Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En su segundo mensaje de Estado, el gobernador habló sobre un nuevo modelo contributivo

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares instó ayer a la Legislatura a que dé paso a un “nuevo pacto social” que cambiaría las premisas que han regido la administración pública, los programas de asistencia social, las normas del trabajo y el suministro de electricidad en la isla para dar paso a un Puerto Rico “transformado”.

El “nuevo pacto social” va dirigido a aumentar la tasa de participación laboral, a que los miembros de la Policía coticen al Seguro Social y a simplificar el funcionamiento del gobierno.

Mientras, una reforma contributiva -que ya objetó la Junta de Supervisión Fiscal (JSF)- haría que individuos y negocios paguen menos en impuestos y policías y educadores -que representan los dos grupos más grandes de servidores públicos- verían un aumento mensual de $125 o $1,500 al año.

Tales cambios, que requerirían legislación y cuyo costo y fuente de repago no se informó anoche, irán de la mano con una inversión sin precedente a causa del huracán María y por cortesía del gobierno federal.

Así puede resumirse el segundo Mensaje del Estado de Situación del gobernador Rosselló Nevares, quien en un hemiciclo donde los alcaldes de la oposición y representantes de organizaciones brillaron por su ausencia, hizo un recuento de su primer año de gestión; elogió el espíritu luchador de los puertorriqueños y servidores públicos durante el huracán María y se agenció múltiples aplausos así como la trillada frase “cuatro años más” por parte de sus correligionarios de partido.

“Los cambios tienden a tener resistencia. Hay quienes dirán que esto es muy difícil, que nunca se han hecho las cosas así… A ellos le digo, nuestro pueblo está listo, y este es nuestro momento. La transformación de Puerto Rico se lleva a cabo sin pausa y no se detendrá”, dijo Rosselló Nevares mientras senadores, representantes y funcionarios de gabinete aplaudían casi en éxtasis las expresiones del mandatario.

“Aprovechemos esta oportunidad para reinventarnos, y dejar un legado de progreso para nuestros hijos”, prosiguió el gobernador, quien aseguró que los próceres José de Diego, José Celso Barbosa, Rafael Martínez Nadal, Luis Muñoz Rivera, Luis Muñoz Marín y Luis A. Ferré le han pasado “el batón” a su generación para encausar la reinvención de Puerto Rico.

Por espacio de una hora y 20 minutos, el primer ejecutivo intercaló en su discurso la frase “lo prometimos y estamos cumpliendo”, estribillo que no fue distante al que utilizó en su primer Mensaje de Situación del País: “para levantarnos con más fuerza que nunca”.

Rosselló Nevares comenzó su discurso a las 5:36 p.m., luego de que, minutos antes, la primera dama Beatriz Rosselló entrara al recinto articulando un “nosotros amamos a Puerto Rico” en lenguaje de señas.

De inmediato, el mandatario utilizó los primeros minutos de su discurso para pasar revista de lo que hizo en su primer año de gestión. Luego recordó que, durante el huracán Irma, fue Puerto Rico quien auxilió a los vecinos de islas cercanas y, acto seguido, echó flores a servidores públicos y ciudadanos sentados en las gradas por sus acciones para hacer frente a la devastación que provocó el ciclón del pasado 20 de septiembre.

“Las historias relacionadas a lo ocurrido antes, durante y después del huracán son relatos que confirman la valía de nuestro pueblo”, dijo Rosselló Nevares, quien, en repetidas ocasiones, adjudicó las penurias de la isla a la ciudadanía de “segunda clase” que experimentan los residentes de Puerto Rico.

Mientras Rosselló Nevares daba loas a los héroes de a pie del huracán María, en las gradas del hemiciclo de la Cámara de Representantes era notable la baja asistencia de alcaldes y la ausencia de funcionarios que serían claves en el Ejecutivo e implicados en la controversia por el chat de la aplicación de WhatsApp que provocó la renuncia del presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) Rafael Ramos Sáenz. Ese fue el caso de la secretaria asociada de la Gobernación, Itza García.

Apenas unos 20 ejecutivos municipales -es decir, menos de la mitad de los 78 alcaldes- acudieron a escuchar el mensaje de Rosselló Nevares que fue distribuido a los legisladores y periodistas cuando solo restaban poco más de cinco minutos para que terminara su alocución. El único alcalde del Partido Popular Democrático que llegó hasta el hemiciclo cameral para el mensaje fue el de Vega Baja, Marcos Cruz Molina, quien perdió su casa durante el huracán.

El alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera Cruz, que en enero encabezó los reclamos al Estado por la falta de luz, no asistió al mensaje. En cambio, sí asistió su padre, el exalcalde Ramón Luis Rivera.

En el área reservada para funcionarios del gabinete, estuvieron el secretario de la Gobernación, William Villafañe; el de Agricultura, Carlos Flores Otero, y la jefa de la Administración para el Sustento de Menores, Waleska Maldonado. El trío es mencionado en los mensajes que investiga Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental, entre otras dependencias.

Aunque la reforma educativa fue uno de los temas abordados por el gobernador, la secretaria de Educación, Julia Keleher, no fue vista en las gradas del hemiciclo.

Mea Culpa

En medio de las loas y los planes de futuro, Rosselló Nevares tomó responsabilidad por los errores cometidos en el proceso de atender la emergencia provocada tras el huracán María.

Lamentó el protocolo para contabilizar las muertes asociadas al huracán y que la ayuda provista por el sector privado no fluyera con más rapidez.

“De la misma forma que articulé algunos de los resultados de nuestros compromisos, también deseo articular retos, frustraciones y desaciertos”, dijo Rosselló Nevares.

Acto seguido, adujo a la falta de dinero en la AEE y, a su vez,responsabilizó al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos por el retraso en el restablecimiento de la electricidad.

Anoche, sobre 150,000 clientes de la AEE probablemente no escucharon al mandatario por no tener electricidad en sus hogares, pero, para estos, no hubo compromiso de restaurar el servicio eléctrico.

“Más competitividad, menos impuestos, incentivos al trabajo y preparación de calibre global, son los ingredientes para lograr un Puerto Rico productivo y cambiar para siempre la crónica condición de participación laboral”, acotó Rosselló Nevares.


💬Ver 0 comentarios