(semisquare-x3)
El presidente de la UPR, Jorge Haddock, indicó que la institución distribuirá el próximo año $35 millones adicionales en becas del Fondo Dotal. (GFR Media)

La administración de la Universidad de Puerto Rico (UPR) inició esta semana la evaluación presupuestaria para determinar cómo se concederán las exenciones en los costos de matrícula a estudiantes en el próximo semestre estudiantil.

En un encuentro con líderes estudiantiles del recinto de Río Piedras, el presidente del sistema universitario, Jorge Haddock Acevedo, indicó que prevén nuevamente retar las directrices de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF). El ente federal estableció en el Plan Fiscal que creó para la universidad del Estado que se debían eliminar todas las exenciones que se otorgan a los alumnos, excepto la de honor para estudiantes de alto aprovechamiento académico y la de veteranos.

“Ayer mismo (el martes) empezamos el análisis financiero de las exenciones para el año que viene. Estamos buscando la manera de maximizar las exenciones para todos los estudiantes”, sostuvo.

En verano, la UPR redujo a la mitad todas las exenciones de matrícula, como las que otorgan a los atletas, los que son empleados o a los que forman parte de agrupaciones musicales estudiantiles.

A pesar de los recortes que reiteradamente ha planteado el ente fiscal, tanto Haddock Acevedo como el presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Walter Alomar, han señalado que las subvenciones a estudiantes están contenidas en el presupuesto de la institución y se pueden ofrecer mediante los ahorros que se han conseguido en varias áreas.

No obstante, Haddock Acevedo reconoció que aún no tiene la lista completa de la cantidad de exenciones que se otorgaron este semestre. El funcionario indicó que espera tener la información para la semana que viene.

El Plan Fiscal para la UPR también incluye la consolidación de los 11 recintos en, al menos, tres conglomerados. Los estudiantes riopedrenses cuestionaron a Haddock Acevedo sobre el impacto que tendrá esta desición en la principal unidad del sistema y el presidente indicó que, en las primeras fases de la consolidación, Río Piedras no verá mayores cambios.

“Es importante que diferenciemos los conglomerados de la consolidación. Río Piedras es tan grande y tiene una matrícula tan robusta que la mayoría de los programas se van a afectar mínimamente. La oferta académica, si se combinara, sería en la tercera y última fase. Estamos hablando de 2020 como temprano”, sostuvo.

Aunque, por el momento descartó una consolidación de cursos, Haddock señaló que se podrían compartir instalaciones físicas entres recintos. Mencionó, como ejemplo, los cursos de la Escuela de Comunicaciones de Río Piedras, cuyo edificio fue destruido por el huracán María, los cuales podrían ofrecerse en espacios de los recintos de Bayamón o Carolina.

La UPR tiene hasta el 15 de diciembre para entregar un informe sobre el plan de los conglomerados a la Middle States Commission on Higher Education. Esta agencia acreditadora decidió la semana pasada posponer la decisión sobre si se levanta o no la probatoria en la que colocó en 2017 las acreditaciones de ocho recintos de la UPR.


💬Ver 0 comentarios