Esto fue lo que dijo Pedro Pierluisi luego de que el ente fiscal resaltara que la nueva reforma laboral no era positiva para la economía del país.

El gobernador Pedro Pierluisi reconoció este martes que el proyecto de reforma laboral que aprobó no es perfecto, pero insistió en que propenderá a impulsar el ingreso de más personas en la fuerza trabajadora.

“Yo realmente tomo la decisión (de aprobar la ley) a base de la legislación que tenía pendiente”, dijo el primer ejecutivo.

“Las legislaciones, por definición, no son perfectas. Conllevan un proceso de negociación y eso fue lo que ocurrió aquí. Se encontró un punto medio que entendimos que era justo y razonable”, agregó.

Pierluisi recordó que el proyecto de la Cámara de Representantes 1244, que enmienda leyes laborales y sustituye la reforma laboral que implementó la administración de Ricardo Rosselló, sufrió múltiples enmiendas “porque en todo momento estábamos buscando un balance”.

Y está principalmente dirigida a incentivar a las personas a trabajar, a facilitar el proceso de reclutamiento de empleados, a incentivar a los que se nos fueron que regresen, a incentivar a los que están en la economía informal a ingresar a la economía formal. Por qué. Porque al mejorar los beneficios marginales y darle unas protecciones a la fuerza trabajadora en el sector privado, estamos incentivando a los que no han entrado a nuestra fuerza laboral a hacerlo”, apuntó

“Ah, que algunos quisieran todavía más. Eso se respeta, pero el proceso siempre conlleva un justo balance”, destacó.

El estatuto aprobado eliminó la definición de contratista independiente que perjudicaba a muchas personas que son tratadas como empleadas.

También la acumulación de la licencia de vacaciones, que en vez de medio día por mes ahora será de 1.25 días por mes. Para los empleados con jornada parcial, la acumulación para la licencia por vacaciones y enfermedad subió de cero a medio día por mes, además de un día por mes por concepto enfermedad.

En cuanto al bono de Navidad, con la reforma del 2017 los empleados debían acumular 1,350 horas trabajadas para recibirlo, el requerimiento ahora bajó a 700 horas trabajadas y 1,000 si es un empleado de una pequeña o mediana empresa (pyme).

Mientras, la mesada de indemnización por despido injustificado antes era de tres meses, ahora será de dos semanas por cada año de servicio y dos meses de sueldo si el despido ocurre dentro de los primeros cinco años, de tres meses si ocurre entre 5 a 15 años, seis meses de sueldo si ocurre después de los 15 años. Además, se añade una semana por año de servicio si ocurre dentro de 5 años, dos semanas por cada año de servicio si ocurre entre 5 a 15 años y tres semanas por cada año de servicio si ocurre después de 15 años.

La presunción de despido ahora queda a favor del empleado y no del patrono, como establecía la antigua reforma laboral, y se dará cuando el empleado sea despedido sin justa causa.

Mientras, la mesada de indemnización por despido injustificado -que era de 3 meses- quedó en dos semanas por cada año de servicio, dos meses de sueldo si el despido ocurre dentro de los primeros cinco años. Tres meses si ocurre entre 5 a 15 años, seis meses de sueldo si ocurre después de los 15 años. Se añade una semana por año de servicio si ocurre dentro de 5 años, dos semanas por cada año de servicio si ocurre entre 5 a 15 años y tres semanas por cada año de servicio si ocurre después de 15 años.

Sin embargo, ahora la ley debe enfrentarse a la oposición de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que previo a la firma del gobernador se expresó en contra de la reforma laboral. Ayer el ente federal dijo que revisaría la nueva ley “para asegurarse de que es consistente con el Plan Fiscal certificado para Puerto Rico, tal y como exige PROMESA”.

El gobernador reconoció que la JSF puede invalidar la ley o impugnarla en los tribunales. Sin embargo, se mostró confiado en que el estatuto sobreviva al escrutinio de la JSF.

“Hay un proceso, establecido en la ley Promesa para poder invalidar una ley debidamente aprobada por la Asamblea Legislativa y firmada por el gobernador. Queda por verse si se active ese proceso. De igual manera, queda por verse cuál sería la decisión de la jueza (Laura Taylor Swain)”, apuntó el gobernador.

Reiteró su defensa a la aprobación de la ley porque entiende que impulsaría la economía y atraería a más empleados a la fuerza laboral activa.

“No hay evidencia empírica, económica, no hay datos ahora mismo para estar tomando un juicio de que esta ley va a ser nociva para la economía de Puerto Rico. No hay forma ni manera de establecer eso con datos empíricos”, afirmó.

Adelantó que defender la aprobación de la reforma laboral en los tribunales, de ser necesario.

💬Ver comentarios