(GFR Media)

Mientras en la Legislatura se analiza un proyecto que busca ordenar una moratoria de 20 años a proyectos de nueva construcción en la costa, el episodio más reciente de erosión costera en la playa de Ocean Park, de San Juan, será blanco de una investigación encabezada por estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Desde hace varias semanas, se ha identificado un evento de pérdida de erosión en dicha playa que prácticamente ha borrado una franja de hasta 12 pies verticales a lo largo de 110 pies horizontales, derrumbando en el proceso numerosas palmas ahora presas del mar.

En entrevista con este diario, Maritza Barreto Orta, geóloga y catedrática de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico, dijo que históricamente se había observado y registrado con fotos aéreas una pérdida de erosión frente a la playa del Parque Celso Barbosa, conocido popularmente como el Último Trolley, no así en la zona afectada en esta ocasión y que está ubicada más en dirección al Condado.

Díaz Barreto indicó que su equipo de estudiantes buscará determinar si se trata de un fenómeno cíclico como resultado de variaciones en la marejada o si se trata de un suceso inédito. Por lo pronto, admite no saber a qué se debe este episodio de erosión.

“No tengo la respuesta, pero puedo sospechar de posibilidades. Llevamos una semana visitando el área”, comentó, al explicar que sus estudiantes del curso Costas y Planificación analizarán el área junto a un geólogo.

“Se llevará un radar, un ground penetration radar para ver las características y la sedimentología. Así, identificamos si hay indicadores de que hubo eventos así en el pasado”, comentó.

El Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (USACE) indicó que inició, en 2018, un estudio con duración de tres años que examina la pérdida de terreno al mar en ciertos municipios: San Juan, Vega Baja, Arecibo, Aguadilla, Aguada, Rincón, Añasco, Mayagüez, Cabo Rojo, Loíza, Luquillo y Humacao.

Las zonas con mayor concentración de estructuras se ubican entre El Escambrón y Boca de Cangreros (San Juan-Carolina) y de Punta Ensenada hasta el barrio Stella, en Rincón.

“Los estudios de USACE están buscando soluciones a largo plazo”, dijo la portavoz de la agencia federal, Catalina Carrasco.

El estudio busca identificar alternativas para reducir el daño a estructuras como resultado de la marejada ciclónica y los efectos de la erosión. Se contemplan tres planes de acción en términos de ingeniería: no tomar acción, pero sí recomendar la adquisición de tierras y estructuras y la relocalización de otras, remedios de poco impacto estructural como la restauración de dunas y remedios de ingeniería como la construcción de rompeolas, corales artificiales y revestimiento.

La alternativa seleccionada sería divulgada en abril de 2020, lo que abriría a un nuevo proceso de comentarios del público.

El reporte final con los planes de acción a tomarse se divulgaría en 2021.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), que coordina el Consejo de Cambio Climático en Puerto Rico, también aludió, en declaraciones escritas al estudio que realiza el USACE como una alternativa para conseguir fondos federales que ayuden a conseguir una solución integral al problema de la erosión. La agencia, que se ha reunido con los vecinos de Ocean Park, reconoció el problema de la erosión en la zona, pero sostuvo que el problema no es nuevo y que se complicó tras el embate de los huracanes Irma y María, ambos en el 2017 y la tormenta Riley, un año después.

Estos fenómenos no solamente aceleraron los procesos de erosión de playas, sino que también afectaron los arrecifes de coral, que sirven como barreras naturales de las comunidades cercanas a la costa.

“Nuestros científicos han evaluado los cambios históricos que han enfrentado las playas de Puerto Rico mediante la interpretación de fotos aéreas, imágenes de satélite y documentación de campo. Un 60% de nuestras 1,225 playas enfrenta procesos de erosión", sostuvo la agencia.  Según la dependencia, el otro 60% de las playas se considera “estable”. 

El DRNA le ha solicitado a FEMA desde el primer trimestre del 2018 un total de $24 millones para la restauración de dunas y la agencia federal no ha respondido, según la dependencia estatal.

Vistas Públicas

El senador por el Partido Nuevo Progresista Carlos Rodríguez Mateo celebrará una vista pública la semana que viene como presidente de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales para atender un proyecto de ley que busca establecer una moratoria de 20 años sobre la construcción de estructuras nueva en toda la costa.

El proyecto de ley establece la Zona Costanera como la franja de terreno costera que se extiende a 1,000 metros lineales tierra adentro desde la línea de la costa.

La pieza legislativa del senador pipiolo, Juan Dalmau, le prohíbe a la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPE) o a la Junta de Planificación aprobar, endosar o autorizar cualquier nueva construcción en una franja de 100 metros de ancho a partir de la zona costera.

Rodrígez Mateo indicó que tendrá como deponentes a los gremios que agrupan los alcaldes.

“Hay muchos municipios que han objetado la medida, como Manatí, que envió una ponencia aparte de la de la Federación de Alcaldes”, dijo Rodríguez Mateo.

Según el legislador, el argumento de Manatí, que describió como “lógico”, alude a cómo el proyecto no debe aplicar por igual a los municipios costeros, dado que, por las características de la costa, no todos se afectan de igual manera ante la elevación del nivel del mar.

“Hay costas que tienen potencial de desarrollo económico y se verían afectados y hay otras cosas que, por sus características geográficas, no tienen riesgo”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios