El gobernador Pedro Pierluisi. (Ramón “Tonito” Zayas)

El gobernador Pedro Pierluisi emitió esta tarde su primer mensaje de Estado como primer ejecutivo de Puerto Rico en el que anunció cambios a la orden ejecutiva y a la estrategia de vacunación contra el COVID.19, además de proyectos de infraestructura y tocó temas de presupuesto y el status político del país .

Puedes leerlo de manera íntegra aquí:

Señor Presidente de la Cámara de Representantes, señor Presidente del Senado, y demás miembros de la Asamblea Legislativa; señora ex Gobernadora, señora Presidenta y demás miembros del Tribunal Supremo, señor Presidente y demás miembros del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, señora Comisionada Residente, señores alcaldes y alcaldesas, señor Secretario de Estado y demás oficiales del gobierno de Puerto Rico y del gobierno federal, distinguidos invitados, ... y en especial, mis hermanas y hermanos puertorriqueños a quienes me debo y por quienes trabajo cada día.

Conforme al mandato constitucional, me complace comparecer ante esta Asamblea Legislativa para presentarle el Mensaje sobre la Situación del Estado.

Cuando comencé mi gestión hace poco más de tres meses, les invité a trabajar juntos contra nuestros enemigos. Indiqué que juntos tenemos que combatir el COVID-19, los atrasos en la reconstrucción, la falta de acceso a una educación de excelencia, la pobreza, el crimen y el narcotráfico, la recesión económica, la burocracia, la corrupción, el discrimen y la desigualdad política que sufrimos bajo el estatus territorial.

En cada una de esas áreas, y en muchas más, hemos estado trabajando, porque yo, al igual que cada uno de los que tenemos la dicha de vivir en nuestra patria, sabemos que Puerto Rico tiene un gran potencial y que está en nuestras manos hacerlo realidad.

Yo estoy claro de la gran responsabilidad que llevo sobre mis hombros. Conozco las aspiraciones y los sueños de nuestra gente y los comparto. También reconozco la frustración de algunos, porque los he escuchado y los entiendo.

Sé que hay unos que nos han fallado y que se nos hace difícil confiar en el gobierno. Cambiar eso, darles seguridad y confianza, es lo que me mueve a trabajar con gran sentido de urgencia todos los días de mi vida. Y es que yo sé que nuestra gente quiere acción, no más discusiones estériles y guerras políticas, sino soluciones reales a sus problemas reales, una mano amiga para levantarse.

Hermanos y hermanas, son grandes nuestros retos y fuertes nuestros enemigos.

Sin embargo, Puerto Rico es más grande y más fuerte que ellos, y nuestra gente es valerosa y resiliente. No existe obstáculo que nos divida, desastre que nos tumbe, ni virus que nos detenga.

La situación actual de Puerto Rico es prometedora, estamos trabajando duro para vacunar a nuestra gente y lograr la inmunidad de rebaño para vencer la pandemia, se está comenzando a ver la reconstrucción que llevamos esperando, vienen cambios estructurales y sociales que viabilizarán un desarrollo económico sostenible y vamos a lograr que el gobierno te responda a ti y a los tuyos.

No he traído varas mágicas ni promesas grandiosas. Lo que sí les estoy trayendo es seriedad, madurez y un compromiso firme a la cabeza del gobierno. Un enfoque en acción y resultados para el pueblo y para el futuro de Puerto Rico.

Nuestro pueblo merece más y juntos vamos lograrlo.

Seguimos enfrentando una terrible pandemia, junto al mundo entero, y sus consecuencias han sido enormes. Tengo que resaltar que, cuando aún sabíamos poco sobre el COVID-19, y todos nos resguardamos en nuestros hogares, miles de proveedores de salud, médicos, enfermeros y tecnólogos, así como trabajadores de farmacias y de la cadena de alimentos, primeros respondedores y oficiales del componente de seguridad pública se mantuvieron trabajando para cuidar de nosotros.

Esta noche nos acompaña la enfermera Iris Malavé Cruz, quien también es voluntaria con nuestros VacuTours con Voces, y el enfermero Wichy Cruz del Departamento de Salud, que están aquí en representación de todos esos patriotas comprometidos con nuestro pueblo. A ellos nuestro respeto y agradecimiento infinito por su trabajo, su sacrificio y su compromiso con Puerto Rico.

La parte más difícil de esta pandemia ha sido las más de dos mil vidas que hemos perdido. Cada una ha dejado una huella profunda en nuestros corazones, y todo lo que hacemos, las restricciones impuestas, el cuidado que tomamos, lo hacemos para salvar vidas, para que no tengamos que perder a nadie más.

Hoy nos acompaña la Sra. Mildred Castro, viuda del querido y reconocido emergenciólogo Benjamín Rodríguez Cotto, quien dándolo todo por sus pacientes, se contagió del COVID y perdió la vida a causa del virus y dejó un gran vacío en su familia y también en la clase médica de Puerto Rico. Para honrar su memoria en representación de todas las víctimas del COVID-19, y para tener en cuenta que aún no hemos vencido este reto, les pido hacer un momento de silencio para recordar a todos los que hemos perdido y para que sus familias sepan que los tenemos presente.

Gracias.

La estrategia contra el COVID ha sido abarcadora, llevando pruebas por toda la Isla, aumentando las campañas educativas, haciendo cambios prudentes en las restricciones de las órdenes ejecutivas, agilizando los procesos de vacunación, incentivando los sectores afectados de nuestra economía y poniendo las ayudas federales de forma ágil en manos de todos lo que las necesitan, incluyendo a nuestros municipios, que son los que están más cerca del pueblo.

Desde antes de comenzar mi mandato como gobernador creé una Coalición Científica para recibir su consejo y pericia, y así poder asegurar que los datos científicos siempre informan las decisiones que tengo que tomar para el bien de Puerto Rico, y que nuestro sistema de salud y de respuesta a emergencias salubristas está preparado para manejar esta y cualquier otra pandemia que venga más adelante.

A esos efectos, vamos a crear finalmente un Programa de Vigilancia Genómica en el Departamento de Salud que nos ayude a monitorear las variantes y posibles mutaciones del COVID-19 y de cualquier otro virus. Y vamos a hacerlo por Puerto Rico.

