María de Lourdes Santiago en la sesión del Senado del lunes, 3 de mayo. (Teresa Canino Rivera)

Con la oposición de legisladores que calificaron la medida como una “histérica” y con el único propósito de “etiquetar”, el Senado aprobó hoy una medida legislativa que busca tipificar los feminicidios y los transfeminicidios como asesinatos en primer grado.

La medida fue aprobada con 15 votos a favor y seis en contra. De la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) solo avaló la medida el senador William Villafañe. Mientras, Migdalia Padilla, Wanda Soto Tolentino y Marissa Jiménez, se abstuvieron.

También se abstuvo Alberto Torres Berríos del Partido Popular Democrático. Estuvieron ausentes el portavoz del PPD, Javier Aponte Dalmau y la portavoz del Proyecto Dignidad, Joarnne Rodríguez Veve.

La autora del Proyecto del Senado 130, la legisladora Migdalia González, se expresó “avergonzada” con las palabras de algunos compañeros legisladores y las alegaciones de que se trataba de un discurso “histérico” cuando la mayoría de las defensoras de la medida han sido mujeres. “Ciertamente, una evidencia adicional de la violencia machista que impera en este país”, afirmó.

El portavoz del PNP, Thomas Rivera Schatz, rechazó la propuesta y sostuvo que el propósito de la medida ya está contemplado en el Artículo 93 del Código Penal. Dijo que se trataba de una discusión “histérica”. “¿Y la muerte de los ancianos no les importa?”, dijo al señalar que algunos argumentos levantados durante la discusión parecerían querer darle “un trato VIP” a las mujeres o las personas trans “tan pronto se conviertan en víctimas”.

Añadió que la propuesta es un “aguaje”, “una mentira” y un acto de “hipocresía, porque nada va a resolver llamarlos feminicidios”. “Si lo quieren más colorido establezcan una enmienda en la última línea que diga: ‘chiji chijá’”, expuso.

En los pasados días el país fue testigo del asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz y Andrea Ruiz Costas, hechos que estremecieron al país.

“Me parece increíble que el 3 de mayo, después de este fin de semana que ha vivido Puerto Rico, yo tenga que venir aquí a decir que el feminicido existe. Es que realmente no me cabe en la cabeza que yo tenga que argumentar el hecho de que el feminicido existe”, expuso el portavoz del Movimiento Victoria Ciudadana, Rafael Bernabe.

La senadora del PNP Nitza Morán -quien se identificó como forense criminalista y profesora de justicia criminal- indicó que se la hacía “difícil” votar a favor de una media que pretende “etiquetar” a las mujeres. “El homicidio es un delito que no tiene género en términos policiacos e investigativo. Me consta que toda rama de seguridad y jurídica está para proteger a todos por igual”, afirmó.

“¿Cómo vamos a solucionar el problema de (asesinato por trasiego de drogas) de estos menores, llamándolos juvenecidos o niñocidia?”, argumentó le legisladora del PNP al insistir que la solución está en la intervención temprana.

“Si aceptamos estas definiciones estaremos promoviendo el discrimen que tanto han criticado”, añadió. “Aquí queremos etiquetar cómo muere una mujer, eso es inconcebible”, añadió la legisladora de la Palma.

El senador independiente José Vargas Vidot, quien calificó la discusión como histórica, indicó que, aunque le 80% de los asesinados son hombres, menos de una tercera parte de esas muertes son como consecuencia de violencia familiar o doméstica. “Hay una motivación bien particular cuando asesinan a una mujer, una motivación exclusiva, casi, cuando asesinan a una mujer”, afirmó.

La portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, afirmó que es una gran ganancia para el país el que se reconozca la identidad de cada persona, en la vida y en la muerte. “Si algo debe quedar claro es que la necesidad primera de la transformación es el apalabramiento, llamar a las cosas lo que son”, afirmó.

En respuesta a los señalamientos de compañeros de que la medida no resolverá el problema de la violencia machista que atraviesa el país, Santiago afirmó que -en efecto- la medida no eliminará los asesinatos contra mujeres o personas trans, como tampoco lo han hecho otros estatutos. Pero, puntualizó, es un gran paso el que a las mujeres asesinadas por su género se le identifique como tales.

De acuerdo a la medida, se considerará como un delito en primer grado todo asesinato en la cual la víctima es una mujer y, al cometerse el delito, el victimario haya intentado establecer o restablecer una relación de pareja o de intimidad con ésta o que mantenga o haya mantenido con la víctima de relaciones familiares conyugales, de convivencia, de intimidad o noviazgo.

Caerá también en esta clasificación aquel asesinato que sea el resultado de la reiterada violencia en contra de la víctima o que existan antecedentes penales de cualquier tipo de violencia doméstica o por acecho en contra de la víctima.

La medida pasa ahora a la consideración de la Cámara.

💬Ver comentarios