Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La calle Fortaleza presenta graves problemas para los vehículos y ciudadanos que transitan por la vía (horizontal-x3)
La calle Fortaleza presenta graves problemas para los vehículos y ciudadanos que transitan por la vía. (Teresa Canino )

Nota del editor: Esta es la primera de tres historias sobre los adoquines en el Viejo San Juan.

Alfombran las calles del Viejo San Juan con su azul tornasolado y otros con su gris moderno. Pero hoy, los adoquines del casco histórico han perdido su brillo y se han vuelto un símbolo del deterioro.

Comerciantes y vecinos se quejan del mal estado de las calles, de las grietas y los hoyos, mientras se han gastado millones de dólares en la reparación de los adoquines.

La calle Fortaleza es un ejemplo de la decadencia de los adoquines que tan solo tienen cuatro años de existencia. Estos últimos que fueron instalados allí no cuentan con la resistencia necesaria para sostener la carga de la gente y vehículos que transitan por la vía. 

Así lo revelaron dos estudios comisionados por el Municipio de San Juan durante el 2014 y 2015 tras detectar serias fallas en la construcción y un deterioro evidente que puede ocasionar daños a los miles de visitantes del casco histórico capitalino. Pero no fue hasta este año que esos informes se hicieron públicos y que endi.com obtuvo una copia. 

El proyecto para reemplazar los adoquines, que se inició en 2012 bajo la administración del exalcalde de San Juan Jorge Santini, estuvo a cargo de Jafer Construction, una constructora con sede en Guaynabo y que está en operaciones desde 1982. 

La suma del contrato para el proyecto en ese momento fue de $2.9 millones, pero tras 16 enmiendas en seis años, el contrato que aún está vigente alcanzó los $3.3 millones. 

La compra de los adoquines, según el contrato, estuvo a cargo de Jafer Construction, que le adquirió el material a la Fábrica de Bloques de Vega Baja. Esta última compañía se acogió al capítulo 11 de la Ley Federal de Quiebras en 2017, según consta en el archivo del Tribunal de Quiebras federal.

La calle se ha ido deteriorando con el pasar del tiempo, formando una elevación en el centro, producto de los túneles que se ubican debajo de la vía. (Teresa Canino )

Aunque el contrato especificaba que cada adoquín que se instalara debía tener una resistencia en compresión (el esfuerzo máximo que puede sostener) de 8,000 libras por pulgada cuadrada (psi, en inglés), los adoquines instalados mostraron tener una resistencia por debajo de lo que se requería. 

Según el municipio, los efectos sobre los adoquines reemplazados se comenzaron a sentir a solo meses de culminar la obra. Adoquines rotos, fallas estructurales y tramos de la calle volvieron a hundirse. 

Los adoquines miden aproximadamente ocho pulgadas de largo y cuatro pulgadas de ancho por cuatro pulgadas de alto. Tienen una base o sustrato de un cemento agregado y un estampado o capa con color diferente a la base.

El primer estudio sobre la resistencia de los adoquines se realizó en 2014 y arrojó que tenían una resistencia promedio de 2,415 psi, lo que representaba un 70% menos de lo que establecía el contrato y que la Fábrica de Bloques de Vega Baja afirmó que tenía su producto.

La administración municipal le comunicó a Jafer Construction los resultados del estudio, realizado por el laboratorio Earth Engineer, y le pidió un plan de trabajo. La compañía expresó su desacuerdo con las pruebas. 

No obstante, en 2015, el municipio accedió a realizar un segundo estudio de resistencia a los adoquines en coordinación con la constructora. 

Esta prueba estuvo a cargo del laboratorio de materiales de construcción Suelos de San Juan. Y arrojó el mismo resultado: la resistencia promedio era de 2,415 psi.  Además, los adoquines presentaban fallas en la unión de la capa y la base del adoquín.  

 “Un 8% de los adoquines no se pudieron probar debido a que el estampado falló durante el barrenado a través de grietas preexistentes en el barrenado”, explica el estudio al referirse a los agujeros que se hicieron como prueba.

De igual manera, destapó que, de las 38 muestras, nueve fallaron por el estampado “y estas no presentaban evidencia de grietas en la superficie” del adoquín.

Tras los resultados, el municipio y la constructora llegaron a un acuerdo en diciembre de 2016 para reemplazar los adoquines instalados y reparar la calle a su propio costo.

Sin embargo, el municipio afirma que Jafer Construction ha incumplido con el acuerdo y, al momento, no ha comenzado los trabajos en la calle Fortaleza. Han pasado 18 meses.

Demanda por incumplimiento de contrato 

Ante este panorama, el Municipio de San Juan presentó el martes una demanda por incumplimiento de contrato contra Jafer Construction al afirmar que la compañía “obstinadamente ha incumplido su deber de adquirir adoquines nuevos que cumplan con las especificaciones del proyecto y el reemplazo de los adoquines instalados”. 

La demanda de ocho páginas fue radicada ante el Tribunal Superior de San Juan y denuncia un “abandono de la obra” por parte de la constructora. 

Este fue el equipo que se utilizó para usar las pruebas de resistencia de los adoquines. (Suministrada)

En el recurso legal también se incluye a la aseguradora Wester Surety Company, de quien el contratista obtuvo una fianza y un pago de cumplimiento como parte de los requisitos del contrato con el municipio. 

