Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Residentes del Barrio Galateo Central narran cómo atraviesan los estragos tras el paso del huracán Fiona.

Toa Alta - El hombre se dobla sobre el aparato, se enrolla la cuerda en la mano y da uno, dos, tres halones corridos, cada uno con más fuerza. Después del tercero, se endereza, fatigado. Suspira, sonríe sin ganas. Se dobla otra vez. En el cuarto halón, el generador al fin arranca, con una sacudida como de perro secándose.

💬Ver comentarios