Miles de residencias y negocios en la isla quedaron destruidos por los vientos huracanados, las lluvias y las inundaciones provocadas por María. (GFR Media) (semisquare-x3)
Miles de residencias y negocios en la isla quedaron destruidos por los vientos huracanados, las lluvias y las inundaciones provocadas por María. (GFR Media)

Una demanda de clase fue radicada hoy contra todas las compañías aseguradoras de la isla por las presuntas “prácticas desleales implantadas tras el paso del huracán María sobre Puerto Rico” y que pudieron haber afectado a más de 100,000 asegurados.

Para resarcir los daños imputados, en el recurso legal presentado ante el Tribunal de Primera Instancia de San Juan se reclamó el pago de sobre $2,600 millones, más los intereses generados, a ser distribuidos entre los afectados.

Según la demanda, la cual fue radicada por el bufete de abogados Sepulvado, Maldonado y Couret, las personas que tenían sus propiedades aseguradas y que hicieron reclamaciones por los efectos que tuvo el devastador paso del ciclón padecieron de “pérdidas y daños adicionales” por la demora que presentaron las compañías aseguradoras para investigar los casos y emitir los pagos correspondientes.

Se alega en el documento legal -en poder de endi.com- que las aseguradoras supuestamente “excedieron el plazo que establece la ley”, específicamente el Código de Seguros y el Código Civil, para atender los reclamos de los asegurados. Por tal razón, se les imputa haber incumplido con sus deberes y afectar a los demandantes.

El abogado Aníbal Nuñez, del mencionado bufete, señaló que se estima que entre 100,000 a 138,000 asegurados aún no han recibido su pago a 11 meses del paso de María o lo recibieron posterior a cumplirse el periodo concedido por ley.

Estos asegurados afectados pueden ser desde un individuo hasta un complejo de viviendas o un centro comercial.

Se trata de daños, pérdidas y empobrecimiento provocado por la dilación en la tramitación y adjudicación de reclamaciones que las aseguradoras demandadas optaron por asegurar de manera libre y voluntaria. Estas sabían el tipo de riesgo que asumían, tenían y tienen el peritaje necesario para evaluarlo y las medidas y planes de contingencia que debían implementar para estar en posición de investigar, ajustar, resolver y pagar por el riesgo asumido, y sabían que por disposición de ley tenían que hacerlo en un término de 90 días”, indica el pleito de clase. 

“Los asegurados que conforman la clase sufrieron daños relacionados a la incertidumbre de esperar mientras las aseguradoras no completaban el proceso de investigación, ajuste, resolución y pago dentro del término dispuesto por ley. En el proceso, los asegurados enfrentaron las complicaciones de no poder restablecer su vida personal, familiar y sus negocios a la normalidad mientras lidiaban con el patrón de atrasos, redundancias, complicaciones, interpretaciones legales y contractuales irrazonables, y dejadez que las aseguradoras demandadas pusieron en vigor”, añade la demanda.  

Lee la demanda:

Demanda de clase radicada contra las aseguradoras por el pago tardío de los daños registrados tras el hurac... by El Nuevo Día on Scribd

Además del reclamo por la tardanza, la demanda de clase establece que la “indemnización pagada fue incompleta por dejar de incluir una suma para el pago del Impuesto de Venta y Uso (IVU) como parte de las pérdidas compensadas y que los asegurados necesariamente tendrán que pagar para restituir o reconstruir su propiedad”.

El recurso legal reclama daños y perjuicios, incumplimiento contractual, violación al deber de lealtad y buena fe, y enriquecimiento injusto. Además, solicita una sentencia declaratoria del tribunal en la que se deje establecido que “las aseguradoras demandadas implantaron e incurrieron en prácticas dilatorias desleales tras el paso del huracán María”.

Entre las aseguradoras mencionadas en la demanda están Mapfre, Triple S, One Alliance, AIG Insurance, Multinational Insurance, Real Legacy Assurance, QBE Optima Insurance, Integrand Assurance, United Surety & Indemnity Company, Antilles Insurance, Caribbean American Property Domestic Insurance, y Cooperativa de Seguros Múltiples de Puerto Rico. 