Desgraciadamente, al igual que en muchas otras jurisdicciones, estamos viendo un repunte peligroso en casos de COVID que ha causado un alza en hospitalizaciones y en muertes. He sido muy prudente a la hora de permitir reaperturas, y siempre he estado dispuesto a hacer los ajustes necesarios para evitar que aumenten los contagios.

Y eso es lo que me toca hacer ahora por el bien de nuestro pueblo. Les anuncio que estaré adelantando la vigencia de la nueva Orden Ejecutiva que hubiera comenzado el próximo lunes para este viernes 9 de abril. En la misma, el horario del toque de queda será de 10 de la noche a 5 de la mañana, y los establecimientos comerciales cerrarán a las 9 de la noche. Se prohíben todas las actividades o eventos que conllevan aglomeración de personas salvo que medie una dispensa, se mantiene la exigencia de la prueba molecular de PCR a todo viajero que entre a Puerto Rico, y se aumentarán los recursos de fiscalización del Departamento de Salud para corroborar el cumplimiento de cuarentena de viajeros y todas las disposiciones de la orden. La nueva orden se promulgará oficialmente en el día de mañana.

Ahora bien, vuelvo a recabar la ayuda de nuestra gente para que se protejan, para que cuiden a sus familias y amigos, y así nos cuidamos y nos protegemos todos, porque juntos es que vamos a vencer esta pandemia.

Por otro lado, hemos sido sumamente diligentes en el proceso de vacunación. Somos afortunados de que el Gobierno de Estados Unidos ha tratado a Puerto Rico con igualdad a la hora de enviarnos las vacunas contra el COVID. Nosotros no hemos escatimado en utilizar todos los recursos a nuestro haber para que, según han ido llegando, estas sean administradas con celeridad a nuestra gente por todo Puerto Rico. Este esfuerzo, liderado por el Dr. Carlos Mellado y su equipo en el Departamento de Salud y cientos de proveedores, se ha ganado la felicitación del gobierno federal, por lo que todos debemos sentirnos orgullosos y agradecidos.

Y me place anunciar que, dado el aumento sostenido en la asignación de vacunas a Puerto Rico y la capacidad que ha demostrado el Departamento de Salud, junto a sus proveedores y la Guardia Nacional, a partir del próximo lunes 12 de abril todo residente de Puerto Rico mayor de 16 años que quiera vacunarse podrá hacer su cita y recibir su vacuna.

Cada puertorriqueño y puertorriqueña merece acceso a la salud y juntos vamos a vencer este virus.

Al mismo tiempo, la reconstrucción de nuestro entorno es primordial para lograr que nuestra gente pueda echar hacia adelante y para que regrese el progreso a nuestra Isla. Lo dije cuando juramenté y lo repito. Este va a ser el cuatrienio de la obra. Todo nuestro pueblo la va a ver y la va a sentir, porque juntos la vamos a construir.

Mi compromiso de agilizar todas las obras y de potenciar el acceso a los fondos federales está teniendo grandes avances. En primer lugar, y según se los prometí, declaré como proyecto crítico toda obra de reconstrucción relacionada a los desastres naturales y creé el Concilio de la Reconstrucción para asegurar la identificación de los proyectos y las estrategias para acelerar el comienzo de los mismos.

El Concilio liderado por nuestro Secretario de Estado Larry Seilhamer ya emitió su primer informe, el cual se nutrió de cientos de proyectos en los municipios. Además, declaré un estado de emergencia en la infraestructura de Puerto Rico como resultado de los huracanes y terremotos, lo que también servirá para proveer prioridad y agilidad tanto a la contratación como a la permisología relacionada a la reconstrucción. Y mi gobierno trabajará de manera efectiva, asegurando que a todos estos trabajos de reconstrucción se integren la mayor cantidad de contratistas, suplidores y profesionales locales para que el impacto económico sea mayor.

Otra de mis órdenes ejecutivas dispone que el salario mínimo en proyectos de reconstrucción con fondos federales será igual al establecido por el gobierno federal para sus contratistas y suplidores, el cual en este momento ronda en los $10.95 por hora. La orden también crea un Consejo Asesor Multisectorial para lograr acuerdos laborales que garanticen una paga justa y condiciones de trabajo adecuadas para los obreros que laboren en los proyectos de reconstrucción. Esto es importante porque tenemos que asegurarnos que contamos con la empleomanía que necesitamos para reconstruir a Puerto Rico.

Uno de los cambios más importantes que hemos podido lograr es restaurar una relación productiva y de respeto con todas las agencias del gobierno federal, así como con la Casa Blanca. Tengo comunicación directa con el equipo del Presidente Joe Biden, así como con los secretarios de las diversas agencias federales con las que estamos trabajando arduamente en la reconstrucción de Puerto Rico. Esto está teniendo un impacto muy positivo en nuestra habilidad de adelantar los trabajos y asignar los fondos de forma más efectiva.

Y es que ya era hora de que pudiéramos trabajar con el gobierno federal, hombro con hombro, de tú a tú.

Puerto Rico merece más y juntos vamos a lograr que los fondos federales lleguen a donde se necesitan.

Como saben, una cantidad sustancial de los fondos del Departamento de Vivienda federal (HUD, por sus siglas en inglés) para el programa CDBG-DR estaban atados a restricciones onerosas que han impedido su desembolso a Puerto Rico. El Secretario de la Vivienda, William Rodríguez, ha adelantado significativamente las gestiones para que HUD elimine esos requisitos leoninos que se impusieron en el Acuerdo de Subvención del 2019 que ha impedido el acceso a sobre $6,000 millones de ese programa.

Durante los pasados meses, nuestro Gobierno ha establecido las bases para un proceso ágil de recuperación, fundamentado en la necesidad urgente de vivienda para miles de familias. Esto ha producido resultados reales en la construcción acelerada de hogares resilientes por medio del Programa de Reparación, Reconstrucción o Reubicación del Departamento de Vivienda, bajo el cual se impactarán 3,000 hogares antes de concluir el año 2021.

