Fernández Toledo fue asesor senior y subjefe de Gabinete de la oficina del excongresista Luis Gutiérrez. (Suministrada)

Washington - Enrique Fernández Toledo, por dos décadas asesor del ahora ex congresista Luis Gutiérrez y una voz consecuente sobre los asuntos de Puerto Rico en Estados Unidos, murió esta mañana en su residencia, en Maryland, a los 64 años, confirmó una portavoz de su familia.

Considerado una de las memorias históricas de los debates sobre la Isla en el Congreso en las últimas décadas, Fernández Toledo fue hasta su muerte director de la Iniciativa de Política Pública Económica y Alivio para Puerto Rico del Center for American Progress (CAP), un grupo de estudio con base en Washington D.C.

Fernández Toledo llegó a la Cámara de Representantes de Estados Unidos el mismo día de enero de 1993 en que el congresista Gutiérrez juró por vez primera como legislador federal por el distrito 4 de Chicago.

En la oficina de Gutiérrez fue asesor senior y subjefe de Gabinete.

Después de estudiar economía en la Universidad de Madison, en Wisconsin, se estableció en Chicago.

Su decisión de irse a trabajar con Gutiérrez estuvo muy vinculada a los esfuerzos a favor de la excarcelación de los prisioneros políticos puertorriqueños.

Puerto Rico ha perdido una de sus más grandes bendiciones. Todo el mundo lo quería y lo amaba. Él amaba a Puerto Rico y Puerto Rico lo amaba a él”, indicó el ex congresista Gutiérrez, quien se retiró del Congreso en diciembre pasado.

En sus años como asesor de Gutiérrez en el Congreso, Fernández Toledo también colaboró con los congresistas demócratas por Nueva York Nydia Velázquez y José Serrano, y muchos sectores en la Isla.

“Mucha gente nos da fe de como mi hermano los apoyó en todo lo que lo necesitaran. Quien lo llamara tenía su apoyo de manera generosa, de todo corazón y de forma anónima. Un ser humano de oro”, dijo su hermana, Nydia Fernández Toledo.

Pese a haberse enfrentado a problemas de salud, Fernández Toledo acompañó a Gutiérrez a hacer desobediencia civil en Puerto Rico, durante las continuas protestas en contra de los entrenamientos militares en Vieques.

En marzo de 2018 – tras el huracán María y el agravamiento de la crisis  a la que se ha enfrentado la Isla - el CAP, de tendencia liberal y muy influyente en los sectores demócratas, buscó los servicios de Fernández Toledo.

“Estamos entusiasmados de tener a Enrique en el CAP para liderar este importante trabajo”, dijo entonces Neera Tanden, presidenta y principal funcionaria ejecutiva del CAP cuando anunció la designación de Fernández Toledo.

Era amante del béisbol y desde sus años en el Congreso se mantenía pegado a los programas de análisis políticos y entrevistas en la isla.

Le sobreviven su esposa Mayra Martínez y tres hijos, Enrique, Carlos Antonio y Mayra Libertad. “Fue un ser humano especial”, sostuvo Gutiérrez.


💬Ver 0 comentarios