Personal de la Junta de Calidad Ambiental visitará hoy el área donde ocurrió el siniestro, en Carolina, para determinar si hay alguna violación de permisos. (semisquare-x3)
Personal de la Junta de Calidad Ambiental visitará hoy el área donde ocurrió el siniestro, en Carolina, para determinar si hay alguna violación de permisos. (Gerald López Cepero)

El efecto residual del fuego que ocurrió el miércoles en la compañía JJW Metal Corp., en Carolina, podría no tan solo afectar a personas con condiciones respiratorias, sino provocar cambios genéticos a nivel de mutaciones en los cromosomas.

Así lo advirtió el ambientalista Juan Rosario, quien resaltó la importancia de que se haga un estudio para medir el impacto del siniestro sobre la salud de personas viviendo en comunidades aledañas a la escena del fuego.

“Ese tipo de emisiones podría producir efectos en los cromosomas de la gente”, dijo Rosario.

Ayer todavía había humo blanco saliendo del siniestro. Aniel Bigio, oficial de prensa de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), informó que personal técnico verificó el área e implantó medidas de contención, como la colocación de paños absorbentes en alcantarillas para evitar que algún líquido residual alcance cuerpos de agua o terreno. De encontrar alguna contaminación posterior, advirtió, la agencia le pediría a la empresa que contrate una compañía de limpieza ambiental. Además, se espera que personal de la JCA visite hoy la zona para determinar si existe alguna violación de permisos.

Por lo pronto, Rosario advirtió que muchas personas ya han denunciado haber experimentado ardor en la garganta por haber respirado agentes irritantes.

“Los metales no se queman, se vaporizan. Es posible que la gente se los tragara, pero nadie (a nivel oficial) lo va a admitir”, sostuvo.

Aunque se ha informado que no hubo fatalidades ni lesionados por el siniestro, Rosario insistió que a largo plazo se notarán las secuelas en la salud de la población.

“Podría haber un aumento en las tasas de mutilación de los cromosomas. Allí (en la escena del fuego) había montones de plásticos PVC (policloruro de vinilo) y ese material tiene cloro, una sustancia increíblemente tóxica que tiene dioxinas, que en cualquier cantidad es peligrosa”, resaltó.

Ante este cuadro, Rosario anticipó que realiza gestiones para que un especialista en biogenética haga un estudio sobre la situación.

Ángel Crespo, exjefe del Negociado de Bomberos, puntualizó que el siniestro puso en evidencia la falta de recursos en la dependencia gubernamental, denuncia que han hecho los sindicatos .

“En Carolina ayer solo había dos bomberos cuando ocurrió el fuego, cuando deben haber de ocho a 10 por turno. Y esos dos estaban trabajando en un fuego en un pastizal. La (unidad de bomberos) que salió (a responder) fue la de Canóvanas, que solo tenía un bombero (disponible)”, lamentó.

Crespo destacó que tener un buen manejo del fuego en sus primeras horas es un factor clave para poder controlarlo.

“Además, hay un gran riesgo en la toxicidad de ese humo para asmáticos, personas con condiciones respiratorias y cáncer por estar expuestos al particulado y el hollín”, advirtió Crespo, quien urgió al gobierno a crear un plan que detalle cómo se debe manejar un evento similar en un futuro.


💬Ver 0 comentarios