Los registros de Assmca indican que la mayoría de las llamadas que se recibieron, a través de la línea PAS, fueron de la región sur y norte de la isla. (Shutterstock)

La directora de la Administración de la Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca), Suzanne Roig Fuertes, anunció esta mañana que la línea PAS recibió ayer 999 llamadas tras el terremoto de las que 428 responden, directamente, al evento sísmico de 6.4 de magnitud.

De acuerdo con la funcionaria, la cifra de 428 llamadas a consecuencia del sismo podría ser mayor, si se considera aquellas personas que se comunicaron para recibir ayuda, pero no quisieron decir, a ciencia cierta, a qué se debe su situación de vida.

Esas 999 llamadas fueron durante el día de ayer, pero el día anterior recibimos 660 llamadas de las que 167 estaban relacionadas a los temblores en la zona sur. Para nosotros eso es un número bastante alto, porque era un Día de Reyes y no habíamos recibido esa cifra de llamadas un día como ese”, indicó Roig Fuertes, en entrevista con El Nuevo Día.

Los registros de Assmca indican que la mayoría de las llamadas que se recibieron, a través de la línea PAS, fueron de la región sur y norte de la isla.

Sus preocupaciones se enfocaban, entre otras cosas, en la seguridad de sus viviendas, qué hacer tras la emergencia, según Roig Fuertes.

El terremoto de ayer se localizó al sur de Guánica y Guayanilla con una magnitud de 6.4 y generó réplicas de 6.1 y sobre 5.0 a lo largo del día.

Los estragos que causaron los movimientos se reflejan en las residencias y comercios que colapsaron, así como de una escuela de tres niveles, localizada en Guayanilla, que cayó al suelo tras el fuerte movimiento.

“Esas comunidades donde ocurrieron esos eventos son donde nos estamos enfocando. A partir de hoy se integra el sector privado, organizaciones profesionales, universidades y profesionales de la salud mental, por lo que estaremos brindando asistencia en los lugares afectados, además de la línea PAS que sigue activa”, detalló Roig.

La línea PAS de Assmca es un servicio gratuito a la ciudadanía mediante el que se brinda asistencia profesional de salud mental a una persona que atraviese por un momento de ansiedad o de preocupación que afecte su día a día o su salud. Usted puede comunicarse, de manera confidencial, al 1-800-981-0023.

La agencia también habilitó una línea para audioimpedidos que se contacta mediante el 1-888-672-7622. Ambas están disponibles las 24 horas del día, los siete días de la semana.

“La línea (PAS) es para todos, no solamente para ti que tienes la ansiedad de quealguien te escuche y hablar con alguien, sino también para ti que quieres ayudar a otros y no sabes cómo”, manifestó Roig Fuertes.

“En las llamadas estamos explicando cómo manejar la situación con los niños, con adultos mayores y damos seguimiento. Nosotros no nos quedamos con una sola llamada, sino que damos seguimiento a si la persona está bien y si requiere de alguna otra asistencia profesional”, abordó.

De acuerdo con la funcionaria, el reto principal que han transmitido las personas cuando se comunican con la línea PAS es la movilización de los adultos mayores a un lugar seguro ante el peligro que podrían correr en sus residencias durante los eventos sísmicos.

“Vamos a estar dirigiéndonos a esas comunidades para brindar asistencia a esos familiares que atraviesan por esa situación. También estaremos asistiendo a los refugios donde se encuentran personas que perdieron sus hogares para ayudarlos en el proceso”, puntualizó Roig Fuertes.

Las clínicas de salud mental que reabrieron sus puertas tras el terremoto son:

- Hospital Capestrano

- Hospital Panamericano

- APS (Su instalación de Yauco permanece cerrada hasta que se inspeccione)

- Metro Pavia (Su instalación en Ponce permanece cerrada hasta que se inspeccione)

- Inspira

- Clínicas de la Universidad Carlos Albizu


💬Ver 0 comentarios