Foto de archivo de una escena del crimen.
Foto de archivo de una escena criminal. (Xavier J. Araújo Berríos)

Las autoridades descartaron que una disputa en un negocio fuera el detonante de una balacera que cobró la vida de la joven Emyneth Marie López Rivera en Cayey, indicó hoy, martes, el director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) del área de Caguas, Carlos Alicea Contreras.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado domingo cuando, desde un vehículo en movimiento, dispararon contra el auto en el que viajaban López Rivera y su pareja en la carretera PR-14, en el sector El Quenepo, del barrio Toíta.

“No sucedió un altercado, como han dicho. Lo corroboramos con visuales y testigos, y no ocurrió una disputa”, sostuvo el capitán en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Alicea Contreras no quiso revelar, por el momento, el nombre del negocio en el que la pareja compartió antes del crimen.

Los agentes investigadores continúan trabajando con los videos recopilados de las cámaras de seguridad en la zona y con las entrevistas a personas que pudieras aportar a la pesquisa.

La Uniformada mantiene la teoría de que el tiroteo pudo haber estado relacionado con el trasiego de drogas y que iba dirigido hacia la pareja de la víctima.

“Hemos experimentado varias situaciones por el control de los puntos de drogas en la zona”, puntualizó el capitán.

Asimismo, tampoco descartan que el ataque estuviera relacionado con el hermano de la pareja de López Rivera.

Luego que comenzaran a dispararles, a eso de 1:38 de la madrugada, el hombre, quien conducía una Mitsubishi Montero azul de 2001, trató de evadir el ataque y se desvió por un camino rural. Posteriormente, impactó un poste, la guagua se volcó y el cuerpo de la joven, quien iba como pasajera, salió expulsado.

Tras los hechos, el hombre abandonó la escena y fue localizado horas más tarde.

En la escena se encontraron más de 30 casquillos de bala de un rifle AK-47.

💬Ver comentarios