El cardenal estadounidense Theodore Edgar McCarrick durante una misa en la basílica de San Pedro del Vaticano. (AP) (horizontal-x3)
El cardenal estadounidense Theodore Edgar McCarrick durante una misa en la basílica de San Pedro del Vaticano. (AP)

Nueva York - Las acusaciones de que el excardenal caído en desgracia Theodore McCarrick mantuvo relaciones sexuales con seminaristas adultos avivó el largo debate sobre la presencia de hombres homosexuales entre los sacerdotes católicos.

Algunos conservadores piden que se purgue a los curas gays, una tarea complicada ya que se creen que son muchos y muy pocos reconocen abiertamente su orientación sexual. Sectores más moderados instan a la Iglesia a eliminar la necesidad de mantener el secreto proclamando que los gays son bienvenidos si pueden ser curas comprometidos con el celibato.

En 2005, el Vaticano afirmó que los gays, aunque fuesen célibes, no deberían ser sacerdotes y dijo que los líderes de la iglesia no pueden aceptar a aspirantes a seminaristas que “practiquen la homosexualidad, presenten tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyen la llamada ‘cultura gay’”.


💬Ver 0 comentarios