Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Un empleado pintaba ayer  el techo de un salón de clases en la escuela Miguel Meléndez Muñoz, en Bayamón.
Un empleado pintaba ayer el techo de un salón de clases en la escuela Miguel Meléndez Muñoz, en Bayamón. (Teresa Canino Rivera)

El reloj avanzaba ayer, martes, en una carrera que, evidentemente, era imposible ganar.

💬Ver comentarios