Colapsa la PR-155 en Orocovis.
Colapsa la PR-155 en Orocovis. (Adriana Díaz Tirado)

Nota del editor: te invitamos a mantenerte bien informado durante esta emergencia. Accede libre de costo a todas las noticias y actualizaciones relacionadas con el paso del huracán Fiona por Puerto Rico. Gracias por apoyar el periodismo responsable. Suscríbete hoy.

---

Las carreteras principales PR-143, PR-590, PR-157 y PR-155 fueron algunas vías que sufrieron derrumbes o colapsaron en los municipios de Orocovis y Morovis tras el impacto del huracán Fiona por la isla, dejando a cientos de residentes de la zona montañosa incomunicados y sin poder acceder a otras rutas para buscar suministros como gasolina o agua.

“Tenemos varias carreteras y comunidades incomunicadas. Durante la mañana de hoy (martes), al fin llegamos a algunos barrios. Estamos tratando de abrir la brecha entre Morovis y Orocovis que es la carretera 155, que todavía no había acceso. Esa es la carretera principal para traer suministros como gasolina, emergencias, para que la gente salga a trabajar…”, explicó el alcalde de Orocovis, Jesús “Gardy” Colón Belingeri.

La carretera PR 143, conocida por ser parte de la ruta panorámica en la montaña, colapsó ayer, lunes, en horas de la mañana, justo cuando un hombre de 60 años estaba conduciendo un carro blanco que fue pérdida total. El orocoveño sobrevivió a la catástrofe y se encuentra estable.

Cerca de la PR-143 está ubicada la Escuela Bonifacio Alvarado. Los alumnos de este plantel escolar que vivan cerca también serán impactados por el colapso.

El alcalde de Morovis explicó que muchos residentes tendrán que tomar otras rutas para llegar a sus trabajos o a la escuela de sus hijos. “Tenemos que hacer otra logística para dar ese servicio. Durante la tarde de hoy (martes), esperemos que nos visite personal del Departamento de Trasportación y Obras Públicas para ver qué alternativas hay a corto plazo para dar acceso”, explicó Colón Belingeri.

Además, precisó que refugiaron hasta 12 personas y que experimentaron problemas en unos de los refugios debido a que se le había dañado la planta y no había agua potable. “Estamos en comunicación con ellos para saber si sus residencias están habitables para ir ubicándoles”, dijo.

“Hemos tenido unas horas difíciles en Orocovis, pero gracias al equipo de trabajo del municipio y al público hemos podido echar para adelante poco a poco. La mayor necesidad es el acceso a las comunidades. En María, tuvimos muchos daños, pero este colapso de carreteras no”, expresó el alcalde.

Señaló que los terribles colapsos de carreteras se deben a cosas que no se corrigieron tras el paso del huracán María, en el 2017, que con el exceso de lluvia colapsaron.

Vivió el derrumbe cerca de su residencia

El matrimonio propietario del negocio Pa’l Campo, en Morovis, experimentó el derrumbe de terreno que dejó totalmente incomunicada a la carretera PR-155. Virgen la Torre Cruz contó lo que vivió tras el deslizamiento que sorprendió a todos sus vecinos a las 5:00 de la tarde del domingo.

“Me asusté porque fue como un temblor fuerte. No sabía que los derrumbes eran así. Primero, hacen un zumbido. Estaba fuera de nuestra casa. No podíamos salir para arriba ni para abajo (de la carretera). No teníamos señal, bajamos a rescatar a mi cuñada, su tía y las mascotas que viven al lado”, compartió la residente que vive en Morovis desde hace más de 40 años.

Su esposo, Jesús Torres Burgos, mejor conocido como “Lule”, explicó que el restaurante de comida criolla que construyeron justo antes del huracán María, y “se lo llevó”. “Volvimos, lo reconstruimos y llevamos cuatro años”.

Principalmente, señaló que el problema son los derrumbes que ocasionaron algunos daños en sus dos propiedades. En el negocio, se dañaron dos neveras. A pesar de la desesperación, ambos moroiveños prepararon comida y se la ofrecieron a todos los trabajadores del municipio que les ayudaron a limpiar y sacar la tierra y el lodo que cayó de la montaña.

“Estamos pendiente a nuestros vecinos, y si hay que ayudarlos, los ayudamos. (…) Le damos comidas (a los trabajadores). Ellos son nuestros héroes también”, expresó agradecido.

Por su parte, Luis Torres Jiménez y su hija, Geralyz Torres, llevan trabajando en el proceso de remover el terreno de la carretera más de 24 horas.

Al comparar los daños de María, aseguraron que el huracán de hace cinco años fue más fuerte en relación al daño en la infraestructura de las propiedades. Sin embargo, explicaron que los efectos de Fiona en las carreteras fueron mayores dejando a más de cuatro vías principales sin acceso.

“Fiona afectó mucho más la infraestructura de las carreteras. Se vio afectado en María, pero no la proporción que estamos viendo ahora. Llevamos trabajando desde ayer, y seguimos trabajando”, expresó Torres sobre la jornada que ha realizado junto a su padre.

💬Ver comentarios