Cotto Flores no se dirigió a la corte durante la vista de sentencia. (semisquare-x3)
Cotto Flores no se dirigió a la corte durante la vista de sentencia. (GFR Media)

El juez federal Daniel Domínguez sentenció hoy a la maestra Yaira Cotto Flores a 10 años de cárcel por el cargo de transportar a un menor de edad con intención de cometer “actividad sexual criminal”.

No obstante, Cotto Flores permanecerá bajo arresto domiciliario mientras se resuelve a qué prisión federal irá en los Estados Unidos continentales, en la que debe recibir atención psiquiátrica.

Después de ese proceso, que podría tomar varias semanas, a Cotto Flores le corresponde costear su traslado para entregarse al Negociado Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés).

Como parte de la sentencia, además, Domínguez le impuso ocho años de libertad supervisada cuando culmine su tiempo en prisión.

Tampoco podrá formar parte de ninguna organización en la que tenga contacto con menores de edad ni tener comunicación alguna con la víctima.

Cotto Flores no se dirigió a la corte durante la vista de sentencia. Su abogado, Luis Rivera, anticipó que podría apelar el caso.

En abril pasado, un jurado había encontrado culpable a Cotto Flores luego de que fuera acusada de transportar a un menor de 14 años (el 1 de marzo de 2016) a un motel de San Lorenzo con la intención de incurrir en una conducta sexual explícita.

El juicio duró nueve días y el jurado deliberó por cuatro horas.

Según los datos provistos, la mujer de 28 años era la maestra de inglés del menor, a quien le hizo varios regalos.

La fiscalía había solicitado de 12 a 15 años de prisión, pero Domínguez la sentenció al mínimo que conllevaba el delito imputado. 

El juez tomó en cuenta atenuantes, como el hecho de que es su primer arresto y acusación, al no tener historial delictivo.

“Este no es un caso donde la vida de una persona ha sido arruinada… No creo que vaya a ser arruinada por el resto de su vida… Por ser varón no tiene el mismo impacto que si fuera una mujer”, dijo Domínguez. 

Antes de irse, el juez Domínguez le recomendó cumplir con todas las condiciones y guardar una buena conducta para que pueda beneficiarse de los bonos que el sistema ofrece, los cuales reducen el tiempo de prisión, así como de libertad supervisada. 

“Si con el tiempo en cárcel va a estar lejos de su familia, eso va a ser la peor sentencia que va a enfrentar… pero si se porta bien, va a estar de vuelta en ocho años y seis meses… y quizás siete siete años y seis meses”, afirmó Domínguez. 

Cotto Flores sollozó en silencio por unos instantes al lado de su abogado, pero luego lloró con fuerza cuando se fundió en un abrazo con familiares que la acompañaron en sala.


💬Ver 0 comentarios