Roberto Prats en su llegada ayer a la sede del PPD para la reunión de la Junta de Gobierno de la colectividad. (semisquare-x3)
Roberto Prats en su llegada ayer a la sede del PPD para la reunión de la Junta de Gobierno de la colectividad. (Juan Luis Martínez Pérez)

El presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, y el exsenador y miembro de la Junta de Gobierno, Roberto Prats, mantuvieron en la madrugada de hoy, martes, sus respectivos escaños dentro de la colectividad luego de concluir una maratónica reunión para dilucidar la relación de ambos con la firma de cabildeo DCI Group, informó el secretario general del partido y alcalde de Isabela, Carlos Delgado Altieri.

No obstante, la alcaldesa capitalina Carmen Yulín Cruz Soto presentó su renuncia a la vicepresidencia de las damas del partido, aunque mantuvo su posición en la Junta como representante del distrito de San Juan.

Delgado Altieri no precisó si Cruz Soto abandonó el cargo en protesta a la permanencia de Ferrer y Prats en sus respectivos puestos.

Precisamente, Cruz Soto presentó, durante la reunión, una moción en la cual solicitó la renuncia de Ferrer, tal y como solicitaron públicamente, el lunes, la funcionaria y el representante Manuel Natal.

Sin embargo, Delgado Altieri indicó que la moción no fue secundada por ninguno de los presentes. La alcaldesa de San Juan renunció a su escaño como vicepresidenta de las mujeres populares antes de presentar la moción solicitando la renuncia de Ferrer.

La reunión, que comenzó cerca de las 6:30 p.m. del lunes, finalizó poco después de la 1:00 de la madrugada del martes. Delgado Altieri fue enfático al indicar que, en lo que concierne a la Junta, "la discusión pública de este tema se acabó".

"Luego que diferentes compañeros recibieron turnos (para hablar), al igual que a los miembros de la Junta, los compañeros Ferrer y Prats plantearon la realidad de lo que ha ocurrido con todo este proceso y su relación con DCI Group. Los compañeros dejaron claro que nada tiene que ver esas gestiones profesionales a que se llevaran acciones en contra del pueblo de Puerto Rico", sostuvo Delgado Altieri durante una conferencia de prensa al finalizar la reunión.

"Fueron meramente unas gestiones profesionales enfocadas, esencialmente, en unas consultas legales las cuales fueron contestadas. Fueron consultas legales y no un apoyo a las gestiones de esta compañía que defiende intereses de fondos buitres. Sus explicaciones quedaron claras. Ellos contestaron las preguntas de la Junta y todas las dudas fueron aclaradas satisfactoriamente; dejaron claro que no hicieron un solo movimientoen contra del pueblo de Puerto Rico. Héctor Ferrer cuenta con la confianza de todos los miembros de la Junta", añadió el también alcalde de Isabela.

Delgado Altieri añadió que Natal, quien llegó a la reunión cerca de las 10:00 p.m. del lunes, no participó de la misma porque el tiempo para poder entrar había pasado. El secretario general dijo que Natal le envió un mensaje de texto indicándole que se enteró tarde sobre la reunión.

"Este proceso nos ha servido de mucha introspección para entender que este tipo de controversias generan animosidades que en nada benefician al PPD, ni mucho menos, al país. Las expresiones de los compañeros al finalizar el proceso fue que nuestros esfuerzos tienen que continuar centrándose en las propuestas que el partido tiene que hacerle al país, y que perder el tiempo en discusiones públicas como esta no pueden continuar. Hay que obedecer el Artículo 185 del reglamento del PPD, que antes de comenzar a hacer planteamientos públicos hacia otro compañeros, tenemos la obligación reglamentaria de llevar el asunto ante la Junta, que es donde se discuten estos asuntos", enfatizó Delgado Altieri.

Finalmente, Delgado Altieri dijo que la Junta aceptó las explicaciones de Ferrer y Prats de que las reuniones que se dieron con grupos conservadores el 18 y 19 de julio fueron organizadas por él mismo y que no recibió la ayuda de DCI Group para concretar las mismas.

"Las reuniones fueron coordinadas por José Alfredo Hernández Mayoral, Roberto Prats, Héctor Ferrer y por la firma de Onix Maldonado. DCI Group no organizó estas reuniones; eso no es cierto, no es correcto", indicó Delgado Altieri.

Por otro lado, el representante Luis Vegas Ramos presentó una moción para imponer que futuros miembros de la Junta de Gobierno del PPD tengan que presentar, ante la Asamblea de Programas y Reglamentos de la colectividad, documentación adicional; la resolución fue aprobada mediante votación de 23 votos a favor y ninguno en contra. Sin embargo, la medida se aplicará de manera prospectiva debido a que el partido se reorganizará en noviembre próximo, sostuvo Delgado Altieri.

Larga jornada

Cuando arribaron anoche a la sede del PPD, algunos miembros de la Junta de Gobierno reconocieron que la controversia que involucraba a Ferrer ponía en jaque la esencia de la colectividad, y su conexión con la base y el pueblo.

Cerca de las 8:00 p.m., el presidente del PPD se encargó de llevar el tema a discusión ante los miembros del cuerpo rector luego de hablar sobre la reorganización del partido, supo El Nuevo Día.

Tuvieron la oportunidad de expresarse el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, el senador Eduardo Bhatia, Vega Ramos, Cruz Soto y luego, Ferrer.

Antes de que comenzara el cónclave, líderes populares -ausentes y presentes en el encuentro- se encargaron de vociferar lo que estaba en juego: la sintonía y pertinencia del PPD con los puertorriqueños.

