Antes de fin de año, Carreteras espera culminar la instalación de tres puentes temporeros en varias zonas. Arriba, la estructura modular ubicada en el barrio San Lorenzo de Morovis. (Xavier J. Araújo Berríos)

Pese a que la infraestructura vial resultó severamente impactada por el huracán María, el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) no ha completado un solo proyecto de mejoras permanentes a dos años del poderoso ciclón, lo que la jefatura de la agencia atribuye a trabas burocráticas en el gobierno federal.

En concreto, el secretario del DTOP, Carlos Contreras, acusó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) de no aprobar las obras, pese a que el gobierno estatal presuntamente cumplió con los requisitos y entregó a tiempo la documentación que se le requirió.

“Los protocolos de FEMA no están diseñados para desastres de esta magnitud. Quizás para una cosa más pequeña trabajan bien, pero para algo tan grande como esto, no”, dijo a El Nuevo Día.

Al momento, ninguno de los 18,000 rótulos dañados por María ha sido sustituido. “Fuimos a FEMA con el detalle de cada rótulo, los georreferenciamos y les dijimos dónde iban. Ahora, ellos están verificando y revisitando cada área, porque quieren asegurarse de que los rótulos existían antes de María. Mientras no me aprueben, no puedo sacar los proyectos”, expuso Contreras.

Asimismo, 747 derrumbes y desprendimientos en carreteras secundarias y terciarias –principalmente en el interior montañoso de la isla– esperan reparación. De esos, 300 se sitúan en pasos de agua o puentes pequeños, dijo, por su parte, el director ejecutivo de la Directoría de Obras Públicas del DTOP, Emilio Garay.

“No se han podido tocar, más allá de ponerles vallas alrededor y asegurar el área, por lo mismo de que FEMA no ha aprobado los proyectos. Peor aún, ellos (FEMA) quieren que hagamos un estimado de costos sin tener el diseño. La Sección 428 que FEMA implanta en Puerto Rico tiene una serie de pasos, y ellos han estado haciendo ajustes al sistema. Estamos en una etapa crítica, porque después del 11 de octubre no se pueden cambiar los precios”, señaló Garay, en referencia a la fecha límite dada por FEMA para entregar los estimados de costos de las reparaciones permanentes.

En las carreteras primarias y autopistas, cuya reparación se sufraga con fondos de la Administración Federal de Carreteras (FHWA, en inglés) y no de FEMA, también faltan 391 derrumbes y desprendimientos por atender. En 54 de ellos, se hicieron reparaciones de emergencia para dar estabilidad y desvíos para permitir el paso, explicó la directora ejecutiva de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Rosana Aguilar.

En total, en las carreteras primarias hubo 737 derrumbes y desprendimientos, de los cuales 346 se han atendido.

“Hay una relación de años con la FHWA y, por eso, hemos movido más proyectos con ellos. Hay más eficiencia. Los derrumbes y desprendimientos que nos falta por atender requieren obras mayores, para las que se necesitan estudios de suelo e hidráulicos, permisos y diseño, pero están en curso”, manifestó Aguilar.

Puentes y semáforos

En cuanto a los puentes, Aguilar recordó que 148 “sufrieron daños” con María. En 78 de ellos, se hicieron reparaciones de emergencia, y los demás requieren mejoras permanentes cuyo diseño “está en curso”.

“Una vez completemos el diseño, se subastan. En este caso, no hay problema de fondos. Tenemos un acuerdo con la Eastern Federal Lands, que es parte de la FHWA, por $535 millones. Ellos van a darnos apoyo en la subasta, gerencia y construcción de los proyectos”, dijo Aguilar.

“Al momento, solo tenemos tres puentes cerrados, que los vamos a abrir con estructuras modulares”, añadió.

Los tres puentes cerrados ubican en la PR-111 en Utuado, la PR-145 en Ciales y la PR-3 en Naguabo. Los trabajos en Utuado deben culminar en octubre, mientras que en Ciales y Naguabo terminarían a fin de año.