De otra parte, el proyecto integrado de recuperación de CDBG-DR cuenta con una extensa gama de programas de asistencia, como por ejemplo: subsidios de vivienda para 1,400 personas de la tercera edad mediante el Programa de Subsidio de Alquiler, 851 unidades de vivienda de alquiler asequible y acuerdos que resultarán en la construcción de otras 5,000 unidades de vivienda de bajo o mediano costo del programa de Brecha de CDBG-DR para los proyectos que utilizan créditos contributivos federales, y la concesión de financiamiento para personas que compran su primer hogar a través del Programa de Asistencia Directa al Comprador, con el fin de facilitar la adquisición de 2,000 hogares durante el año 2021.

Además, se han desarrollado 20 programas que atienden las necesidades de sectores claves para Puerto Rico, mediante ayuda a pequeños empresarios, municipios, organizaciones sin fines de lucro, personas de la tercera edad y otros ciudadanos, que nos permitirán cumplir con la ambiciosa propuesta de solventar la necesidad de vivienda y fortalecer la economía, la infraestructura y la planificación en nuestra Isla. También estamos activamente trabajando con HUD para lograr el Acuerdo de Subvención de los $8,000 millones del programa de CDBG-MIT para proyectos de resiliencia y mejoras a la infraestructura de Puerto Rico, cuyo Plan de Acción ya fue aprobado por HUD.

En cuanto a los fondos de FEMA que maneja la Oficina de COR3, liderada por el Ing. Manuel Laboy, también estamos avanzando para lograr el desembolso más rápido en los proyectos de reconstrucción relacionados al Huracán María. En términos de los fondos para trabajos de emergencia, ya aproximadamente el 80 porciento ha sido desembolsado.

En cuanto a los fondos de recuperación y reconstrucción, en primer lugar, finalmente contamos con el Fondo Estatal Rotativo de sobre $750 millones para financiar el comienzo de los proyectos de envergadura, tanto estatales como municipales, en lo que FEMA hace los reembolsos correspondientes.

Eso va a viabilizar cientos de proyectos importantes de infraestructura vial, eléctrica, pluvial y escolar que estaban pendientes, pues elimina el obstáculo de la falta de acceso a capital.

En segundo lugar, estamos revisando las políticas de cumplimiento que FEMA estableció previamente para el reembolso de los costos incurridos en esos proyectos, pues también resultaron ser demasiado onerosas y casi imposibles de cumplir. COR3 se encuentra inmerso en ese proceso y les aseguro que lograremos establecer unos procedimientos justos que salvaguarden el buen uso de los fondos de recuperación y a la vez sean razonables y no antepongan la burocracia sobre el progreso.

Adicionalmente, hay varios proyectos estratégicos a los que estamos dándole prioridad porque tenemos una oportunidad única de hacer las obras que Puerto Rico necesita desde hace tiempo.

Vamos a construir un nuevo hospital de trauma resistente a terremotos y otros desastres; a llevar a cabo proyectos de agua, como el embalse Valenciano y otros para comunidades que llevan años con servicios inaceptables; a adelantar los proyectos de infraestructura en el Caño Martín Peña; a extender la PR-5, a terminar la PR-10, a convertir en expreso la PR-2 entre Hatillo y Aguadilla; a desarrollar la antigua base de Roosevelt Roads; y a finalmente construir el Hospital de Vieques, al cual ya le asignamos sobre $1 millón para comenzar los trabajos de forma inmediata.

Se acabó la espera, ahora viene la acción.

De la misma forma, estoy comprometido a ser el último gobernador que tenga que decir que va a resolver el problema de transportación a Vieques y Culebra. Reconozco la falta de confianza en las promesas que han escuchado nuestros viequenses y culebrenses. Y sé que tenemos que hacer valer nuestro compromiso con resultados.

Por eso he declarado un estado de emergencia en la transportación a las Islas Municipio, puse los recursos de la Guardia Nacional a la disposición de la ATM, ordené contratar el servicio de embarcaciones adicionales, nombré a un nuevo director muy experimentado en la transportación marítima, estaré asignando fondos para mejorar la condición financiera de la ATM y estoy agilizando el comienzo de la alianza público-privada que va a manejar el sistema. Y pueden estar seguros de que esto se va a resolver, pues siempre voy a poner la acción donde está mi palabra.

Por otro lado, con el apoyo de nuestro Secretario de Recursos Naturales y Ambientales, Rafael Machargo, logramos que la Junta de Supervisión aprobara una asignación adicional de $300,000 para el Comité de Expertos y Asesores sobre el Cambio Climático. Estos fondos, sumados a los $100,000 dólares previamente asignados, serán utilizados para adelantar los trabajos de investigación sobre el impacto del cambio climático en Puerto Rico y así cumplir con la implementación de la Ley 33 del 2019.

Conjuntamente, haremos realidad la transformación de nuestro sistema eléctrico, para que nunca volvamos a pasar por lo que vivimos luego del huracán María, cuando la Isla quedó a oscuras y tuvimos ciudadanos sin luz por casi un año. Nuestra prioridad es y tiene que ser proveerle electricidad confiable a todo nuestro pueblo. La Autoridad de Energía Eléctrica tiene una estructura burocrática, arcaica e ineficiente. No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes.

Las leyes que establecen nuestra política pública energética y que requieren la transformación de nuestro sistema eléctrico fueron producto de trabajo bipartita y son nuestra guía. Tenemos una oportunidad dorada para crear un sistema robusto, moderno y resiliente que cuente cada vez más con energía limpia y renovable generada por todo Puerto Rico. Y lo vamos a hacer realidad.

El contrato para la operación y mantenimiento del sistema de transmisión y distribución de energía con LUMA es cónsono con esa política pública y pasó por el cedazo de la Autoridad de las Alianzas Público-Privadas, la Autoridad de Energía Eléctrica y la Junta de Supervisión, así como del Negociado de Energía.

Les recuerdo a todos que las administraciones vienen y van, pero el gobierno es el mismo, y representa a nuestro pueblo. Un contrato otorgado y avalado por todas las instrumentalidades concernidas de nuestro gobierno empeña la palabra y el buen nombre del pueblo de Puerto Rico. Este contrato conlleva una continuidad gerencial y una estabilidad en la planificación a largo plazo de nuestro sistema eléctrico, dejando atrás los cambios continuos que ocurren administración tras administración y que no le han rendido frutos a nuestro pueblo. Aunque siempre he estado en la mejor disposición de enmendarlo, de ser necesario, jamás he estado en la disposición de cancelarlo.