“(La controversia) se trata de la esencia de lo que este partido representó y lo que aspira a representar para ustedes, populares y puertorriqueños”, afirmó Acevedo Vilá a través de las redes sociales, pues al llegar a la sede del partido, en Puerta de Tierra, no quiso emitir comentarios.

“Vincular a este partido con esa firma, que realizó la campaña más sucia contra Puerto Rico y que, en este momento, insiste en que se pague la totalidad de los bonos, es actuar en contra de lo que ustedes en sus hogares y lugares de trabajo, como populares y puertorriqueños, quieren y defienden”, abundó.

Acevedo Vilá, el único exgobernador que acudió a la reunión, dijo que iba con la firme intención de que comenzara en la Pava “un verdadero proceso de reencontrar las raíces del PPD”.

De los 33 integrantes que tiene la Junta de Gobierno, 23 asistieron anoche a la reunión extraordinaria. Entre los 10 populares ausentes, estuvieron los exgobernadores Rafael Hernández Colón, Sila María Calderón y Alejandro García Padilla, al igual que los expresidentes de la colectividad David Bernier y Héctor Luis Acevedo. Tampoco estuvo el alcalde de Carolina, José Aponte Dalmau, ni el comisionado electoral Miguel Ríos.

Reconocieron el malestar

No hubo titubeo en reconocer la insatisfacción y malestar en el PPD luego que trascendiera en informes de este diario que tanto Ferrer como Prats trabajaron para DCI Group. Esta es la firma republicana de relaciones públicas que coordinaba trabajos de cabildeo de importantes acreedores del gobierno de Puerto Rico, y llevó a cabo una campaña negativa en Estados Unidos en contra del gobierno de la pasada administración popular.

García Padilla y Acevedo Vilá se encargaron ayer de sazonar la reunión minutos antes de que comenzara. Ambos optaron por hablar a través de las redes sociales, y coincidieron en que Ferrer y Prats incurrieron en un conflicto de interés al aceptar trabajar para DCI Group.

“La inmensa mayoría de ustedes no sienten que las explicaciones que se le han dado son satisfactorias. Y la insatisfacción que sienten ustedes es por una razón muy válida. Esta controversia no se trata de personas ni mucho menos de candidatos. Tampoco se trata del ejercicio privado profesional de nadie”, aseveró Acevedo Vilá.

Mientras que García Padilla recordó los cimientos que impartió el fundador del PPD, Luis Muñoz Marín y que, a su juicio, se han perdido.

“Los acontecimientos recientes en el partido, igual que la oposición interna que sufrí cuando dirigí el país, representan lo opuesto a lo que se supone que el Partido Popular representa”, subrayó.

Prats, a su llegada a la sede del PPD, estableció que acudía a la reunión como popular y no “como abogado litigante”.

“Vengo confiado en que aquí el Partido Popular tiene un reto y tiene una oportunidad. Tiene un reto de demostrarle al pueblo de Puerto Rico cómo va a manejar esta controversia, y tiene un reto de poder enseñarle al pueblo de Puerto Rico de (qué) está hecho el Partido Popular. Si aquí, al día de hoy, vamos a poner la justicia por encima de la injusticia, y si vamos a poner la verdad por encima de la mentira”, sostuvo.

“Como manejemos esto, es como nos van a juzgar (en cuanto a) cómo vamos a manejar el resto de los problemas de Puerto Rico”, agregó Prats, quien ausculta aspirar a la gobernación bajo la insignia de la Pava.

Para la alcaldesa de San Juan, la controversia no está vinculada con aspiraciones políticas para las elecciones generales del 2020. Pero reclamó que, para la candidatura a la gobernación del PPD, haya una “primaria general”. Cruz ha dicho que no aspira a la reelección, pero tampoco ha anticipado qué puesto electivo buscará en los comicios.

“No tiene nada que ver, el que dice eso es porque solo tiene en su espíritu el cálculo político y trata de confundir el tema. Es sencillo, si por dinero usted es capaz de unirse a los que maltratan al país, a los que quieren que le paguemos para reducir la deuda, pero no para salvar las pensiones, de eso es que se trata, si uno está del lado de la gente o del lado de los buitres”, sentenció.

Advirtió que la inacción no puede ser una opción.

“Si no pasa nada, pasa algo porque se le estará diciendo el país que el PPD no es una opción”, manifestó, mientras se escuchaba a través de una tumbacoco un “jingle” que decía “adelante mi pueblo popular”.

Bhatia y el alcalde de Caguas, William Miranda Torres, se expresaron en un tono conciliador, aunque recalcaron que era necesario que, durante la reunión, se ofrecieran explicaciones.

“Estamos aquí para poder escuchar”, sostuvo el alcalde.

“Creo que si alguien conoce que aquí se hacen discusiones álgidas y difíciles en la historia de Puerto Rico es el PPD, y siempre ha sabido tener la sabiduría y la madurez para gobernar el país”, apuntó, por su parte, Bhatia.

El Nuevo Día supo que Ferrer llevó ante la Junta de Gobierno un cartapacio repleto de recortes periodísticos, cartas y documentos para intentar explicar las dudas de los populares. Antes de la reunión, con esos documentos en mano, contestó las interrogantes de los legisladores populares en una Conferencia Legislativa.

A ese encuentro, efectuado en horas de la mañana, asistieron 18 de los 23 legisladores.

Natal presentó una moción que exigía la salida de Ferrer y Prats de sus puestos directivos, pero no encontró respaldo entre sus correligionarios. Sus intenciones fueron derrotadas con 11 votos de los legisladores.


💬Ver 0 comentarios