Los familiares cursaron una carta al secretario en funciones del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), José Aponte Carro, para expresarles su preocupación por recortes que entienden impactarán los programas de rehabilitación para confinados.
La Junta de Libertad Bajo Palabra está adscrita al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR).

En medio de la continua emergencia por el COVID-19, 26 empleados de la Junta de Libertad Bajo Palabra, adscrita al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), recibieron el incentivo de $2,000 por su trabajo presencial durante la pandemia.

“Con esto, valoramos la importancia de sus labores y es parte de nuestro reconocimiento por mantener el funcionamiento de la agencia en momentos tan inciertos”, expresó la presidenta de la Junta de Libertad Bajo Palabra, Aixa S. Pérez Mink.

El desembolso a estos 26 trabajadores esenciales asciende a $52,000. Dichos fondos provienen de la Ley Federal del Plan de Rescate Estadounidense de 2021 (ARPA, por sus siglas en inglés).

Para ser elegibles, los empleados deben tener un sueldo no mayor de $40,000 y haber trabajado 500 horas o más de manera presencial durante la emergencia por el COVID-19.

El pasado mes de junio, el gobernador Pedro Pierluisi anunció la distribución de unos $200 millones en cheques de $2,000 para primeros respondedores que trabajaron durante la pandemia.

De esos $200 millones, $20 millones serán asignados a personal esencial del DCR; y otros $20 millones al personal esencial de la Administración de Servicios Médicos (ASEM), del Hospital Universitario de Adultos, el Hospital Universitario Pediátrico, el Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe, y el Hospital Ramón Ruiz Arnau de Bayamón.

💬Ver comentarios