Periodistas hablan con Trump a su salida de la Casa Blanca el 1 de mayo. (AP)
Periodistas hablan con Trump a su salida de la Casa Blanca el 1 de mayo. (AP)

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dedicó este sábado a preparar un gran "show" con tintes electorales en el que el domingo insistirá en que los estadounidenses deben "volver a trabajar", a pesar de que el número de casos y muertes de coronavirus no para de crecer en el país, el mayor foco del mundo.

Mientras unos 15 estados continuaban su levantamiento gradual de las restricciones de movimiento, Trump pasó la jornada reunido con varios de sus asesores en la residencia presidencial de Camp David (Maryland), a las afueras de Washington.

El objetivo era preparar lo más parecido a un mitin electoral que ha dado desde que comenzó la crisis del coronavirus: un "encuentro virtual con votantes" retransmitido por la cadena de televisión conservadora Fox News y filmado en directo desde el monumento a Lincoln, uno de los lugares más patrióticos de la capital.

"Volver a trabajar"

Bajo el lema "Estados Unidos unido: volviendo a trabajar", la entrevista se emitirá en horario de máxima audiencia exactamente seis meses antes de las elecciones del 3 de noviembre, en las que Trump se enfrentará previsiblemente al virtual candidato demócrata, Joe Biden.

Preocupado por algunas encuestas que le muestran perdiendo terreno en algunos estados clave, particularmente entre los estadounidenses de edad avanzada, Trump ha hecho algunos cambios en la última semana en su política de comunicación, al reemplazar sus ruedas de prensa diarias por actos solemnes en la Casa Blanca.

Según informó este sábado el diario Politico, el acto televisado de este domingo forma parte de ese intento de encauzar los sondeos y perfilar la respuesta de la Casa Blanca como eficaz y contundente, en un momento en el que los casos de coronavirus superan los 1,120,000 y las muertes superan las 65,000.

La entrevista, en la que Trump responderá a preguntas de votantes enviadas mediante las redes sociales y filtradas por periodistas de Fox News, dará al mandatario una nueva plataforma para insistir en que es necesario incentivar la economía y relajar las medidas de distancia social, algo que depende de cada estado.

Amagos de reapertura

Las recomendaciones de la Casa Blanca de mantener la distancia social caducaron este jueves y dieron paso a un panorama mezclado en EE.UU., donde estados demócratas como California, Michigan y Nueva York apuestan por la prudencia mientras otros republicanos como Georgia o Florida abren playas, restaurantes y peluquerías.

La impaciencia de Trump por reabrir la economía ha orientado parte de las respuestas de los gobernadores republicanos e inspirado a muchos de los manifestantes que han salido a las calles en las últimas semanas en todo EE.UU. para protestar contra las medidas de confinamiento.

Este sábado, cientos de personas se congregaron en las capitales de Oregon y Kentucky para exigir la vuelta a la normalidad, mientras la reapertura gradual seguía en quince estados: Alabama, Colorado, Idaho, Illinois, Luisiana, Maine, Nebraska, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Pensilvania, Tennessee, Texas, Wisconsin y Wyoming.

Aunque las directrices varían por estado, la mayoría permiten ya que los negocios no esenciales puedan ofrecer la recogida de productos y que sigan los trabajos de construcción.

En Texas, el segundo estado más poblado del país, el levantamiento este viernes de la orden de quedarse en casa coincidió con su segunda peor cifra diaria de casos de coronavirus: 1,293 nuevos contagios confirmados en 24 horas, reveló este sábado el Departamento de Salud del estado.

"Solo porque se les permita que hagan algo no significa que deban hacerlo", dijo el juez del condado de Dallas, Clay Jenkins, en una rueda de prensa en la que confirmó un récord de casos en la ciudad este viernes, 187.

En Nueva York, el estado con más contagios, las autoridades expresaron su preocupación por la posibilidad de que el buen tiempo que se esperaba en la costa este sacara a mucha más gente a las calles y cerraron el tráfico a varias calles adyacentes a parques, además de reforzar la presencia policial.

El Congreso rechaza la oferta de pruebas de Trump

Mientras, Trump celebró en un tuit que el Senado planee volver al trabajo el próximo lunes y pidió que la Cámara de Representantes, liderada por la oposición demócrata, haga lo mismo.

El mandatario les ofreció entregar al Capitolio decenas de tests rápidos para facilitar su regreso, pero los líderes de ambas cámaras del Congreso rechazaron esa propuesta en un raro comunicado conjunto.

"Rechazamos respetuosamente la oferta", escribieron la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi; y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

"La capacidad de nuestro país de hacer tests sigue creciendo en todo el país y el Congreso quiere que esos recursos se sigan dirigiendo a las instalaciones de primera línea (de combate al virus), donde pueden ser más beneficiosas más rápidamente", agregaron.