El área de Playa Fortuna, en Luquillo, ha sido gravemente afectada por la erosión costera, que ha derribado palmas y estructuras en concreto.
El área de Playa Fortuna, en Luquillo, ha sido gravemente afectada por la erosión costera, que ha derribado palmas y estructuras en concreto. (Gerald López Cepero)

Expertos en recursos costeros y líderes comunitarios coincidieron ayer en que el problema de erosión que exhiben diferentes municipios -como San Juan, Arecibo, Arroyo, Luquillo, Loíza y Vega Baja- ha sido invisibilizado y sigue sin atenderse con la prontitud que amerita, pese a la alta probabilidad de que empeore debido al cambio climático.

💬Ver comentarios