Y es que no tengo duda de que la transmisión y distribución de energía en Puerto Rico estará mejor en manos de entidades con el trasfondo y la pericia de las que conforman el consorcio de LUMA. De igual manera, estoy convencido de que todo empleado de la Autoridad que pase a laborar en LUMA contará con mejor paga, mejores beneficios y mejores condiciones de trabajo de los que tiene actualmente. Finalmente, me voy a asegurar de que LUMA haga todas las aportaciones requeridas al plan de pensión de la Autoridad.

Para eso creé el Comité Timón, también liderado por Larry Seilhamer, para fiscalizar la ejecución del contrato de LUMA y asegurarnos de que mejora nuestro sistema eléctrico, y de que cumple con la ley y con nuestra política pública. Vamos a proteger a nuestra gente, y vamos a lograr el servicio de electricidad eficiente y confiable que se merece nuestro pueblo.

Estas son acciones concretas que van a impulsar nuestra recuperación, van a impactar positivamente nuestra economía, creando empleos, mejorando nuestro entorno físico, y haciendo realidad la obra que solo ha estado en anuncios y en planes.

Puerto Rico merece más y juntos vamos a hacer la obra que nuestro pueblo espera.

Mi visión del gobierno de Puerto Rico siempre ha incluido a los municipios como socios al servicio de nuestra gente. Ese compromiso va más allá de palabras. Lo estoy cumpliendo con mis acciones.

En primer lugar, me comprometí a detener los recortes a las asignaciones gubernamentales a los municipios y a eliminar la aportación millonaria que tienen que hacer para el programa de salud del gobierno, y así lo consigné en el presupuesto y en el plan fiscal que le presenté a la Junta de Supervisión.

En el mes de febrero firmé un acuerdo de colaboración con la Federación y la Asociación de Alcaldes para identificar áreas en las que el gobierno central pueda delegar servicios a los municipios y proveerles los fondos para hacerlo. Esto busca lograr mayor eficiencia y reducir costos, al tiempo que se garantice un mejor servicio a nuestra gente. Luego formalicé el acuerdo con una Orden Ejecutiva que crea el Comité de Descentralización de Asuntos Municipales.

Al mismo tiempo, le asigné un mínimo de un millón de dólares a cada uno de los municipios de la Isla para ayudarles con los altos costos e impactos de la pandemia, asegurando que estén en mejor posición para atender a nuestra gente.

Igualmente, a través del Programa de Revitalización de Ciudades de CDBGDR, asignamos $1,000 millones a nuestros municipios, simplificamos los requerimientos para sus proyectos y dividimos de forma equitativa los fondos entre estos. Como mínimo, cada pueblo contará con más de $6 millones, con el potencial de lograr más fondos de acuerdo a varios criterios estratégicos.

Esto es dinero para obras en tu pueblo, para mejoras a carreteras municipales, alumbrado, vivienda, proyectos de desarrollo económico y renovación de cascos urbanos.

Adicionalmente, asignamos $100 millones en partes iguales a los municipios de San Juan y Mayagüez para desarrollar obra permanente y de impacto social en todo el entorno urbano alrededor de los recintos de la Universidad de Puerto Rico en esos municipios.

Eso es obra para todos.

En cada pueblo nuestra gente merece más y mi administración junto a nuestros municipios le va a dar resultados.

Por otra parte, ustedes han visto que he dado gran prioridad al regreso de nuestros niños y niñas a las escuelas. El impacto de la pandemia en nuestra educación, que es una de nuestras más grandes responsabilidades, ha sido extremadamente negativo y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para revertirlo.

La reapertura de sobre 100 escuelas públicas que están acondicionadas para recibir a sus estudiantes ha sido el comienzo de un proceso que no culminará hasta que todos nuestros niños y niñas tenga un plantel seguro para sus estudios. La escuela es un refugio de enseñanza y de apoyo social, y como pueblo tenemos que darle la mayor prioridad, pues de eso depende nuestro futuro.

Aún nos queda mucho por hacer para renovar y reconstruir nuestras escuelas luego de los huracanes y terremotos. Lamentablemente, se ha perdido mucho tiempo y no se hizo el trabajo que se tenía que hacer para repararlas o reconstruirlas. Pero agua pasada no mueve molino. Yo me voy a ocupar de hacerlo ahora.

Tenemos sobre 650 escuelas con defectos estructurales o en ruinas. Ya estamos revisando las evaluaciones de las escuelas que están aptas pero tienen columnas cortas o necesidades adicionales de planta física y en las próximas semanas se efectuarán los trabajos de renovación en cientos de escuelas.

Además, se está culminando el proceso para proveer espacios temporeros en áreas del sur en que las escuelas sufrieron daños catastróficos. Que no le quepa duda a nadie: nuestros estudiantes del sur de Puerto Rico van a tener sus escuelas.

Al mismo tiempo estamos culminando el plan para utilizar efectivamente los $2,300 millones que asignó FEMA para la reparación y reconstrucción de escuelas, lo que significa una inyección de fondos nunca antes vista en nuestra infraestructura escolar. Ese será un gran legado para las próximas generaciones: escuelas modernas, seguras y en buenas condiciones.

Nuestros maestros han dado la batalla para educar a nuestros estudiantes, aún con falta de recursos y con las dificultades de la enseñanza remota. Por eso, quise darles prioridad a la hora de la vacunación para que todos pudieran sentirse seguros para volver al salón de clases. Y autoricé el desembolso de sobre $28 millones para hacerle justicia a nuestros maestros transitorios con el pago del aumento que se les había prometido.

Asimismo, logramos que se descongelaran sobre $900 millones en fondos federales de emergencia para que nuestras escuelas puedan tener los recursos que necesitan para enfrentar la pandemia, para acondicionar los planteles, para comprar materiales y equipos de protección personal, y para hacer los ajustes necesarios para proteger a nuestros estudiantes y personal docente. Seguiremos trabajando con la Secretaria de Educación Elba Aponte para liberar otros fondos federales adicionales, tanto para nuestras escuelas públicas como privadas, pues tenemos que aprovechar cada peso que tenemos disponible para cumplir con educar a nuestros niños y niñas.

