El Departamento de Educación tiene hasta el próximo 8 de mayo para explicar a la JSF cómo desarrollará un programa de enseñanza a distancia. ( Archivo)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Tras haber asignado unos $240 millones para que el Departamento de Educación adquiera equipos tecnológicos para sus estudiantes, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) ha solicitado a la agencia un plan para adoptar un programa de enseñanza a distancia.

El plan debe presentarse a más tardar el próximo 8 de mayo, según una carta suscrita por la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko.

En la misiva dirigida al secretario de Educación, Eligio Hernández Perez, Jaresko indicó que el dinero para la compra de ordenadores y tabletas forma parte del plan económico de $787 millones aprobado el mes pasado como contrapeso a los efectos económicos de la pandemia del coronavirus. A la fecha, el organismo fiscal entiende que a pesar de que la crisis sanitaria ha creado un disloque en la actividad económica y el proceso de enseñanza, entre otros aspectos, el gobierno no ha utilizado buena parte de los fondos aprobados para hacer contrapeso a la situación.

De acuerdo con la carta, los fondos asignados para la emergencia y que el gobierno no utilice hasta el próximo 30 de junio, tendrán que revertirse al Fondo General.

“Mirando a futuro, un plan de enseñanza a distancia debe ser una herramienta normal en la política educativa del DEPR y la compra de dispositivos es solo una pequeña parte de ese plan”, indicó Jaresko al recordar que en ciertos casos, buena parte del estudiantado del sistema de enseñanza pública no recibieron formación desde principios de año por los terremotos que afectaron al sur de la isla.

La exigencia de la JSF para que Educación produzca un plan de enseñanza a distancia surge mientras el Hernández Pérez ya anticipó que pese a los disloques que provocaron los terremotos en el sur de la isla y más recientemente, el coronavirus, todos los estudiantes pasarán de grado. Ello, porque generalmente, solo se fracasa el 4% de la población estudiantil.

De igual forma, desde el inicio de la cuarentena, Jaresko ha solicitado al Educación que expliqué cómo se han distribuido los alimentos de Comedores Escolares en medio de la emergencia y qué mecanismos se han adoptado para asegurar que los estudiantes que se sirven de ese programa continúen recibiendo dicho beneficio, el representa la única comida completa que reciben estudiantes bajo los niveles de pobreza en la isla.

¿Qué pide la Junta?

Entre otras cosas, la JSF pidió a Hernández Pérez que, a más tardar el 8 de mayo próxima, la agencia le detalle los fondos estatales y federales que utilizará en la compra de dispositivos, quién tendrá a su cargo la implementación del proyecto, el presupuesto que se necesitará según los diversos grupos poblacionales que participarán de este, al igual que una cronología del proceso de compras.

La compra de estos equipos para la enseñanza por parte de Educación lleva dando tumbos al menos un año, según ha reportado antes este diario.

La JSF también pidió a Educación una fecha estimada para el recibo de los equipos y el plan que seguirá la agencia para proveer servicio de internet a los alumnos al tiempo que reciban los equipos, así como un detalle acerca de los adiestramientos que recibirían los maestros para dictar sus cursos a distancia.

“Los fondos asignados para este propósito serán de beneficio si Educación fija métricas e hitos específicos que alineen (los procesos) de compras, distribución y uso (de equipos)”, agregó Jaresko.


💬Ver 0 comentarios