“En los tres puentes hubo daños. Parece que están bien, pero no es así. Cuando uno los inspecciona, son estructuras que están en peligro”, recalcó Aguilar.

Sobre los semáforos, Aguilar aseguró que 970 o el 96% de las intersecciones están en operación. Dijo que a 19 intersecciones les falta conexión por parte de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y otras 19 están a la espera de equipos. Las 38 deben estar en funcionamiento a fin de año. “Lo que nos queda son trabajos mínimos”, sostuvo.

Entretanto, el jefe de Ingeniería del DTOP, Miguel Pellot, indicó que la reparación de algunos semáforos “se complicó” porque las intersecciones están conectadas a líneas de la AEE, que la corporación pública “abandonó” post-María porque erigió nuevas.

“Estábamos con cables muertos. Lo otro es que habrá que rediseñar intersecciones porque la Autoridad (de Energía Eléctrica) pasó su línea nueva por donde teníamos el poste que se cayó y ahora no podemos levantarlo porque invadimos el espacio. Hay que rediseñar completamente la intersección”, dijo Pellot.

"No tenemos dinero"

El presidente de la Federación de Alcaldes, Carlos Molina, se hizo eco de Contreras, al denunciar que presuntamente FEMA no les ha dado fondos a los municipios para hacer mejoras permanentes, incluyendo carreteras.

El también alcalde de Arecibo dijo que el panorama de los ayuntamientos se complica aún más por los problemas que han tenido con las aseguradoras y porque “tampoco hemos tenido acceso” a los fondos del Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres (CDBG-DR).

“Hemos podido bregar con fondos municipales, pero aún falta mucho por hacer. A dos años de María, hay cientos de instalaciones municipales destruidas porque no hemos tenido acceso a esas tres fuentes de fondos. El DTOP y Carreteras han hecho sus reparaciones, pero sin esos fondos para los municipios, realmente no podemos hacer el trabajo. No tenemos dinero. Sin fondos, no hay reparación de ningún tipo, y María nos pegó duro”, aseveró el líder de los alcaldes penepés.

Ayer, fue imposible obtener una declaración del presidente de la Asociación de Alcaldes y ejecutivo municipal de San Lorenzo, José “Joe” Román. La Asociación agrupa a alcaldes populares.

FEMA se defiende

Por su parte, el director de la Oficina de Asuntos Externos de FEMA en la isla, Juan Andrés Muñoz, expuso que, en la fase de recuperación, la dependencia federal no determina las reparaciones de infraestructura, como letreros y carreteras. Dijo que lo mismo aplica a la FHWA.

“El DTOP es responsable de las reparaciones y su ejecución. Las reparaciones deben ser realizadas por la entidad del gobierno o el municipio que tiene la autoridad para hacerlas. FEMA solo tiene la autoridad para financiar reparaciones elegibles, que son resultado directo de los huracanes”, indicó.

Añadió que FEMA “solo verifica” que el financiamiento de la subvención solicitada sea para daños relacionados con el desastre, y que las reparaciones y costos asociados cumplan con los criterios de elegibilidad y autorización.

Según Muñoz, el DTOP “nunca ha suministrado un inventario completo de los letreros daños o perdidos” con María.

“Para elaborar la estimación del costo de los letreros dañados o perdidos relacionados con el desastre, FEMA está utilizando una metodología de muestreo que estimará el número de letreros que faltan o dañados, que luego se utilizarán para desarrollar la concesión de la subvención autorizada”, dijo, y precisó que FEMA ya completó el 70% del muestreo.

Muñoz precisó que, hasta el momento, FEMA ha aprobado más de $398 millones, de los cuales el DTOP ha desembolsado casi $200 millones. Esto, añadió, significa que los restantes $198 millones están a disposición del DTOP para actividades relacionadas con desastres elegibles.


💬Ver 0 comentarios