Saquean el CDT de Maunabo (horizontal-x3)
Imagen de la carretera hacia Maunabo después del paso de María. (Xavier J. Araújo Berríos)

Maunabo - Integrantes de la Oficina de Manejo de Emergencias en Maunabo tuvieron que actuar a toda prisa cuando se percataron que el techo del Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de ese pueblo cedió por los vientos del huracán María, lo que provocó que la sala principal se llenara de agua y que personas inescrupulosas comenzarán a saquear esa estructura.

“Tuvimos que movilizarnos rápido porque estaban saqueando el CDT. Lo clausuramos con paneles de madera para evitar que se lleven el equipo médico que posiblemente vamos a necesitar luego”, explicó Stephen Álvarez, ayudante especial del alcalde Jorge Luis Márquez Pérez, durante un recorrido con este medio.

Con el material de primeros auxilios que recuperaron, establecieron una improvisada sala de emergencias en una de las oficinas del Cuartel Municipal. El espacio cuenta con una camilla, una silla de ruedas, además de medicamentos y el equipo médico necesario para atender heridas menores. Además, hay un doctor y una enfermera disponible.

A diario reciben cerca de una docena de personas que requiere algún tipo de tratamiento menor. De hecho, una cantidad mínima de pacientes de Maunabo han sido transportados al hospital HIMA en Caguas y otros al Menonita en Guayama.

“Por suerte no hubo fatalidades. Gracias que se hizo un dragado del Río Maunabo antes del huracán Irma, no se salió del cauce. De lo contrario, una comunidad completa hubiese estado bajo agua y quien sabe”, sostuvo Rubén Márquez, director de la oficina de Manejo de Emergencias. “Regularmente cuando llueve de manera copiosa, el río llega a las casas, pero esta vez no”, agregó.

Márquez indicó que el suministro de diésel es suficiente para mantener funcionando el imprevisto dispensario médico en el cuartel municipal. No obstante, no tiene claro hasta cuándo podrán continuar funcionando las plantas generadoras de energía si no les suplen de los combustibles.

“Nos preocupa el diésel. Tenemos suficiente como para seguir operando entre cinco y siete días, pero al equipo pesado y los camiones que estamos utilizando para despejar los caminos rurales tienen como para dos o tres días máximo”, dijo Márquez.

Devastación en la agricultura

Márquez estimó ayer que cerca del 90 por ciento de las casas de madera del pueblo de unos 12,000 habitantes quedaron destruidas o parcialmente dañadas. Asimismo, estimó que el 100 por ciento de las cosechas de plátanos, guineos y otros frutos se perdieron.

“El pueblo completo ha sido afectado, como el resto del país. María nos dio duro. Maunabo depende mucho de la agricultura y todo quedó en el suelo. Nada sobrevivió. La agricultura sufrió un daño grande”, lamentó.

Servicios a medias

Maunabo permanecerá a oscuras por un tiempo prolongado, según Álvarez. La información que ha recibido el primer mandatario del pueblo es que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) podría tardarde ocho a nueve meses en restablecer el servicio. Sin embargo, el caso urbano ya cuenta con agua potable.

“Tenemos dos bombas operando y el agua está llegando a las partes bajas. Eso representa cerca del 60 por ciento de la población. Si logramos poner a funcionar otras dos bombas, eso aumentaría a dos terceras partes del pueblo”, explicó Álvarez.


💬Ver 0 comentarios