Los millennials (también conocidos como la Generación Y) y los centennials (Generación Z) favorecen el uso de la marihuana sin restricciones en un 57% y 59%, respectivamente. (horizontal-x3)
Los millennials (también conocidos como la Generación Y) y los centennials (Generación Z) favorecen el uso de la marihuana sin restricciones en un 57% y 59%, respectivamente. (Ramón “Tonito” Zayas)

Los millennials y centennials en Puerto Rico aceptan mucho más que las generaciones anteriores los matrimonios entre personas del mismo sexo, el aborto y la legalización de la marihuana.

Las diferencias son drásticas en algunas instancias, según los datos relativos a Puerto Rico de una encuesta realizada en 11 países latinoamericanos por la firma Tendencias Digitales. Esta consulta fue encomendada por el Grupo de Diarios América (GDA), al que pertenece El Nuevo Día.

Los resultados muestran que el 36% de los baby boomers que contestaron la encuesta aprueba el uso de la marihuana sin restricciones. Los millennials (también conocidos como la Generación Y) y los centennials (Generación Z) favorecen este uso en un 57% y 59%, respectivamente.

Por otro lado, apenas el 8% de los centennials se expresó en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Este bajo porcentaje contrasta con los baby boomers, que se oponen a este tipo de uniones con mayor intensidad (36%). De hecho, cada nueva generación, según se percibe en la encuesta, tiene una visión sobre el tema más liberal o progresista que sus antecesoras, lo que refleja una evolución en el pensamiento de los puertorriqueños.

“Esto demuestra que, mientras más joven, hay más tolerancia y más apertura... Son unas generaciones que están más conscientes de su libertad y el respeto a la libertad ajena. Eso se ve reiteradamente en toda la encuesta”, interpretó la demógrafa Judith Rodríguez.

Este cambio en las percepciones generacionales se aprecia, pero con menos intensidad, en el tema del aborto. La oposición al aborto, sin excepciones, es acogida por el 21.3% de los baby boomers. Eso se repite solo en el 12.3% de los centennials.

Estas variaciones en las percepciones muestran un alejamiento de las nuevas generaciones a las luchas de un sector religioso y conservador, que se opone e interviene políticamente en contra del aborto, el uso de la marihuana y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“En los issues sociales, las generaciones más jóvenes son más tolerantes y más radicales en su opinión que las anteriores... Son más tolerantes, respetuosos de la diversidad y no se meten en la vida ajena”, dijo, por su parte, el sociólogo José Raúl Cepeda.

Pese a esas diferencias, las generaciones Y y Z se mostraron un tanto abiertas a la participación de los religiosos en los temas políticos. Por ejemplo, el 54% de los millennials y el 57% de los centennials estiman que los representantes religiosos deben tener la capacidad de manifestarse en temas políticos “siempre” o “algunas veces”. Estos porcentajes están en puntos intermedios entre los baby boomers (64%) y los miembros de la Generación X (40%). Este último grupo generacional es el más restrictivo en su visión de la doctrina de separación entre la Iglesia y el Estado.

Difieren sobre los valores

Esta apertura y flexibilidad de las últimas dos generaciones son acordes con los valores que profesan con más intensidad. Por ejemplo, cada grupo generacional estima con más intensidad que su antecesor valores como el respeto, la honestidad, la justicia, la libertad y la generosidad, resaltó la demógrafa. La valoración de la familia, entretanto, no es un asunto que esté muy en sintonía con la evolución generacional.

“En las generaciones más jóvenes, predomina el asunto de respeto a nivel individual. Eso tiene un valor grande junto al componente de honestidad. Los baby boomers le dan más importancia a la familia, tal vez porque, por la edad, sus núcleos están centrados en los hijos y los nietos. Esto puede ser un asunto que evoluciona con el tiempo y que la valoración de la familia aumente en la medida en que las personas tienen más edad”, expresó Rodríguez.

Los millennials y los centennials asocian la felicidad a la satisfacción que puede generar una carrera profesional, contribuir a la sociedad, la ayuda al prójimo y la libertad. Esto puede deberse a que los miembros de estas generaciones están en edades claves para el desarrollo profesional y académico.

“Los baby boomers y muchos de la Generación X le dan importancia a las cosas que afectan su capacidad de consumo como los trabajos... los más jóvenes le dan menos valor. Probablemente, por la edad, las generaciones resultan afectadas de manera distinta por los asuntos económicos”, explicó Cepeda.


💬Ver 0 comentarios