La Comisión Estatal de Elecciones, que tiene diez pisos y cuatro elevadores, incluyendo uno de carga. (GFR Media)

Desde hace más de un mes, la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) permanece con un solo elevador disponible que impide el movimiento ágil de los empleados.

El presidente de la CEE, Francisco Rosado Colomer, dijo a El Nuevo Día que el asunto fue uno de los primeros que atendió cuando llegó al ente electoral, pero ha encontrado escollos. El edificio principal de la CEE tiene cuatro elevadores, uno de ellos de carga. De esos ascensores, solo uno funciona y la situación se agrava porque debido a la pandemia del COVID-19, solo deben ser usados por cuatro empleados a la vez.

El edificio de la CEE tiene 10 pisos.

“La realidad es que (los elevadores) son coreanos y es difícil conseguir piezas. Cuando yo llegué aquí lo que hicimos fue cambiar, por lo menos, uno de los elevadores”, dijo Rosado Colomer.

Agregó que junto a empleados de la CEE intentó cambiar el elevador antes del 3 de noviembre, cuando serán las elecciones generales.

“Pero no hay forma de cambiar el elevador y me tengo que quedar con los tres elevadores que son coreanos y que las piezas ya están obsoletas”, explicó.

Enfatizó que ante esta realidad, optaron por usar las piezas de dos de los elevadores para reparar dos, incluyendo el de carga.

Rosado Colomer espera que antes de las elecciones generales tenga disponible en la CEE dos elevadores.