Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Enciende la esperanza en el Hogar Cuna San Cristóbal

La institución, que representa un espacio de sanación para pequeños sobrevivientes de maltrato, insta a patrocinar la operación mediante donaciones o la compra de artículos promocionales en su tiendita virtual

12 de mayo de 2024 - 11:10 PM

La capacidad del albergue, según La Santa Díaz, es para atender hasta 18 menores “a la vez”, aunque anualmente se atienden entre 23 a 28 casos. (Xavier Garcia)

Hace 32 años que el Hogar Cuna San Cristóbal abrió sus puertas para acoger a decenas de menores sobrevivientes del maltrato en Puerto Rico o aquellos pequeños que son entregados de manera voluntaria por sus progenitores para ser dados en adopción.

Desde entonces, el albergue ofrece servicios especializados a niños entre 0 a 7 años, dirigidos a trabajar sus respectivos traumas ocasionados por abuso, negligencia, separación, pérdida o duelo, mientras se convierten en halo de esperanza para conseguirles un hogar a donde reciban el amor y el calor de una familia.

El propósito es “darles a esos niños la oportunidad de recuperar su estatus de hijo en una familia permanente a través de la adopción, cuando esa reunificación familiar no es una alternativa”.
El propósito es “darles a esos niños la oportunidad de recuperar su estatus de hijo en una familia permanente a través de la adopción, cuando esa reunificación familiar no es una alternativa”. (Xavier Garcia)

De acuerdo con la directora ejecutiva, Keyla La Santa Díaz, la institución provee “un espacio de sanación a los niños que han sido sobrevivientes de maltrato en Puerto Rico, donde se puedan recuperar de haber perdido su familia biológica por las situaciones de maltrato o negligencia”.

“Los niños que llegan a nuestro espacio, son niños que el Estado removió o que sus padres entregan voluntariamente para adopción entre 0 a 3 años, pero los niños que nosotros atendemos tienen de 0 a 7 años”, manifestó.

La capacidad del albergue, según La Santa Díaz, es para atender hasta 18 menores “a la vez”, aunque anualmente se atienden entre 23 a 28 casos.

Keyla La Santa Díaz, directora ejecutiva del hogar.
Keyla La Santa Díaz, directora ejecutiva del hogar. (Xavier Garcia)

“Una vez nuestros menores no tienen posibilidad de regresar con su familia biológica, nosotros ya tenemos un banco de familias que están evaluadas y están esperando poder adoptar. Son familias que cumplen con todos los requisitos legales, de la Ley 61 de Adopción, para poder adoptar en Puerto Rico”, mencionó.

Asimismo, señaló que el propósito es “darles a esos niños la oportunidad de recuperar su estatus de hijo en una familia permanente a través de la adopción, cuando esa reunificación familiar no es una alternativa”.

“Crecer en una familia es un derecho fundamental que todo niño tiene. Nadie debería crecer en albergues u hogares de crianza, deberían tener una familia y sentir que pertenecen”, confesó.

La misión del albergue, de acuerdo con la directora ejecutiva, “es ofrecer servicios integrales y sensibles al trauma, orientados a promover la permanencia familiar para la niñez proveniente de entornos y circunstancias de riesgo”.

Xavier Garcia
(Xavier Garcia)

“Nosotros tenemos supervisión 24/7 por personal capacitado en niños que han vivido abuso, maltrato, separación, pérdida, duelo. Tenemos el servicio de alimentos, servicios médicos, sicológicos y una trabajadora social certificada en terapia de juego ya que nuestros niños son pequeñitos, y a través del juego proyectan lo que están sintiendo”, sostuvo.

Otro de los servicios es la Escuela Montessori San Cristóbal, fundada en 2014, la cual brinda “una educación diferente, sensible al trauma, con personal capacitado”.

“Todo lo que necesite el niño para estar bien, nosotros se lo proveemos a través del albergue. Una vez que estén listos para adopción, entiéndase que sus padres han sido privados de la patria potestad, nosotros nos encargamos de buscarle una familia que pueda continuar mejorando esa calidad de vida del menor, a través de la adopción”, acotó.

“Si el niño no se va en adopción y se traslada a otro espacio, proveemos toda la información que necesitan para que los servicios de este niño no comiencen desde cero, sino que puedan darle continuidad para que sus condiciones mejoren”, agregó.

A pesar de que cuentan con fondos diversos, algunos estatales y otros de organizaciones sin fines de lucro, entre estos, United Way de Puerto Rico, el albergue realiza diversas actividades para poder mantener sus servicios a esta población.

Ante la situación, La Santa Díaz hizo un llamado a la diáspora puertorriqueña para que conozca de sus proyectos y se una a la causa.

“El Junte Boricua es un llamado contestado, una petición, porque yo me estaba preguntando cómo nos podemos acercar más a la diáspora para que conozcan nuestros proyectos y que, desde allá puedan aportar a nuestra causa. Queremos que conozcan que somos de Puerto Rico y que pueden ayudar a niños puertorriqueños que están en desventaja”, resaltó.

“Las personas pueden donar una sola vez, o inscribirse a donar semanal o mensualmente. Tenemos una tiendita virtual a donde pueden comprar camisas o artículos promocionales de la entidad y les llega por correo postal a su hogar, aunque vivan en Estados Unidos. Nuestros niños necesitan de ellos, por eso hacemos el llamado”, concluyó.

Para detalles: hogarsancristobal.org o el 787-747-9488.

Otras organizaciones a las que puede ayudar

ConPRmetidos se dedica a desarrollar y conectar el capital humano para atender las necesidades de Puerto Rico, promoviendo alianzas y diseñando soluciones para crear un Puerto Rico estable, productivo y autosuficiente. Sus programas principales son: Collaborative Impact Program (CIP), que desarrolla capital humano y crea iniciativas de impacto social mediante la capacitación laboral y el fortalecimiento de la capacidad de las ONG. Asimismo, cuentan con el programa Comeback, una plataforma que conecta a profesionales con empleos en Puerto Rico. La organización ayuda a impulsar la economía de Puerto Rico reteniendo y atrayendo talento a la isla. Para información adicional: conprmetidos.org.

Correrán por una buena causa

Un total de 27 mujeres maratonistas correrán a través de 45 municipios de la isla, del 17 al 19 de mayo, como parte del evento Kilómetros de Cambio, y con miras a recaudar fondos para la operación de varios albergues enfocados en sobrevivientes de violencia doméstica y sus hijos. Estos son: Hogar Ruth, Casa Bondad, Casa Protegida Julia de Burgos, La Casa de Todos, Hogar Nueva Mujer, Hogar La Piedad y Capromuni I y II. El público en general se puede unir a la iniciativa e inscribirse con un donativo a través de la página micarrerapr.com. También pueden hacer su aportación por ATH Móvil, a nombre de Kilómetros de cambio; o en el Banco Popular, cuenta #66-1062633.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: