El juez Jorge Díaz Reverón presidía una sala criminal en el Tribunal de Caguas (semisquare-x3)
El juez Jorge Díaz Reverón presidía una sala criminal en el Tribunal de Caguas. (GFR Media)

El Comité de Disciplina Judicial de la Oficina del Tribunal Supremo de Puerto Rico concluyó que no existe causa probable para determinar que el juez Jorge Díaz Reverón, esposo de la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, violó los cánones de Ética Judicial, por lo que se archivó el caso.

Díaz Reverón fue blanco de una pesquisa luego de que presuntamente abordó en sala a un agente de la Policía sobre su disponibilidad para que conversara con la defensa de su esposa, quien enfrentaba cargos por violaciones a la Ley de Ética Gubernamental y el Código Penal radicados por la Oficina del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (OPFEI).

Vázquez Garced fue imputada de intervenir de forma inapropiada e ilegalmente en el caso contra dos hombres acusados de cometer un escalamiento en la residencia de su hija. Posteriormente, un tribunal encontró no causa para arresto contra la funcionaria.

“En los breves actos atribuibles al juez Díaz Reverón, no observamos que se atenta contra la imparcialidad que debe permear en los procesos judiciales ni que fueran realizadas en abierto desafío a las normas éticas vigentes”, reza la Resolución del comité, emitida ayer, jueves.

Tras los señalamientos contra Díaz Reverón, el juez fue removido de la sala criminal que presidía en el Tribunal de Caguas y fue asignado a una sala civil en el mismo centro judicial.

Ileana Báez, portavoz de prensa la OAT, confirmó a El Nuevo Día que tras el informe de no causa, el juez aún permanece en la sala civil.

La jueza presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz, aún no ha emitido expresiones sobre la decisión.

En el documento se confirma que en efecto el juez mandó a buscar al agente Javier Marcano Marrero con dos alguaciles, pero esto se definió en el informe como una “breve gestión” que no laceró la imagen del caso.

“El juez Díaz Reverón al preguntar al agente Marcano Marrero, no tendió a obtener a influir en la mente del agente del orden público o en el procedimiento investigativo próximo a ventilarse en los tribunales contra su esposa y secretaria de Justicia”, establece la decisión.

Igualmente, se sostiene que no hubo expresiones de denotaran un ejercicio de autoridad sobre el agente.

Según el informe del Comité de Disciplina Judicial, se concluyó que la decisión de Marcano Marrero de asistir a la sala tras el requerimiento del juez no fue producto de presión o influencias.

“Debemos concluir que el juez Díaz Reverón no utilizó indebidamente su puesto, el puesto de los alguaciles concernidos, la presencia del agente Marcano Marrero o los teléfonos y propiedad pública de la Rama Judicial, para obtener un beneficio”, indica el documento.

De haberse encontrado causa contra el juez, este se exponía a la presentación de una querella y el inicio de un proceso disciplinario.

Lea el informe aquí: 

Resolución de la Comisión de Disciplina Judicial sobre caso del juez Díaz Reverón by El Nuevo Día on Scribd




💬Ver 0 comentarios