Bomberos buscan sobrevivientes que pudieran estar atrapados en los escombros después de un derrumbe en un barrio de La Paz, Bolivia. (semisquare-x3)
Bomberos buscan sobrevivientes que pudieran estar atrapados en los escombros después de un derrumbe en un barrio de La Paz, Bolivia. (EFE)

Un deslizamiento del terreno provocó este martes el derrumbe de decenas de casas en la ciudad de La Paz, en Bolivia, cuyos ocupantes fueron desalojados.  El colapso de las viviendas quedó registrados en algunos vídeos que luego fueron difundidos a través de las redes sociales.

El número de afectados por los deslizamientos de tierras en la ciudad de La Paz supera los 400 con al menos 68 construcciones destruidas o desalojadas, cuyos inquilinos son asistidos en campamentos mientras prosigue la labor de equipos de emergencia en la zona, informó este jueves una fuente oficial.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, ofreció en conferencia de prensa un análisis de la situación tras el deslizamiento del pasado martes, con 431 damnificados por las construcciones afectadas, 48 de ellas totalmente destruidas y el resto con distintos daños o desalojadas por seguridad.

Revilla destacó que los equipos de emergencias desplegados en la zona suman 1,466 operarios, entre personal de la Alcaldía de La Paz, con 712, Policía Boliviana, unos 400, y de otras instituciones.

Este operativo cuenta con 57 máquinas, como excavadoras para las labores de desescombro y la búsqueda de posibles desaparecidos, aunque el alcalde precisó que aún no está confirmado que haya dos o tres personas desaparecidas.

La autoridad advirtió de que tampoco existe confirmación de que se encontrara una persona fallecida.

Luis Revilla detalló que gran parte de las viviendas carecían de autorización, al estar construidas en una zona que fue un basurero, pero "con papeles o sin papeles necesitamos darles una solución" a sus inquilinos.

El hecho de que fueran construidas sobre un antiguo vertedero propició la "velocidad inusitada" con que se produjo el deslizamiento por infiltración de agua de lluvia el paso fin de semana, subrayó.

Al respecto, dijo que solo 25 de las 68 construcciones afectadas tenían autorización, pero se atenderá a todos los damnificados, muchos "gente humilde".

Al menos otras 19 viviendas tendrán que ser demolidas, con el fin de estabilizar la zona afectada, mientras que otras 53 fueron desalojadas de forma preventiva y se espera que más adelante puedan regresar sus inquilinos, manifestó.

El alcalde señaló que de las aproximadamente 180 familias afectadas, al menos 119 fueron alojadas en campamentos de ayuda, para los que se necesitan especialmente alimentos no perecederos, colchones y frazadas, además de productos de aseo personal en los puntos de donación habilitados en la ciudad.

El río Cothauma ha sido devuelto a su cauce natural y la avenida Kantutani que quedó sepultada parcialmente se espera que reabra al tráfico en las próximas horas, lo que facilitará el ingreso a vecinos para que con precaución recuperen enseres de sus casas y vehículos, comentó.

El acceso está controlado para evitar el pillaje en la zona damnificada, de unas ocho hectáreas, según la autoridad.

Revilla recordó que la ciudad se asienta en una zona geológica complicada, por lo que la Alcaldía dispone de un mapa de riesgos y un plan con unos veinte millones de dólares para actuar en las áreas con mayores dificultades.

La Paz, con cerca de un millón de habitantes, se encuentra en plena cordillera de Los Andes con una altitud media de alrededor de 3,600 metros (11,811 pies).

El ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, relató a los medios en el lugar del derrumbe que solo algunos vecinos "se lastimaron" durante la evacuación.


💬Ver 0 comentarios