La isla podría ser excluida de la medida que asigna fondos para la salud (semisquare-x3)
El Congreso estadounidense es el centro de las negociaciones, y los cabildeos a favor de una nueva autorización de fondos para salud y algunas de las propuestas podrían no incluir a Puerto Rico. (Archivo / GFR Media)

Washington - Un acuerdo entre los líderes del Comité de Finanzas del Senado para impulsar que el plan federal de salud infantil (CHIP) sea reautorizado este mes por cinco años, incrementó ayer las dudas sobre las posibilidades para incluir en esa legislación fondos de Medicaid que estabilicen las finanzas del sistema de salud de Puerto Rico.

Bajo el acuerdo entre el presidente del Comité, el republicano Orrin Hatch (Utah), y el portavoz de la minoría, Ron Wyden (Oregón), ese programa se refinanciaría por otros cinco años.

Hasta ayer en la tarde, el pacto entre los jefes del poderoso Comité de Finanzas, sin embargo, no incluía fondos que permitan solucionar el llamado “abismo” en los fondos de Medicaid, que alcanzaría los $369 millones este año fiscal y luego subiría a los cerca de $1,200 millones que se han pedido anualmente como reembolso por medio de la ley Obamacare, según una fuente cercana a la comisión.

“Por lo que me han dicho, no estamos incluidos”, dijo también el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, quien participó ayer de una nueva jornada de reuniones de la coalición Frente por Puerto Rico, creada por el gobernador Ricardo Rosselló.

El gobernador Rosselló llegaba anoche a Washington y se llevaría a los exgobernadores Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla a una reunión con la líder de la minoría cameral, Nancy Pelosi (California), en la que discutirían principalmente el tema de Medicaid.

La intención del liderato del Comité de Finanzas del Senado es aprobar la reautorización del programa CHIP antes de que la ley venza el 30 de septiembre.

Pero, desde la Cámara baja, los informes han sido que pueden esperar hasta más tarde en el año para renovar el programa, pues no será hasta entonces que en solo cuatro jurisdicciones –Arizona, Minnesota, Carolina del Norte y Washington D.C.– comenzarán a agotarse los fondos de CHIP.

El senador Hatch indicó que su intención es que la reautorización del programa no aumente el déficit del gobierno federal, lo que hará más complicada la inclusión de una asignación como la que reclaman las autoridades de Puerto Rico y la industria de salud, dijeron fuentes del Congreso.

A principios de año, el speaker Paul Ryan le dijo a la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, que la reautorización de CHIP era el vehículo ideal para legislar nuevas asignaciones de Medicaid, ante el agotamiento en abril de los fondos que ha provisto Obamacare.

Bajo CHIP, Puerto Rico recibe este año fiscal $172 millones, de acuerdo con la Administración de Servicios de Salud (ASES).

“El Congreso necesita actuar con rapidez. El acuerdo con el líder de la minoría Wyden es un buen comienzo”, dijo el senador Hatch, en declaraciones escritas. Wyden, por su parte, dijo que el pacto con Hatch es importante y espera trabajar con él y los miembros del Comité de Finanzas a favor de una extensión de CHIP “lo más pronto posible”.

Hasta ayer, el texto acordado por los dos líderes del Comité de Finanzas no había sido divulgado.

“Es temprano para saber si (CHIP) se va a lograr en septiembre, pero es un paso importante”, indicó el presidente de la Asociación de Productos Medicaid y Medicare Advantage (MMAPA), Roberto García Rodríguez, quien encabeza esta semana reuniones de representantes de la industria de la salud en el Congreso.

Pero, Acevedo Vilá sostuvo que, en este caso, es mejor que no haya un acuerdo que tener un pacto que desde el tiro excluya una solución que brinde estabilidad al sistema de salud de la isla.

“Las noticias nuevas se riegan rápido. Estoy sorprendido y preocupado”, advirtió Acevedo Vilá, quien fue comisionado residente.

Desde el verano, la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) había pronosticado que todo puede acabar en un nuevo ómnibus presupuestario en diciembre. Y la semana pasada, el Congreso dejó para el 8 de diciembre una posible decisión final sobre el presupuesto y el límite en el techo de la deuda pública.

Mientras MMAPA y la Asociación de Hospitales llevaban el reclamo sobre Medicaid a otras oficinas del Congreso y a la Oficina de Presupuesto y Gerencia de la Casa Blanca, el subcomité de Reforma Contributivo del Frente por Puerto Rico celebraba nuevas reuniones en oficinas legislativas.

El grupo estuvo encabezado por el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, los exgobernadores Acevedo Vilá y García Padilla, y la subsecretaria de Hacienda, Roxana Cruz. El secretario Maldonado indicó que las reuniones “fueron muy productivas”.

En reuniones con el senador republicano Roger Wicker (Misisipi) y la senadora demócrata Maggie Hassan (Ohio), el exgobernador García Padilla dijo que abogó por resolver el precipicio fiscal de Medicaid y dar nuevos incentivos para la inversión en Puerto Rico.

“Ambos senadores saben”. dijo García Padilla, “de las circunstancias fiscales en que ha estado el país en los últimos 10 años”.


💬Ver 0 comentarios