Conjuntamente, el Departamento estará realizando evaluaciones de los rezagos que puedan tener nuestros estudiantes a causa de tantos meses en los cuales demasiados de ellos no pudieron recibir su educación por falta de computadoras, de internet y otros obstáculos que han tenido. Destinaremos los fondos, proveeremos clases remediales y trabajaremos sin pausa para que cada estudiante tenga acceso a los recursos que necesita.

Nuestros estudiantes merecen más y juntos vamos a darle la educación que se merecen.

También tenemos que asegurar que todos en nuestra Isla tienen acceso a las oportunidades para progresar. Como resultado de grandes esfuerzos en Washington, DC por muchos años, incluyendo el excelente trabajo de nuestra Comisionada Residente Jenniffer González, el Congreso incluyó lenguaje en el reciente paquete de ayudas para que las familias puertorriqueñas puedan participar del programa de créditos contributivos por hijos dependientes, sin restricciones, lo que tendrá un impacto de sobre $300 millones para más de 350,000 familias con hijos.

Asimismo, el gobierno federal consignó hasta $600 millones adicionales para expandir el programa local de crédito por trabajo, una iniciativa probada para aumentar la participación laboral y reducir la pobreza.

Ya les presenté una medida de Administración para viabilizar la extensión a nuestra gente del Crédito por Trabajo al mismo nivel que en el plano federal.

Esto se suma a los aumentos temporeros en los beneficios del PAN por un total de $597 millones, $450 millones del programa de asistencia alimentaria para estudiantes, así como a los beneficios por desempleo y del PUA.

Con miras a combatir la pobreza en Puerto Rico asignaré mas de $5 millones para un programa piloto para asistir económicamente a un mínimo de 500 familias. El programa irá de la mano de programas de vivienda digna, de adiestramiento laboral y de apoyo comunitario. Además, estaré apoyando

otros proyectos de impacto social, como los que dirige el Boys and Girls Club en Puerto Rico, que buscan ofrecer servicios coordinados de educación, salud y adiestramiento laboral.

Todos en nuestra Isla merecen más y juntos vamos a darle la mano a los que más lo necesitan.

Puerto Rico ha estado viviendo tiempos distintos, pero los criminales no dan tregua y nuestros oficiales del orden público no descansan. Por eso, continuamos implementando una estrategia integrada de todos los componentes de seguridad pública, incluyendo las policías estatales y municipales, y las agencias de ley y orden del gobierno federal. Además, hemos comenzado un programa de mejoras a todos los cuarteles de la policía estatal, propusimos una asignación de $50 millones para equipo y tecnología para el Negociado de la Policía, radicamos un proyecto de ley para permitir a personas de 18 años solicitar ingreso a la Academia de la Policía y otro para contratar policías retirados para labores administrativas sin que se afecte su pensión.

También defendimos y logramos mantener el aumento de sueldo de nuestros bomberos, hemos estado entregando nuevos camiones bomba para varios municipios y seguiremos haciendo mejoras en las estaciones alrededor de la Isla.

En Emergencias Médicas, con trabajo en equipo con el 9-1-1, hemos reducido el tiempo de respuesta de un promedio de 26-28 minutos a entre 15-17 minutos, y tenemos la meta de reducirlo aún más, para lo cual hemos estado entregando ambulancias en varias de las regiones. Además, estamos fortaleciendo la coordinación y contratación con los municipios para aumentar nuestra capacidad de respuesta a través de toda la Isla. Y estamos consignando un acuerdo de colaboración con el Fuerte Buchanan para que las llamadas de emergencia dentro de la base se tramiten a través de nuestro sistema de 9-1-1, y a cambio de ese servicio, los recursos de emergencias del Fuerte Buchanan nos darán apoyo en las comunidades aledañas a la base.

Nuestras familias merecen más, y juntos les vamos a dar un Puerto Rico seguro para todos.

Una de mis causas principales es asegurar que creamos una cultura de igualdad y de respeto a la dignidad humana. Todos somos parte de un Puerto Rico que queremos ver crecer, que queremos mejorar, y del que queremos estar orgullosos. Para lograrlo tenemos que respetarnos todos. Y más allá de eso, tenemos que levantar la voz ante las injusticias y ante el discrimen.

Estoy comprometido con lograr la igualdad en la remuneración de mujeres y hombres. La responsabilidad de cumplir con igual paga por igual trabajo es ley y tenemos que asegurar que sea una realidad.

Recientemente radiqué otra medida de administración, el Proyecto 21- 007, que ordena al Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos y el Departamento de la Familia a realizar un estudio abarcador sobre la aplicación de la Ley de Igualdad Salarial de Puerto Rico.

Esto a los fines de medir la efectividad de la misma y el cumplimiento o incumplimiento con sus disposiciones por parte de los patronos del sector público y privado, así como también analizar los programas de autoevaluación y acciones remediales contra el discrimen salarial por razón de sexo, las querellas que se hayan sometido, y los salarios de las mujeres y los hombres por igual trabajo en las agencias de gobierno y en la empresa privada.

Por otro lado, a finales del mes de enero, a través de la Orden Ejecutiva 2021- 13, declaré un estado de emergencia por violencia de género y establecí la lucha contra este mal social como una prioridad de política pública en mi gobierno. Esta pasada semana se dieron dos ataques adicionales que siguen poniendo al descubierto que no tenemos esto bajo control y tenemos que unirnos para lograrlo.

Creé el Comité PARE para liderar los esfuerzos contra la violencia de género y le asignamos $1 millón para apoyar acciones afirmativas recomendadas por el Comité, el cual es dirigido por la Secretaria de la Familia, Carmen Ana González-Magáz, y al cual designé a la fiscal Ileana Espada como Oficial de Cumplimiento. Porque aquí tenemos que poner la acción donde está la palabra.

