Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En medio de las murallas de más de 300 años, la Ermita de Espinar, en el barrio Espinar de Aguada, sirve de templo a los feligreses que asisten a misa.
En medio de las murallas de más de 300 años, la Ermita de Espinar, en el barrio Espinar de Aguada, sirve de templo a los feligreses que asisten a misa. (Xavier García)

Aguada - Unas ruinas de piedra caliza se imponen como testigos de la historia en cada servicio religioso que se celebra en la Ermita de Espinar de Aguada, conocida por tener “una iglesia dentro de otra iglesia”.

💬Ver comentarios