El abogado Nuñez explicó en entrevista telefónica que el pleito surgió ante el “periodo irrazonablemente largo” que se tardaron las aseguradoras en cumplirle a sus clientes.  

“La demanda se circunscribe al tema de los daños provocados por el retraso. No se extiende a un asegurado que le denegaron una cubierta, que le pagaron menos a lo que tenía derecho. En ese caso, (los afectados) podrían acudir a su abogado de la predilección. Con la demanda de clase, se pretende reclamar la dilación de manera común”, manifestó.

De inmediato, el abogado no detalló los pasos que debe seguir el asegurado que se haya afectado por la demora aludida para ser incluido en la demanda y obtener parte de la suma de dinero que se solicitó. Señaló que esa información será suministrada una vez el caso se desarrolle en los tribunales.

“Esa notificación a la clase de consumidores son requisitos del proceso. En su día se va a proveer la información para que las personas sepan qué tienen que hacer y cuándo tienen que hacerlo”, expuso.

Nuñez destacó que los afectados pudieran recibir unos $20,000 por esta demanda de clase, pero no de manera inmediato. Es que aceptó que estos procesos legales son complejos y pudiera pasar mucho tiempo en lo que se logra una determinación judicial.

“Ciertamente, los casos en general son procesos a veces lentos y complicados y más cuando son asuntos complejos y de muchas partes. Nuestro deseo es que el caso se tramite lo antes posibles para que los consumidores tengan su remedio lo antes posible. Nuestra expectativa es tener el remedio de la clase de forma oportuna para que ellos puedan ver sus daños resarcidos”, comentó.

El abogado aclaró, además, que esta demanda no afectará el proceso que siguen los asegurados para obtener su pago, si aún no lo han recibido.

“El deber de esas aseguradoras demandadas no se suspende por este caso… La porción del reclamo que corresponde a la indemnización por las pérdidas que tiene los asegurados no se afecta por este reclamo”, expuso.  

Reacciona Acodese

Ante la radicación de esta demanda, la presidenta de la Asociación de Compañías de Seguros (Acodese) y también abogada, Iralia Pernas, indicó que no puede establecer una posición del proceso legal que se avecina.

“No podemos emitir un juicio porque nosotros no llevamos el día a día de nuestros socios. Es ante el tribunal que ellos tienen que levantar sus argumentos”, señaló, al aclarar que no todas las aseguradoras demandadas forman parte de la organización.

Sin embargo, la funcionaria aceptó que han ocurrido demoras en el proceso de evaluación y pago de los daños reclamados tras el paso del huracán María.

“Los retrasos se pueden deber a una multiplicidad de razones”, planteó.

A modo de ejemplo, Pernas indicó que se recibió un “volumen extraordinario de reclamos”.

Según el Comisionado de Seguros, las 14 compañías aseguradoras de la isla recibieron sobre 243,989 reclamaciones por daños.

Asimismo, Pernas dijo que muchos de los casos llegaron con información incompleta o sin pruebas que demostraran los daños sufridos.

Al asegurado le corresponde probar la pérdida, no solo decir al asegurador que tuve daños”, señaló la abogada, al establecer que los asegurados también tuvieron responsabilidad con la demora.

También argumentó que los casos que requirieron un ajustador público registraron demoras y que, más allá de los casos del huracán, las aseguradoras continuaron recibiendo casos ordinarios.

“Es extraordinario el esfuerzo de las aseguradoras para trabajar con mayor premura lo del huracán”, sostuvo Pernas.  

Hasta el momento, las aseguradoras cobijadas bajo la asociación han pagado $3,112,360,115 en reclamaciones correspondientes al paso del huracán María.

La abogada reconoció que entre sus socios aún queda un cuatro por ciento de casos sin resolverse, a 11 meses del huracán.


💬Ver 0 comentarios