(semisquare-x3)
Migdalia Padilla, presidenta de la Comisión de Hacienda, asegura que quiere conocer de primera mano a las organizaciones sin fines de lucro "más allá de firmar y darles dinero". (Jorge Ramirez Portela)

Las dificultades que provocan los recortes presupuestarios sobre áreas medulares como la educación abren la posibilidad de que organizaciones sin fines de lucro puedan ayudar a fortalecer estos servicios.

Bajo esta visión la senadora Migdalia Padilla, presidenta de la Comisión de Hacienda, visitó hoy el Centro de Desarrollo Familiar Cristo Reina, ubicado en el sector Canta Gallo, de Guaynabo, como parte de una resolución legislativa que investiga los servicios educativos disponibles a través de entidades públicas y organizaciones sin fines de lucro para menores con discapacidades moderadas a severas.

(Entiendo que) la filosofía que se da aquí puede aportar (al Departamento de Educación) a través de una escuela alianza”, comentó la funcionaria durante la vista ocular que se extendió durante casi dos horas y en la que estuvo acompañada de Roxanna Díaz, analista de la Comisión de Donativos Legislativos del Senado.

Según dio a conocer Emelie Adorno, técnica de alcance comunitario del Centro, esta organización le da actualmente servicios a nueve escuelas públicas en Guaynabo, Trujillo Alto, Humacao y Naguabo a través de su Programa de Mejoramiento Social. Tras hacer el contacto inicial con el director o la directora escolar se procede con el trabajador social del plantel a identificar qué áreas se trabajarán para seleccionar el módulo que recibirán los estudiantes.

El trabajador social (de la escuela) nos dice cuales son las áreas que necesita (que se trabajen). Por ejemplo, el (taller) de valores se integró este año porque notamos que cuando se tocaba el tema de acoso escolar se veía esa deficiencia de valores”, indicó.

Durante la vista, Padilla mostró preocupación a la falta de integración de los padres en programas como este y urgió al Centro a incorporarlos para que asuman su responsabilidad en el progreso de sus hijos y para que puedan darle seguimiento a las áreas trabajadas en el salón de clases en sus hogares.

Mi única recomendación es que hagan una actividad aquí (en los predios del Centro), puede ser hasta un compartir donde estén los papás y los estudiantes (en una integración) fuera de la escuela”, sugirió la legisladora novoprogresista.

Padilla, quien como parte de esta resolución legislativa también visitó recientemente las facilidades del Proyecto Nacer, en Bayamón, así como el Centro Pro Juventud en la Barriada Cucharillas, en Cataño, fue enfática en varias instancias de la vista sobre la importancia de que tanto el pueblo comoel cuerpo legislativo conozcan del trabajo que hacen entidades de esta naturaleza para que apoyen sus servicios.

Más allá de firmar y darles dinero (donativos legislativos) quiero conocerlas por mí misma”, dijo al resaltar que entidades que demuestren ser efectivas podrían incluso recibir más apoyo legislativo para que puedan robustecer sus servicios.

En el caso del Centro, Pedro Luis Torres, pastor de la Iglesia Cristo Reina, comentó que una de las metas de esta entidad es reabrir la escuela de bellas artes que operaron durante seis años con una matrícula de 110 menores.

Con más dinero podríamos impactar más escuelas porque necesitaríamos más personal”, indicó, por su parte, Kadwina García, directora ejecutiva del Centro.

Según se dio a conocer durante la vista, el Centro también le da servicios a jóvenes y adultos mediante consejería, orientación educativa, alcance comunitario y traumatología, entre otras áreas.

De acuerdo con la Resolución del Senado 599, presentada por la propia senadora Padilla, un estudio realizado por la firma Estudios Técnicos que fue publicado en el 2015 encontró que por cada dólar que se transfiere a organizaciones sin fines de lucro el gobierno tendría que invertir $20 para brindar el mismo servicio.


💬Ver 0 comentarios