El gobernador Pedro Pierluisi adelantó sus medidas para atajar el alza de contagios en Puerto Rico.

El gobernador Pedro Pierluisi anunció esta tarde que el toque de queda regresará desde este viernes al horario de 10:00 p.m. a 5:00 a.m. como parte de las medidas de la nueva orden ejecutiva que emitirá para atajar el alza en contagios de COVID-19.

De igual forma, sostuvo que los establecimientos comerciales cerrarán a las 9:00 p.m. y se prohíben actividades que conlleven aglomeración de personas.

“Les anuncio que estaré adelantando la vigencia de la nueva orden ejecutiva que hubiera comenzado el próximo lunes para este viernes 9 de abril. En la misma, el horario del toque de queda será de 10 de la noche a 5 de la mañana, y los establecimientos comerciales cerrarán a las 9 de la noche. Se prohíben todas las actividades o eventos que conllevan aglomeración de personas salvo que medie una dispensa, se mantiene la exigencia de la prueba molecular de PCR a todo viajero que entre a Puerto Rico, y se aumentarán los recursos de fiscalización del Departamento de Salud para corroborar el cumplimiento de cuarentena de viajeros y todas las disposiciones de la orden. La nueva orden se promulgará oficialmente en el día de mañana”, indicó.

La cantidad de pacientes hospitalizados por COVID-19 aumentó este miércoles a 325, lo que se traduce en 21 personas más que ayer y en la cifra más alta desde finales de enero, según los datos del Departamento de Salud.

De ese total, 297 pacientes son adultos y 28 son pediátricos. La agencia informó que 63 adultos permanecen recluidos en una Unidad de Cuidados Intensivos, mientras que 36 están conectados a un respirador artificial. Un menor también permanece en intensivo.

Hasta hoy, los hospitales del país cuentan con 220 camas de intensivo y 898 respiradores artificiales disponibles para adultos.

Entretanto, el gobierno reportó tres nuevas muertes por el virus que aumentaron a 2,139 el total de víctimas del virus.

La dependencia también informó 67 nuevos casos positivos confirmados, 153 casos positivos probables y 83 casos positivos sospechosos. Ante eso, los casos confirmados suman 99,847, mientras que los casos probables son 153 y los casos sospechosos 83.

Mientras, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) mantienen a Puerto Rico en el nivel de alerta máxima de riesgo de COVID-19.

Un informe del Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (SMICRC) detectó que entre el 28 de febrero y el 31 de marzo se reportaron 123 brotes de COVID-19 en 29 municipios, de los cuales 50 son brotes abiertos y 73 son brotes cerrados.

💬Ver comentarios