Trabajadores haciendo labores de limpieza en Salinas. (Sandra Torres Guzmán / Especial El Nuevo Día)

Más de un millar de familias que residen en zonas inundables de Salinas están en riesgo ante la proximidad de la tormenta tropical Karen que entraría por el sur del Puerto Rico en horas de la mañana.

Para contrarrestarlo, la Policía Municipal está visitando las comunidades de Villa Esperanza, Borinquen, Playita y San Felipe, con el propósito de exhortarlos a que desalojen sus hogares y se muevan al refugio de la escuela Carlos Colón Burgos o a un lugar seguro.

De acuerdo con la alcaldesa, Karilyn Bonilla Colón, hasta el momento solo hay una persona refugiada.

“Hasta el momento, todo está tranquilo, pero tenemos a la Policía Municipal dando ronda en las comunidades que son susceptibles a inundaciones, exhortando a que desalojen su comunidad acudiendo con un familiar o en el refugio más cercano. Tenemos transportación disponible para el refugio, nosotros los vamos a recoger en sus hogares, si es necesario”, explicó Bonilla Colón.

“En esas comunidades debemos tener más de mil familias. No obstante, no todo el mundo acude a los refugios que establece el Gobierno y prefieren irse con algún familiar porque conocen los riesgos de su comunidad, pero nosotros ya habilitamos ese refugio que tiene una capacidad para 250 personas”, agregó.

Para más información, puedes llamar al 787-824-4185.

La alcaldesa de Salinas sostuvo que el Gobierno Municipal estableció turnos de trabajo para responder las 24 horas a tareas de desalojo, limpieza y remoción “de alguna vía que quede obstruida”.

De otra parte, Bonilla Colón aseguró que los vecinos de la comunidad San Felipe no deberían experimentar el caos surgido antes y después del huracán María, cuando las inundaciones dejaron enormes cantidades de lodo en sus residencias.

“Eso ocurrió hace aproximadamente tres años atrás y nosotros a raíz de ese evento se le exige a la compañía de biotecnología adyacente a la comunidad, unos trabajos de mitigación y trabajos preventivos. Se había recomendado a esa compañía que se cultivaran unas siembras que funcionaran como barreras, se le había solicitado que dragaran los canales de agua existentes para mejorar la capacidad de retención de las charcas que ellos habían construido y la compañía completó esos trabajos”, admitió.

“Esperamos que sean lo suficiente para que la comunidad no esté en problemas y además de eso, el municipio limpió la zanja que está paralela a la carretera PR-3 y la zanjas que cruzan la comunidad, entendemos que con esas medidas minimicen el riesgo. Obviamente, si ocurre un evento grande delluvias, no tan solo pudieran afectarse con eso sino porque es una comunidad que está bajo el nivel del mar y está en área inundable”, manifestó.

Bonilla Colón insistió en que las comunidades cercanas a la costa, quebradas, ríos, zonas propensas a deslizamientos y aquellos que tienen toldos azules, deben moverse a lugares más seguros hasta que pase el peligro.


💬Ver 0 comentarios