidos se comprometió a dar "garantías de seguridad" al país norcoreano

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, firmaron hoy, martes, un acuerdo conjunto por el que se comprometen a trabajar “hacia la completa desnuclearización de la Península de Corea”.

El documento firmado por los mandatarios tras su histórico encuentro en Singapur, dice que unirán esfuerzos para “construir un régimen de paz duradero y estable” en la península.

La Casa Blanca no hizo público por el momento el texto del documento, que fue fotografiado por periodistas durante el acto de la firma.

El documento contempla cuatro amplios acuerdos y señala que las dos partes se "comprometen a establecer nuevas relaciones (entre) Estados Unidos y la República Democrática de Corea de acuerdo con el deseo de ambos pueblos de paz y prosperidad”.

Washington y Pyongyang prometieron, además, que recuperarán los restos de los prisioneros de Guerra y de los desaparecidos en combate durante la Guerra de Corea.

Asimismo, en la declaración conjunta Washington se comprometió a proporcionar “garantías de seguridad” a Pyongyang.

Trump también dijo que parará maniobras militares con Corea del Sur, pues quiere llevar a “nuestros soldados a casa”. Además, destacó que la paralización de tales prácticas “inapropiadas” le ahorrará mucho dinero a Estados Unidos.

"Hemos hecho estos ejercicios durante mucho tiempo junto a Corea del Sur", dijo Trump, quien los calificó de "tremendamente caros" y señaló que Seúl contribuye económicamente a los mismos, "aunque no al cien por cien".

Añadió que estas maniobras son "muy provocativas" y afirmó que "bajo las actuales circunstancias, es inapropiado realizar juegos de guerra" y que su suspensión "es algo que apreciará (Corea del Norte)".

Trump, no obstante, precisó que por el momento "no se van a reducir las capacidades militares" de Estados Unidos en Corea del Sur, donde Washington mantiene desplegados unos 28,500 efectivos.

"Quiero ser capaz de devolverlos en algún momento, pero esto no es parte de lo que discutimos hoy", afirmó el presidente al ser preguntado por los medios sobre la posible retirada de las tropas.

Por otro lado, el presidente estadounidense destacó que las sanciones económicas impuestas a Coreadel Norte continuarán mientras el régimen no se deshaga de su arsenal nuclear de manera efectiva.

"Las sanciones se levantarán cuando estemos seguros de que las armas nucleares ya no son efectivas", dijo Trump durante una rueda de prensa posterior a su cumbre con el líder norcoreano Kim.

De paso, aseguró que Kim le dijo que Corea del Norte "ya está destruyendo sus principales centros de pruebas nucleares".

El presidente de Estados Unidos también reveló que Corea del Sur y Japón ayudarán económicamente a Corea del Norte en este proceso de paz. Advirtió que su nación no lo hará. 

Al finalizar la cumbre, Trump afirmó que están "preparados para empezar un nuevo capítulo en la historia de las dos naciones".

De paso, calificó sus negociaciones de más de cuatro horas con Kim como "honestas, directas y productivas".

Mientras, el presidente de Corea del Norte afirmó que "hoy hemos mantenido una reunión histórica, y estamos listos para dejar atrás el pasado. El mundo va a presenciar un gran cambio". 

Kim también quiso mostrar su "agradecimiento" a Trump por su disposición a celebrar la reunión y lo invitó a visitar a Corea del Norte. A lo que Trump respondió que lo hará "en el momento apropiado". 

El presidente de Corea del Norte también recibió una invitación para visitar la Casa Blanca. Trump dijo que Kim la aceptó, pero que ocurriría en el momento "apropiado".

Tras el histórico encuentro, el presidente del Corea abandonó de inmediato a Singapur. Se espera que Trump también regrese hoy a los Estados Unidos. 

La histórica cumbre fue la primera entre un presidente de Estados Unidos y un líder de Corea del Norte en activo.


💬Ver 0 comentarios