En el presupuesto para el próximo año fiscal destinaré sobre $6 millones para que logremos atajar la violencia de género y podamos crear las estructuras institucionales permanentes que sirvan para erradicarla, incluyendo un sistema robusto de estadísticas confiables. El Comité PARE ha estado trabajando un portal que servirá para compilar todos los servicios disponibles para personas que se encuentran en situaciones de violencia, el cual incluirá acceso fácil a los registros de ofensores de violencia bajo la Ley 54 y ofensores sexuales.

También en enero aseguramos una asignación adicional de sobre $650 mil para la Oficina de la Procuraduría de la Mujer, y el mes pasado le añadimos $1 millón para expandir sus servicios a raíz del aumento de casos de violencia por el COVID-19. Cada uno de nosotros tiene que convertirse en un portavoz contra la violencia y el discrimen, incluyendo por identidad de género y por orientación sexual.

Cada persona merece respeto, y juntos vamos a lograr un Puerto Rico de igualdad para todos.

Al mismo tiempo, reitero nuestro compromiso contra la corrupción, pues nuestro pueblo no tiene tolerancia para la corrupción, y yo tampoco.

Mi segunda Orden Ejecutiva fue para crear un acuerdo colaborativo con las agencias de ley y orden del gobierno federal, incluyendo Fiscalía federal y el FBI, para atacar la corrupción. Nuestro Departamento de Justicia y su secretario ya confirmado, Domingo Emanuelli, así como el también recién confirmado Secretario de Seguridad Pública, Alexis Torres, y múltiples agencias de nuestro gobierno están cooperando activamente para asegurar que somos proactivos en contra de la corrupción.

Además, he ordenado a la Oficina de Administración y Transformación de Recursos Humanos a que agilice la implementación de la Ley de Empleador Único y el proceso de reclutamiento de personal a base de mérito para asegurar que tenemos el personal cualificado en las agencias sin la intervención indebida de la política.

Asimismo, invertiremos en el capital humano del gobierno para asegurar que tenemos un equipo adiestrado y preparado para lograr un buen gobierno y para gerenciar toda la obra que vamos a estar realizando, y aprovecharemos la capacidad de nuestra Universidad de Puerto Rico para esos adiestramientos. Nuestra universidad es una joya y una cantera de talento y vamos a protegerla, pues no permitiré más recortes a la Universidad.

Estaré también emitiendo una nueva orden ejecutiva para cumplir mi compromiso de asegurar procesos competitivos y transparentes en toda contratación gubernamental, incluyendo para servicios profesionales, y sugiero que los cuerpos legislativos también adopten esa política pública.

Nuestra gente merece un gobierno limpio y el ejemplo empieza por la casa.

Por otro lado, tenemos que lograr un gobierno más eficiente que provea servicios ágiles a nuestros ciudadanos y que sirva de facilitador del desarrollo económico. La digitalización y el uso efectivo de la tecnología es esencial, particularmente tras lo que hemos vivido con el COVID. Ya no hay espacio para que la burocracia sea un obstáculo, para que el gobierno nos pida documentos que el mismo gobierno tiene, ni para que tengamos que ir de oficina de gobierno en oficina de gobierno para lograr servicios u obtener permisos.

Hemos creado IDEAL, tu Identidad Electrónica de Acceso en Línea. La primera fase del Sistema Ideal para crear la interconexión e interoperabilidad del Gobierno va viento en popa. Con la meta de lanzar el 30 de junio, se adiestrará a las agencias para que utilicen IDEAL a la hora de validar la información del ciudadano. Esa fase incluye la interconexión con Hacienda, ASUME, Policía, Justicia, CRIM, Fondo del Seguro del Estado, Departamento del Trabajo, DTOP, Departamento de Estado y Servicios Generales, y funcionará para ciudadanos como para empresas.

Adicionalmente, estamos creando el Portal Informativo del Ciudadano, el PIC. Conforme con la Ley de Datos Abiertos, el PIC le proveerá al ciudadano un portal en el que podrá tener acceso a múltiples datos sobre el gobierno.

En esa su primera fase, que comenzará el 23 de abril de este año, el PIC contará con datos de Seguridad, Transportación, Turismo, Educación y Hacienda. Se publicará todo en la modalidad de datos abiertos para que la información pueda ser también descargada. Seguimos avanzando.

Nuestra gente merece más, y juntos le vamos a dar un gobierno que funciona y que le responde.

La mejor forma de que Puerto Rico progrese es creando las condiciones favorables para un desarrollo económico sostenible que fomente el potencial que tiene nuestra Isla y su gente. Todos estamos claros de que se requiere una estrategia multisectorial para hacer crecer nuestra economía. Hay que hacer de todo.

En primer lugar vamos a utilizar todos los medios y recursos a nuestra disposición para promover a Puerto Rico como destino idóneo para la manufactura biomédica que el gobierno federal busca traer a suelo americano. El llamado re-shoring es una oportunidad única y nuestro ecosistema de manufactura sofisticada es de clase mundial, por lo que tenemos un caudal de ventajas que estamos usando para posicionarnos. De hecho, ya hay varias compañías farmacéuticas con planes concretos de establecerse en la Isla.

A la hora de vender a Puerto Rico, lo primero que tenemos que hacer es plantear que nuestros empleos son empleos americanos, algo con lo que otros países en nuestro hemisferio no pueden competir. Además, debemos recalcar que toda regulación federal aplica en la Isla y que nuestra mano de obra diestra y profesional es altamente competitiva y experimentada.

Más aún, tenemos un código de incentivos y subvenciones especialmente dirigido a la manufactura sofisticada, así como un inventario de propiedades disponibles para su desarrollo.

Junto a nuestra Comisionada Residente Jenniffer González, mi administración trabajará intensamente para llevar nuestra impresionante carta de presentación y nuestros reclamos a Washington, y lograr la aprobación de la mejor legislación posible en el Congreso. Trabajando juntos, con la agenda común de atraer esta inversión a Puerto Rico, el éxito de nuestra gestión no es solo es alcanzable, es real.

De igual forma, estamos trabajando para proteger los recursos que obtenemos del arbitrio de la Ley 154, solicitando un tiempo razonable de transición de parte del Tesoro federal para crear una estructura tributaria alterna que sea aceptable para todas las partes.

Ciertamente, la manufactura no es la única oportunidad que tenemos.

