El presidente de la Comisión Estatal de Elecciones Francisco Rosado Colomer (centro) catalogó como una “imprudencia” que el comisionado electoral del PNP, Héctor Joaquín Sánchez, haya realizado un llamado a sus funcionarios de colegio utilizando un micrófono que se utiliza para dar instrucciones a todos los reunidos en el coliseo Roberto Clemente. (Teresa Canino Rivera)

Pese a que se detuvo el escrutinio general, que hay un pleito legal y que hasta hubo una reyerta entre funcionarios de colegio, el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), el juez Francisco Rosado Colomer, argumentó ayer que la desorganización no rige los trabajos en el coliseo Roberto Clemente, en San Juan.

“El hecho de que hayamos tenido un incidente (pelea) no quiere decir que sea la norma. No podemos usar las excepciones como norma”, dijo a preguntas de El Nuevo Día.

Igualmente, rechazó que haya desacatado una orden de la jueza Rebecca de León, quien exigió ayer a la CEE la entrega de las listas de los electores que votaron usando el mecanismo de voto adelantado.

“Es que esa parte, los abogados (de la CEE) no entendieron que fue una orden de la jueza”, explicó Rosado Colomer, que debe comparecer ante la jueza el lunes.

Puntualizó que aunque la CEE cumplirá con la orden, entiende que la jueza “fue inducida a error”. “No estoy de acuerdo con la sentencia”, sostuvo.

Anteayer, la CEE no reanudó los trabajos en el coliseo, conducentes al escrutinio general, para cumplir con la orden de la jueza de entregar, “inmediatamente” se abra cada maletín correspondiente a los colegios en los que se votó el 3 de noviembre, la lista de los electores que votaron por voto adelantado para que sea verificada con otra lista que detalla los electores que solicitaron ese mecanismo de votación.

La orden dispone que una copia de esa lista debe ser provista a cada funcionario de colegio que trabaja en las 60 mesas ubicadas en el coliseo.

Rosado Colomer aseguró que esas listas se estaban fotocopiando y entendía que ese trabajo le tomaría hasta el lunes.

No obstante, advirtió que si reanudan el escrutinio el lunes usando el mecanismo dispuesto por la jueza, el escrutinio terminaría después del 2 de enero.

“Es imposible terminar este escrutinio antes del 2 de enero con la orden del tribunal. No hay forma. Si los funcionarios de mesa van a tener que buscar las listas a ver dónde aparece el que está excluido, eso toma un tiempo aparte”, explicó Rosado Colomer.

Dijo que el pleno de la CEE evalúa cómo harán y, hasta el cierre de esta edición, se buscaba alcanzar algún acuerdo entre los comisionados electorales.

“Yo no voy a ir al tribunal a pedir reconsideración si de aquí al lunes tengo todas las fotocopias de las listas. Puedo explicar las consecuencias de la sentencia para que la jueza reconsidere o puedo pedir un recurso de apelación o una moción de cumplimiento de orden. Todas esas avenidas están abiertas. ¿Cuál es la que se va a hacer? Todavía no se ha decidido”, sostuvo Rosado Colomer.

Francisco Rosado Colomer advirtió que si reanudan el escrutinio el lunes usando el mecanismo dispuesto por la jueza, el escrutinio terminaría después del 2 de enero.

Preguntado si estaba tranquilo en su cargo y en control de la CEE, Rosado Colomer dijo “tengo paz conmigo mismo y para mí eso es bien importante. Me preocupa mi familia. Esa sí se ve afectada”.

Interés en el Tribunal Apelativo

En un aparte con este medio, Rosado Colomer reconoció que le interesa ser juez del Tribunal Apelativo, lo que considera un ascenso en su carrera judicial.

El juez solicitó el 2 de mayo de 2018 formar parte del Tribunal Apelativo, según confirmó La Fortaleza. Antes de ser presidente de CEE, Rosado Colomer debió actualizar la información provista para su solicitud, según dijo.

“Voy a esperar a ver qué pasa, pero mi intención es terminar el escrutinio. Preferiría que sea después del escrutinio. (El Apelativo) es un paso más en lo que es la práctica del Derecho”, dijo.

Reiteró que presidirá la CEE, al menos, hasta que finalice el escrutinio general. Pero no ha decidido si llegará al fin de su término, en junio de 2021.

“Yo vine aquí a hacer un trabajo, sacar una elección. (Me quedo en la presidencia de la CEE) hasta que termine el escrutinio sí. Después, ¿qué voy a hacer? No sé”, afirmó.

Francisco Rosado Colomer reiteró que presidirá la CEE, al menos, hasta que finalice el escrutinio general. Pero no ha decidido si llegará al fin de su término, en junio de 2021.

A preguntas de los periodistas, calificó como “un acto de imprudencia” el que el miércoles el comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP), Héctor Joaquín Sánchez, tomara el micrófono ubicado en el coliseo y se dirigiera a los funcionarios de su colectividad con la frase de “ejército” y los exhortara a quedarse en cada mesa de trabajo “hasta que se cuente el último voto”.

Acto seguido, se caldearon los ánimos y hubo una pequeña reyerta. “Eso, definitivamente, es un acto de imprudencia. Ellos (los funcionarios de colegio) tienen supervisores que pueden llevar la instrucción . Eso fue imprudente de su parte. No lo debió hacer”, sentenció.

El alegato de algunos funcionarios de colegio, incluyendo el subdirector de Operaciones Electorales, Daniel González, es que el director de escrutinio, Ferdinand Ocasio, le facilitó el micrófono a Sánchez. González pidió la salida de Ocasio. La petición de González se une a las que ya han hecho los comisionados electorales del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Olvin Valentín y Roberto Iván Aponte, respectivamente.

El Nuevo Día supo que la dirección del escrutinio se le ofreció al expresidente de la CEE, César Vázquez, quien declinó.

Rosado Colomer dijo que aún no ha hablado con Ocasio, quien desde ayer debe cumplir con 14 días de aislamiento tras estar en contacto con un funcionario de colegio que arrojó positivo al COVID-19.

Sin embargo, Rosado Colomer dijo que ayer, cuando se detuvo la apertura de maletines, funcionarios del MVC le faltaron el respeto.

“No estamos dando lo que estamos pidiendo. A mí me faltaron el respecto una y otra vez ayer (anteayer) a la 1:15 de la tarde cuando yo pregunté quién había dado la instrucción de paralizar la entrega de maletines. Nadie me ha pedido excusas”, sostuvo el juez.