Aunque el 14 de julio de 2017 el municipio les notificó a la constructora y a la aseguradora que estaban por caer en incumplimiento de contrato, no fue hasta casi un año después que el municipio tomó acción legal contra la empresa. La demanda se radicó luego de que endi.com contactara al municipio para solicitarle información y explicara que estaba investigando elasunto.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, afirmó que “esta demanda es un paso importante para lograr que los trabajos de colocación de adoquines en el Viejo San Juan sean hechos con el nivel de excelencia que San Juan merece”. 

“Con esta acción judicial, no tan solo se persigue que el contratista cumpla con el trabajo al cual se obligó, sino que el mismo sea realizado en cumplimiento con los más altos estándares de calidad en la industria de la construcción. A la vez, velamos por que el dinero que aportan los ciudadanos sea usado de manera eficiente. Es justamente ese compromiso con la excelencia el que nos motiva a continuar nuestra pelea por el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas de San Juan”, dijo en declaraciones escritas a endi.com.

A pesar de la demanda, el 1 de junio de 2018 la administración municipal decidió extender hasta el 2019 el contrato que tiene con la constructora. 

La respuesta de la constructora

José Fernández, presidente de Jafer Construction, afirmó a este medio que el proyecto se realizó de acuerdo con los planos y especificaciones del municipio, pero reconoció que los adoquines que compró no eran de calidad y que el diseño de la construcción no era el correcto. 

“Hicimos el proyecto sin ningún tipo de problema cumpliendo con todos los requisitos del contrato. Desafortunadamente, la compañía que nos sirvió los adoquines no cumplió su compromiso de seguir las especificaciones con la calidad que eso requería”, se defendió. 

También dijo que hace un año su empresa comisionó un estudio sobre el diseño de la obra y arrojó que el mismo falló. 

Fernández explicó que fue el municipio el que lo “obligó” a comprarle los adoquines a esa empresa, pues supuestamente era la que cumplía con las especificaciones que solicitaban.

El ingeniero también indicó que la Fábrica de Bloques de Vega Baja “engañó” a su compañía y al municipio al dar unas cifras sobre la resistencia de los adoquines que eran incorrectas. 

 “Cuando comenzaron a fallar e hicimos unos estudios, no se reflejaba la resistencia que decían las pruebas de laboratorios que nos dieron”, estableció. 

El presidente de la constructora recalcó que su compañía “cumplió con su responsabilidad como contratistas generales” y se mostró sorprendido por la demanda en su contra, pues afirma que siempre se ha mantenido disponible para reparar la calle Fortaleza. 

“En ningún momento hemos reusado nuestra responsabilidad de responder y arreglar los adoquines que están dañados que hay que sacarlos y poner unos nuevos”, estableció.

Sin embargo, Fernández dijo que para retomar la reparación de las calles el municipio tiene que garantizarle el pago de unos $600,000 que, según él, aún se le adeudan del contrato original. 

“La única razón de porqué eso no se ha hecho hasta hoy es porque estamos exigiendo que el municipio nos pueda garantizar que el dinero que nos debe está en una cuenta aparte o está garantizado”, aseguró. 

El ingeniero estima que los trabajos de reparación de la calle pudieran alcanzar más de $600,000, prácticamente la misma cantidad que alega le debe el municipio. 

Explicó que su empresa correría con los gastos de la reparación de la calle, incluyendo la remoción e instalación de los adoquines en los tramos afectados. 

Fernández exigió también al municipio que provea un nuevo diseño para la construcción ya que como está ahora mismo, "por más que se cambien los adoquines, no funcionará". 

¿Por qué no duró el trabajo? 

El Viejo San Juan en 2019 cumplirá 500 años, pero sus adoquines históricos datan de unos 128 años más atrás, según la Oficina Estatal de Conservación Histórica

Si bien es cierto que estos adoquines centenarios, presentes en un sinnúmero de calles de la ciudad, están afectados, algunos han durado más que los instalados hace cuatro años en la calle Fortaleza. 

El presidente de Jafer Construction achacó el problema al peso de los vehículos que transitan por la vía, así como a la calidad del adoquín. 

Como los adoquines no tienen la resistencia que deberían tener, más rápido se manifestó el problema. Donde están las huellas de las llantas ahí se baja y en el medio se levantan y con el tiempo eso se va deteriorando”, explicó. 

De igual forma, Hernández cree que, aunque su empresa repare la carretera, el problema volverá a aparecer. 

“Yo creo que los adoquines, por la manera que se están instalando, si se permite el tráfico pesado va a volver a pasar lo mismo. Con los carros normales tardaría más, pero eventualmente también se va a manifestar el problema”, estableció. 

Fernández describió que el diseño actual de la calle ubica a los adoquines sobre una losa de hormigón y una capa de arena. La arena, la principal responsable de que el adoquín cumpla su función, se escapó por la entrada de agua debajo de los adoquines, por lo que comenzaron a ceder

Aunque este medio intentó obtener una reacción de la Fábrica de Bloques de Vega Baja, la gestión fue infructuosa.


💬Ver 0 comentarios