La exención al cabotaje aéreo tiene un gran potencial de posicionarnos competitivamente en la industria de trasbordo de carga aérea y de pasajeros internacionales. Nuestros tres aeropuertos principales, el de Isla Verde, el de Aguadilla y el de Ponce, están perfectamente ubicados para beneficiarse de esta exención y la aprovecharemos.

Mi visión es que hagamos alianzas público privadas para maximizar el potencial de nuestros aeropuertos regionales a base de sus particularidades y los atributos de cada área, como el Aeropuerto Mercedita en Ponce, y sus áreas aledañas, y el aeropuerto de Aguadilla y la zona oeste. Ya se está completando un estudio de viabilidad para buscar las mejores alternativas que aumenten el tráfico aéreo y fomenten el desarrollo económico en esas regiones.

De igual forma, estaremos promoviendo el turismo y fortaleciendo el DMO. Expandiremos nuestra producción agrícola buscando nuevos nichos en la industria con avances tecnológicos. Fomentaremos el crecimiento de nuestras industrias emergentes, tales como la robótica, la inteligencia artificial, el mercado de apuestas electrónicas, la ciberseguridad, y el e-gaming, y destacaremos nuestros atractivos para ser un centro de oficinas centrales de empresas multinacionales.

Las reformas para mejorar el ambiente de negocios son indispensables y una prioridad para mi gobierno. Vamos a lograr ser un promotor efectivo y facilitador de la inversión y del desarrollo económico en la Isla, con un sistema contributivo competitivo, con un gobierno eficiente, y con un sistema de permisos ágil mediante auto-certificaciones.

Adicionalmente, bajo el liderato del Secretario Manolo Cidre, el Departamento de Desarrollo Económico está expandiendo sus servicios de apoyo técnico e incentivos a empresarios y microempresarios en la Isla. Las pequeñas y medianas empresas en Puerto Rico son la espina dorsal de nuestra economía y continuaremos esfuerzos para ayudarles a crecer, para reducir sus costos y facilitar la creación de nuevos negocios.

Nuestra gente merece más oportunidades, y con trabajo en equipo lograremos el progreso que todos queremos.

Ese desarrollo económico requiere que nuestro gobierno salga del proceso de quiebra en el que estamos sumidos, y que salga de la Junta de Supervisión lo antes posible. A esos fines estamos haciendo el trabajo que hay que hacer para enderezar nuestras finanzas, publicar nuestros estados financieros, potenciar nuestros ingresos y priorizar nuestros gastos en beneficio de nuestro pueblo.

Nadie pone en duda como ha mejorado la eficiencia en el Departamento de Hacienda bajo la dirección del Secretario Francisco Parés. Por cierto, aún antes de vencerse la fecha de radicación de planillas, que fue extendida hasta el 15 de mayo, Hacienda ha enviado sobre $249 millones en reintegros a sobre 350,000 contribuyentes. Y esperamos que para finales de abril empiece el envío de la ayuda federal por pandemia de $1,400 por persona elegible.

De la misma forma, hoy nuestras finanzas públicas son mucho más transparentes que antes y eso es saludable para todos. Cualquier persona puede ver mensualmente diversos informes financieros del gobierno que publican nuestros ingresos, nuestro flujo de caja, nuestros balances de cuenta y nuestros gastos según el presupuesto, entre otros. Hoy los balances del gobierno en la Cuenta Operacional de Hacienda son de $9,884 millones, lo que provee buena liquidez para proveer los servicios esenciales del gobierno, poder encaminar la reestructuración de nuestra deuda pública y salir de la quiebra.

El Plan de Ajuste propuesto por la Junta de Supervisión ante el Tribunal federal contiene términos económicos que son positivos y sustentables.

Aún así vamos a dar la lucha para proteger a nuestros pensionados.

Mi compromiso es claro: vamos a honrar las pensiones públicas en Puerto Rico.

Para eso, y con el trabajo arduo de nuestro Director de AAFAF, Omar Marrero y su gran equipo de trabajo, presentamos un plan fiscal prudente y realizable, el cual es público, y que refleja las aspiraciones de nuestro pueblo y provee los recursos para los servicios que necesita nuestra gente, para el pago de las pensiones y para impulsar nuestro desarrollo económico. Incluimos recursos federales adicionales que forman parte del compromiso del Presidente Biden, y lucharemos sin tregua para lograr el trato justo que merecemos en los programas federales de salud.

A esos fines, creé por orden ejecutiva el Comité Multisectorial para lograr paridad en los programas de Medicaid y Medicare. Y sé que cuento con ustedes y con todo Puerto Rico para hacer esta aspiración de igualdad una realidad.

Al mismo tiempo, presentamos un presupuesto justo y sensato que establece claras prioridades, las cuales van a la par con las prioridades de todos los puertorriqueños y puertorriqueñas. El presupuesto presentado a la Junta consistió de $10,712,535 para el Fondo General y $26,344,173 para la totalidad de los recursos consolidados del gobierno de Puerto Rico.

Aunque es de esperar que estas cifras sufran cambios a base de los ajustes macroeconómicos al plan fiscal, nos aseguraremos de que el presupuesto cuente con los recursos necesarios para que el gobierno continúe brindando los servicios esenciales que requiere el pueblo.

Este presupuesto propuesto es público y estamos trabajando activamente para que, por primera vez en cuatro años, tengamos un presupuesto que sea el que nosotros hemos propuesto y aprobado, y no el de la Junta.

Puerto Rico merece más, y juntos vamos a trabajar para que sean nuestras prioridades las que impulsen nuestro futuro.

El gobierno de Estados Unidos trató justamente a Puerto Rico a la hora de aprobar el abarcador programa de asistencia por la pandemia del COVID-19.

Estimamos que a nuestra Isla estarán llegando cerca de $20 mil millones en fondos relacionados al Plan de Rescate Americano, lo que nos ayudará a sobrepasar los estragos sociales y económicos de la pandemia.

En primer lugar, muchos de nuestros ciudadanos recibirán un incentivo económico de $1,400, y pueden estar seguros de que en cuanto el Tesoro federal nos dé el visto bueno, el Departamento de Hacienda está listo para desembolsar el dinero y que le llegue directo al bolsillo de nuestra gente.

