Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La temporada pasada cerró con 1,150 nidos de tinglar (horizontal-x3)
La temporada pasada cerró con 1,150 nidos de tinglar. (GFR Media)

Hasta la fecha un 35% de los 1,273 nidos de las tortugas tinglar, la mayor de las marinas, han eclosionado en Puerto Rico, informó hoy la secretaria de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de la isla, Tania Vázquez.

En un comunicado, en el que Vázquez, exhortó a disfrutar de las costas siendo responsables con los recursos naturales, especialmente con los nidos, dijo que funcionarios del DRNA y el Cuerpo de Vigilantes están activos en distintas zonas costeras pero la colaboración ciudadana "es esencial para mantenerlas limpias y así proteger los nidos en la temporada pico de eclosiones".

"Es muy importante que la ciudadanía tome conciencia y proteja los nidos de tinglar que están marcados precisamente para eso. Igualmente, y como hemos solicitado siempre, pedimos que no dejen" basura en la playa, como neveras portátiles desechables, bolsas de plástico y botellas.

"Lo ideal es que no generen basura, pero de hacerlo, por favor, llévensela y dispongan de ella adecuadamente o reciclen", puntualizó la también presidenta de la Junta de Calidad Ambiental.

Vázquez recordó que las tortugas marinas, especies protegidas y en peligro de extinción, suelen confundir los desperdicios dejados en las playas con comida, lo que eventualmente les puede causar la muerte.

Asimismo, indicó que la contaminación lumínica en las costas les causa desorientación a estos animales marinos, provocando que cambien su rumbo y, luego, mueran.

Por su parte, Carlos Diez, coordinador del Programa de Especies Protegidas del DRNA, explicó que los grupos "tortugueros" son el enlace de la agencia en la protección de las tortugas marinas, por lo que además de comunicarse con el Cuerpo de Vigilantes, también pueden contactarlos a ellos.

"Los ciudadanos deben respetar el espacio demarcado para los nidos y no acercarse a ellos. De ocurrir una eclosión, las sillas y sombrillas de playas deben ser removidas para darle espacio a que lleguen al agua; no debemos interrumpir el proceso natural", agregó.

El tinglar o laúd es una especie marina que viaja cientos de millas en búsqueda de playas para anidar; hasta la fecha, las playas de Maunabo, Dorado y Luquillo - Fajardo son las que más nidos han registrado.

La temporada pasada cerró con 1,150 nidos.


💬Ver 0 comentarios