El encendido será televisado el próximo 28 de noviembre. (AP) (semisquare-x3)
El encendido será televisado el próximo 28 de noviembre. (AP)

Nueva York - El árbol navideño del Rockefeller Center está en su lugar y pronto se conectará con 50,000 luces como una de las atracciones de vacaciones de la ciudad de Nueva York, y que este año es un regalo de una pareja del mismo sexo.

El abeto noruego de 72 pies de altura y 12 toneladas llegó en un remolque plano el sábado por la mañana y fue levantado por una grúa en un lugar con vista a la pista de patinaje de Rockefeller. Se espera que millones de personas visiten el árbol, que permanecerá hasta el 7 de enero.

Los trabajadores se preparan para levantar el árbol de Navidad del Centro Rockefeller 2018, un abeto noruego de 72 pies de alto y 12 toneladas de Wallkill, N.Y. (AP)

Las multitudes verán el árbol alumbrarse con 8 kilómetros de luces LED multicolores y una estrella de cristal Swarovski de 900 libras durante una ceremonia televisada el 28 de noviembre.

El abeto de 75 años vino de Wallkill, 60 millas al norte de Nueva York. Fue donada por Lissette Gutiérrez y su esposa, Shirley Figueroa, de su propiedad. Apodaron el árbol "Shelby".

Lissette Gutiérrez, a la izquierda, abraza a su esposa, Shirley Figueroa. (AP)

"Ahora no es mi árbol, es el árbol del mundo; estoy muy feliz de poder compartirla con todos", dijo Figueroa en el Rockefeller Center hoy, sábado. "Millones de personas vendrán a visitar a Shelby".

Figueroa, de 49 años, explicó que ella se refiere al árbol como "ella" porque "sentí que tenía un espíritu femenino".

Figueroa dijo que cuando ella y Gutiérrez compraron su casa, el dueño anterior dijo que el jardinero del Rockefeller Center tenía sus ojos en el árbol. Gutiérrez, de 47 años, dijo que inicialmente estaba renuente a abandonar la picea, pero Figueroa la convenció.

Erik Pauze, el jardinero jefe del centro, también asistió a la ceremonia. Cuidó el árbol durante el verano, regándolo y alimentándolo con té de abono mientras la pareja miraba afuera de su casa.

Después de que el árbol sea desmantelado, será donado a Hábitat para la Humanidad para ayudar a construir viviendas.

El legado del famoso árbol navideño de Nueva York se remonta a la Nochebuena de 1931, durante la Gran Depresión. Los trabajadores del edificio Rockefeller Center juntaron su dinero para comprar un árbol de 20 pies que decoraron con guirnaldas hechas a mano por sus familias.

Dos años después, los funcionarios del Rockefeller Center convirtieron el árbol en una tradición anual, comenzando con la primera ceremonia de iluminación en 1933.


💬Ver 0 comentarios