Además, tendremos una partida de $953 millones que serán utilizados para aumentar los beneficios del PAN a los que más lo necesitan.

Más aún, nuestros municipios también recibirán fondos de alivio fiscal en una cantidad estimada de $950 millones.

También destinaremos alrededor de $162 millones para aumentar la capacidad digital de nuestro gobierno, incentivar la expansión de la tecnología 5G a través de toda la Isla, y cerrar la brecha digital, mejorando el acceso al internet en áreas rurales y comunidades de medianos y bajos ingresos.

Además, nuestro sector educativo recibirá sobre $3,800 millones para ayudarnos a recuperar el terreno perdido en la educación de nuestros estudiantes y continuar protegiéndolos del virus.

Adicionalmente, nuestro gobierno recibirá directamente una cantidad estimada de $2,400 millones. Aunque estamos en espera de que el gobierno federal emita la reglamentación específica que regirá estos fondos, es nuestra intención proveerle recursos a las entidades gubernamentales y privadas que han sido grandemente impactadas por la pandemia.

En la primera fase de desembolsos, asignaremos $20 millones para el programa de vigilancia genómica en el Departamento de Salud, y $1.5 millones para crear un pasaporte digital de vacunación que pueda interactuar con otros sistemas en los estados y el mundo, y que garantice la seguridad de los datos de nuestra gente.

Asignaremos $50 millones para la industria de restaurantes y barras que ayuden a mitigar las pérdidas de ingresos por cierres y restricciones, los costos de equipos para evitar contagios, y otros gastos relacionados al COVID.

Destinaremos $50 millones en asistencia para las facilidades hospitalarias privadas y los CDTs, y $25 millones para las facilidades públicas, para mitigar el impacto de la pandemia.

Haremos una asignación de $50 millones para la Universidad de Puerto Rico para gastos elegibles en respuesta al COVID-19 y lograr que nuestros estudiantes universitarios puedan regresar a sus recintos.

Asignaremos $15 millones a instituciones sin fines de lucro que están dando apoyo a personas afectadas por la pandemia y que proveen adiestramiento laboral y ayuda social.

Destinaremos $50 millones a crear un programa de asistencia a nuestros agricultores para costear los gastos adicionales que han tenido que incurrir por el COVID-19 y para promover la seguridad alimentaria, reducir pérdida de comestibles y mejorar el acceso de los agricultores a los puntos de venta.

Con una partida de $250 millones, proveeremos un nuevo pago especial para primeros respondedores, enfermeros, tecnólogos médicos y otros proveedores de la salud por el riego envuelto en sus trabajos durante esta pandemia.

También asignaremos sobre $300 millones a nuestras agencias y corporaciones públicas para paliar las pérdidas de ingresos y excesos de gastos, y asegurar que no se ponen en peligro los servicios gubernamentales, tales como los servicios de acueductos y alcantarillado, los Cescos y el Centro Médico. De igual manera, con esos fondos apoyaremos a los sectores del turismo, las convenciones y los espectáculos.

En fin, haremos disponibles los fondos necesarios para que Puerto Rico se levante más fuerte que nunca luego de todos los retos que hemos vivido en los pasados años.

Puerto Rico merece un futuro prometedor, y juntos vamos a levantar a nuestra Isla.

Y en esa línea, tenemos que hablar de nuestro futuro político.

Es hora de que todos reconozcamos que ya existe amplio consenso para acabar con nuestro estatus territorial y ponerle fin a la colonia.

Con eso en mente, el pasado mes de noviembre llevamos a cabo una consulta democrática en la que nuestro pueblo se expresó claramente; por cierto una consulta producto de una ley debidamente aprobada por una legislatura electa por nuestro pueblo.

La Estadidad fue apoyada por la mayoría de los votantes en Puerto Rico. La Estadidad sacó más votos que cualquiera de los candidatos en las elecciones.

Yo respeto a todos los que no favorecen la Estadidad, pero les recuerdo que en toda democracia, la mayoría manda.

Por muchos años nuestro pueblo apoyó el estatus territorial, algunos con la expectativa de una mejora que no tiene cabida en la Constitución de Estados

Unidos.

Ahora la historia es otra. La mayoría pidió la Estadidad, y yo como Gobernador estoy legal y moralmente obligado a hacer valer la voluntad de nuestro pueblo.

La Estadidad ganó en todos los distritos senatoriales de Puerto Rico y en 33 de los 40 distritos representativos. Ganó en los distritos de cada uno de ustedes señoras y señores senadores, al tiempo que les eligieron, y ganó en casi todos los distritos de ustedes señoras y señores representantes, al tiempo que les eligieron.

Es obvio el fin público de hacer valer la voluntad de nuestra gente. Por eso, el trabajo de nuestro gobierno tiene que ir dirigido a buscar esa igualdad que

nuestra gente pidió, incluyendo mediante la elección de seis delegados que aboguen por esa causa en el Congreso.

El que ignora a su pueblo, no merece su respeto.

Todos merecemos la igualdad, y juntos tenemos que luchar por ella.

Puerto Rico está listo para emprender un futuro nuevo, una era de energía positiva que finalmente nos permita crecer y en la que cada uno de nuestros hermanos y hermanas tenga las oportunidades que merece para salir adelante.

Desde que salí electo, he reconocido que son tiempos de buscar metas comunes. Cada ciudadano con quien converso lo que quiere es que se acaben las controversias y se vean los resultados, que se queden atrás las guerras políticas y que se vea y se sienta la diferencia en obra y en trabajo por Puerto Rico. A eso es a lo que yo me dedico.

No cuenten conmigo para pelear, pues para pelear hacen falta dos. No me van a ver con discursos estridentes ni protagonismos innecesarios. Nuestra gente no quiere eso. Me van a ver trabajando, buscando soluciones y siempre poniendo a Puerto Rico primero.

Para echar pa’lante a Puerto Rico, ahí estaré yo en primera fila.

Porque nuestra gente merece más, y yo cuento con ustedes para juntos cumplir con Puerto Rico.

Que Dios nos guíe siempre y que siga bendiciendo a nuestro querido PuertoRico.

¡Gracias!

💬Ver comentarios