La ahora exrectora del Recinto de Ciencias Médicas Ilka Ríos.
La ahora exrectora del Recinto de Ciencias Médicas Ilka Ríos. (Xavier J. Araújo Berríos)

La rectora del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), Ilka Ríos Reyes, presentó hoy, jueves, su renuncia luego que el presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Luis A. Ferrao, se la pidiera ante los señalamientos de dos decanos de la Escuela de Medicina que denunciaron ayer que ella alegadamente “obstaculizó” una evaluación académica de estudiante para favorecer su estancia en el recinto.

“Atendiendo su sorpresivo pedido de renuncia y, a esos efectos, pongo mi puesto de rectora en propiedad del Recinto de Ciencias Médicas a su disposición”, sostuvo Ríos Reyes en la misiva dirigida a Ferrao.

Ríos Reyes, quien fue nombrada rectora en propiedad en diciembre del año pasado, detalló en su carta de renuncia que el trato preferencial a la estudiante se debe a un acuerdo firmado en febrero de 2021 por Segundo Rodríguez Quilinchini.

“Este acuerdo estipula unos tratos a dicha persona y eleva las situaciones relacionadas a este nivel de entidad nominadora del recinto, lo cual permite intervenir en cualquier momento que se entienda necesario”, estableció Ríos Reyes.

La petición de renuncia de Ríos Reyes surge luego de sostener reuniones esta mañana con el presidente de la UPR tras denuncias de violaciones al reglamento de la Escuela de Medicina para presuntamente favorecer a una estudiante por petición de los padres.

El decano asociado Asuntos Académicos de la Escuela de Medicina, el doctor Hilton Franqui, y el decano asociado de Asuntos Estudiantiles, el doctor Joalex Antongiorgi, hicieron públicas ayer, miércoles, sus renuncias a sus puestos de confianza en el RCM ante el escándalo de la rectora.

Ferrao había adelantado ayer, jueves, que tuvo conocimiento de las alegaciones desde el pasado viernes y que, para “salvaguardar la pureza y transparencia”, solicitó a la Oficina de Asuntos Legales de la Administración Central que designara un oficial investigador para que proceda a realizar una pesquisa.

Los profesores dirigieron su renuncia a la decana interina de la Escuela de Medicina, Ivonne Z. Jiménez Velázquez, tras entender que la rectora Ríos Reyes favoreció un estudiante particular, “atropellando” completamente las regulaciones de la institución educativa y obviando el proceso apelativo de decisiones adversas de la universidad”.

Franqui insistió que el Manual de Políticas de la Escuela de Medicina establece los mecanismos que tienen los alumnos para apelar una decisión adversa y, que una vez se identifica esa circunstancia, se establece un comité de monitoreo. El catedrático indicó que hasta la audiencia que amerita en casos como este, se bloqueó por orden de la rectora.

Jamás me había encontrado que un rector tratara de interrumpir el proceso. Eso nunca lo había visto y no se supone que ocurra. De hecho, el rector se supone que ni se entere de los casos que están ocurriendo porque ellos son parte de la cadena de apelación. Así que si nosotros tomamos una decisión adversa contra un estudiante, el estudiante tiene la capacidad de apelar al rector, pero el rector no se puede haber inmiscuido en ese caso porque ya se afecta el proceso y está viciado”, explicó Franqui.

Asimismo, Antongiorgi, quien está en su cargo de decano asociado de Asuntos Estudiantiles desde el año pasado, detalló que antes de compartir su renuncia habían enviado una carta a la decana interina indicando sus preocupaciones y todos los señalamientos que podrían poner en riesgo la acreditación del recinto ante la visita de la MIddle States. Luego, el documento fue compartido con el presidente de la UPR, informó.

Estamos haciendo esto porque siempre hemos estado vigilando los procesos para que se den bajo el debido proceso de ley. (...) Llevo trabajando mano a mano junto al doctor de Franqui y todas las decisiones han sido transparentes, claras y basadas en nuestras políticas. En el momento en que entendemos que hay una desviación, pues nos encontramos en esta posición porque no es justo para los demás estudiantes”, expresó Antongiorgi.

Indicó que uno de los puntos que toman en cuenta las agencias acreditadoras es que la administración siga unos parámetros sobre cómo evaluar a todos los estudiantes bajo las mismas políticas y guías.

Mientras, aseguró que, desde su espacio dirigiendo el Comité de Admisiones de la Escuela de Medicina, ha velado que el proceso para entrar a la institución no sea influenciado por intereses políticos o conexiones familiares para privilegiar estudiantes.

Señalamientos desde su nombramiento

Ríos Reyes fue designada rectora en propiedad del recinto de Ciencias Médicas en diciembre pasado. Su nombramiento se dio en medio de una reunión de la Junta de Gobierno de la UPR, luego que el cuerpo rector no avalara la designación de Wanda Maldonado, quien había sido recomendada por la entonces presidenta interina de la UPR, Mayra Olavarría Cruz.

A su llegada, nombró a puestos de confianza en el recinto a funcionarias que habían participado de su evaluación para ocupar el cargo, como la exrepresentante claustral ante la Junta de Gobierno Lourdes Soto de Laurido y varias integrantes del comité de búsqueda y evaluación de Ciencias Médicas.

Estas no fueron las únicas decisiones de Ríos Reyes que causaron malestar dentro de la institución. Con la llegada de Ríos Reyes, salió de su cargo la entonces decana de Asuntos Académicos del recinto, Deborah Silva, funcionaria que hasta principios de este año estuvo a cargo de los procesos para que la institución mantenga la acreditación de Middle States Commission on Higher Education. Aunque dos fuentes de este diario señalaron que esta había sido destituida, Silva aclaró en un mensaje colgado en redes sociales que renunció a su puesto.

Una de las fuentes de este medio destacó el peritaje de Silva en temas de acreditación, al punto que representantes de la agencia acreditadora reconocieron su conocimiento en una reunión virtual reciente con la facultad de la Escuela de Medicina.

“(Silva) era decana de Asuntos Académicos de la Escuela de Medicina, ahí ella trabajaba todo lo que tenía que ver con las acreditaciones. Segundo (Rodríguez Quilichini, exrector de Ciencias Médicas) también intentó que se hicieran cosas, pero ella se negó a hacer nada incorrecto. La sacaron, pero entonces Maldonado (ex rectora interina) la nombró decana de Asuntos Académicos de todo el recinto”, expuso el informante.

En su lugar en el Decanato de Asuntos Académicos, Ríos Reyes nombró a una catedrática jubilada de la Escuela de Medicina Dental, quien en la pasada reunión con Middle States cuestionó cómo se llevaría a cabo el proceso de acreditación, pues ella lo desconocía.

Los profesores denunciaron los efectos que este tipo de irregularidad académica puede tener sobre la visita de la Middle States, pautada para el próximo mes.

La periodista Keila López Alicea colaboró en esta historia.

💬Ver comentarios