Se estima que la vacuna ha ayudado a prevenir más de 1,300 hospitalizaciones por COVID-19 en Puerto Rico.
Se estima que la vacuna ha ayudado a prevenir más de 1,300 hospitalizaciones por COVID-19 en Puerto Rico. (Agencia EFE)

Hace 18 meses, Puerto Rico se levantó con la confirmación de los primeros casos positivos de una extraña enfermedad de la que no se conocía mucho. Y hoy, lunes, el saldo de vidas perdidas por lo que ahora conocemos como la pandemia de COVID-19 sobrepasó la cifra de 3,000.

Para el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, la lamentable confirmación de 3,003 decesos por el virus se torna más atroz ahora cuando hay un método disponible para prevenir muertes, contagios y hospitalizaciones: la vacuna.

“Ciertamente, es triste que tantos puertorriqueños han muerto por el COVID-19, y ahora es más triste cuando tienes personas muriendo que se pudieron haber prevenido con la vacunación”, señaló. “Dentro de lo triste que es que han fallecido 3,000 hermanos puertorriqueños, me parece que hemos hecho un buen trabajo con todas las limitaciones que tenemos”.

Según un informe preliminar publicado el pasado 9 de agosto en el portal del Departamento de Salud, la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 ha salvado unas 350 vidas y ha prevenido más de 1,300 hospitalizaciones, desde que se aplicó la primera inyección a una enfermera en Puerto Rico, en diciembre de 2020.

“Se demuestra que la vacunación continúa siendo al menos tres veces mejor para evitar el contagio, siete veces mejor para evitar hospitalización por COVID-19 y 16 veces mejor para evitar muertes por COVID-19”, reveló el análisis, preparado entre Salud y el profesor de bioestadística en la Universidad de Harvard y miembro de la Coalición Científica, Rafael Irizarry.

El doctor Ramos dijo a El Nuevo Día que entre los fallecidos se encuentran 16 médicos, 27 enfermeras, tres terapistas respiratorios y dos paramédicos.

“Si comparas con Estados Unidos, si tomamos en cuenta que allá ha habido casi 700,000 muertes y nosotros somos el 1% de la población de Estados Unidos, si siguiéramos el ritmo de allá deberíamos estar en 7,000 (muertes) en términos de porciento, si lo hubiéramos hecho tan mal como ellos”, planteó.

Ramos resaltó que Puerto Rico tiene ahora la tercera tasa de vacunación contra el COVID-19 más alta de Estados Unidos luego de superar al estado Massachusetts en la población vacunada por cada 100,000 personas, que es la medida utilizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Yo creo que vamos llegando de nuevo a la meta, y la vacunación ha sido la herramienta principal para llevarnos a esa meta. Ahora vendrá la vacuna de refuerzo y se espera que en algún momento antes de noviembre también llegue la vacuna de menores (de 12 años). Eso va a ser un factor bien importante”, acotó Ramos.

“Vamos a vacunarnos”

Por su parte, la epidemióloga química Roberta Lugo Robles sostuvo que la cifra de 3,000 decesos se alcanzó debido al reciente repunte que provocó 312 muertes el pasado mes de agosto, el total de fallecidos en un solo mes más alto en lo que va de 2021.

“Las muertes son lo último que se reflejan en los datos, así que eso es lo que estamos viendo de los últimos dos meses. Lamentablemente, se han perdido 3,000 vidas por la pandemia en la isla. Que nos sirva de aprendizaje de que la pandemia no se ha acabado, es importante continuar con las medidas de prevención”, abundó.

Al igual que Ramos, la doctora Lugo Robles se mostró alentada ante la reducción en casos y la tasa de positividad registrada en los pasados días. Sin embargo, urgió a la ciudadanía a no bajar la guardia, mientras exhortó al gobierno a evitar repetir errores del pasado, cuando se han observado alzas en los casos con flexibilizaciones a destiempo.

“Esto es una combinación de vacunación, distanciamiento y el uso de mascarilla. Muchas campañas están enfocadas solamente en la vacunación, entiendo que en eso ha fallado el Departamento de Salud. Así que lo que tenemos que cambiar es esa narrativa y enfocarnos en que la combinación de medidas es lo que reduce el riesgo de enfermarnos”, dijo.

Según Salud, el grupo de edad con más muertes por el virus es el de 80 años en adelante, con 946, seguido de los grupos de 70 a 79 años con 783, y el de 60 a 69 años con 576. El grupo pediátrico de 10 a 19 años refleja cinco muertes.

“Lamentablemente, muchas de estas muertes se pudieron haber prevenido, porque sabemos que la mayoría de las personas que mueren, según los datos que informa el Departamento de Salud, son personas no vacunadas. Así que vamos a hacer lo propio, vamos a vacunarnos para estar protegidos de desarrollar lo que es la enfermedad severa”, concluyó la doctora.

💬Ver comentarios