Jorge Javier Marrero Gerena, empresario de Yatea. (Alex Figueroa Cancel)

El dueño de la empresa Yatea, Jorge Javier Marrero Gerena, se declaró esta tarde no culpable por cargos de explotación infantil, que surgen de una investigación federal que hoy se supo que se remonta a meses antes de que salieran denuncias públicas en su contra a través de las redes sociales.

Marrero Gerena compareció a la vista inicial ante el magistrado federal Marcos E. López, mediante videoconferencia desde la cárcel federal en Guaynabo.

El acusado estuvo representado por la licenciada Melanie Carrillo Jiménez, quien ya había figurado como su abogada al hablar a los medios de prensa que llegaron hasta la residencia del empresario en mayo pasado, cuando fue allanada por las autoridades federales.

“En este momento renunciamos a la lectura del pliego acusatorio y solicitamos que el tribunal entre una alegación de no culpable (de Marrero Gerena)”, dijo Carrillo.

La abogada solicitó al magistrado que la vista de fianza también se llevara a cabo hoy mismo, justo después de la comparecencia inicial, en la que solo se leen los cargos.

En cambio, la fiscal Jenifer Hernández Vega se opuso, argumentando la necesidad de esperar por el informe con antelación a juicio de la Oficina de Probatoria.

“Nuestra posición es que siga ingresado (en prisión) hasta que se haga la vista de fianza. Los cargos plantean un riesgo a la comunidad”, sostuvo Hernández Vega.

Insistió en que se espere por el informe al entender que recomendará que permanezca en prisión por el resto del proceso judicial.

“No hay nada en este momento que lleve a considerar (que se le conceda una) fianza”, abundó.

Por su parte, la abogada contestó que el Ministerio Público no tiene que esperar por el informe de la Oficina de Probatoria porque ya tiene suficiente información sobre su cliente.

En ese momento, Carrillo reveló que Marrero Gerena ya estaba en el radar de las autoridades meses antes de que en abril de este año varias jóvenes denunciaran en varias redes sociales que habían recibido acercamientos de parte del empresario.

“Ya lo estaban investigando desde febrero pasado”, dijo Carrillo.

En ese sentido, la abogada destacó que “las autoridades tienen los recursos para investigarlo, no tiene récord criminal y tenemos documentos de que tiene historial médico de alto riesgo”.

“El gobierno (fiscalía) dice que ellos son los que no están listos, pero ellos tienen más información que todo el mundo sobre el acusado”, mantuvo Carrillo. “Han tenido bastante tiempo para obtener la información que puede dar el informe con antelación a juicio”.

La referencia de Carrillo a febrero de este año coincide con tres de los cuatro cargos que un Gran Jurado federal emitió en su contra. Uno de los cargos indica que hizo acercamientos a una menor de 15 años entre noviembre de 2019 y febrero de 2020, mientras que los cargos tres y cuatro se relacionan con hechos que se alegan ocurrieron el 9 de febrero.

Antes de tomar una decisión, el magistrado federal prestó atención al cargo número uno, porque dijo que la forma en que estaba redactado el texto del primer cargo en el pliego acusatorio podía pensar de que se podía tratar de un agente haciéndose pasar por un menor de edad.

Ese primer cargo alega que Marrero Gerena supuestamente tuvo contacto con “un individuo (‘individual’) que el acusado creía que era una menor fémina de 13 años de edad", entre el 6 y el 16 de noviembre de 2019.

Cabe mencionar que ese cargo no incluye las siglas de la víctima. Sí están en el cargo dos y tres, mientras que el cuarto está relacionado a los hechos del tercero.

Previamente, ICE-HSI ha llevado casos que surgen de acercamientos hechos por adultos a agentes encubiertos pensando que son menores de edad.

Por esta razón, el magistrado federal se detuvo en ese primer cargo, aunque no le pidió a la fiscal que detallara si en efecto el cargo uno respondía a un agente.

“Por la forma que está escrito el primero se puede pensar que es un agente encubierto haciéndose pasar por una menor [...] No quiero en detalles. Lo único que quiero saber si en todos los cargos, tenemos al menos una menor de edad que sea una víctima real”, preguntó López.

La fiscal Hernández Vega contestó que “eso es correcto. Tenemos víctimas reales en este caso y para proteger a las víctimas se han usado las iniciales de las menores”.

El magistrado, entonces, decidió que Marrero Gerena permanezca ingresado temporeramente en prisión hasta la vista de fianza, que pautó para este jueves, 15 de octubre.

Indicó que la determinación se basa en conversaciones que tuvo con el personal de Probatoria, aunque el informe todavía no estaba sometido.

“Ahora la recomendación es de que siga detenido temporeramente. En parte, le daría a la Oficina de Probatoria el tiempo para hacer su propia investigación. Aunque es verdad que la fiscalía lleva tiempo investigando al acusado y que esto no es un caso reactivo, Probatoria tiene que corroborar y confirmar cierta información”, planteó López.

Asimismo, dijo que el tiempo adicional le permitiría a la defensa presentar “qué alternativas, si alguna, habría para propósitos de su liberación (bajo fianza)”.

“No quiero dar una impresión de una cosa u la otra [...] Hay que tomar en cuenta que los cargos son serios y estamos tratando con un caso que al menos algunas de las víctimas son reales”, expresó el magistrado federal. “Y en este punto no sabemos si estas víctimas viven cerca del acusado o si siguen en contacto con el acusado. No sé si hay alguna relación o si son familiares. Como no sé la contestación a esas preguntas, es prematuro tomar una decisión hoy (sobre la fianza)”.

El empresario ha estado ingresado en el Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés) desde que fue arrestado en la madrugada del viernes pasado por agentes de la Oficina de Investigaciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI).

El pliego alega que Marrero Gerena usó la cuenta de Yatea PR en la red social de Instagram y la aplicación de mensajería WhatsApp para comunicarse con al menos tres menores de edad mediante mensajes de texto.

Uno de los cuatro cargos alega que el 8 de febrero de 2020 el acusado indujo a una adolescente de 16 años a “incurrir en una conducta sexual explícita para el propósito de producir una representación visual de esa conducta”. Por estos mismos hechos, el pliego acusa a Marrero Gerena por un cargo de producción de pornografía infantil.

En relación al alegado acercamiento a una menor de edad de 13 años entre el 6 y el 16 de noviembre de 2019, el pliego alega que Marrero Gerena "usó su teléfono celular y el Internet para enviar mensajes de texto para “tratar de persuadir, inducir, incitar y coerción” una menor “para incurrir en actividad sexual por el cual el acusado puede ser acusado criminalmente”.

El pliego alega lo mismo a supuestos acercamientos a una menor de 15 años de edad entre noviembre de 2019 y febrero de 2020 para intentar que incurriera en una actividad sexual ilegal.

De resultar convicto, se expone a una sentencia de entre 15 a 30 años de prisión por el cargo de producción de pornografía infantil. Por los otros tres cargos se expone a sentencias de 10 años a cadena perpetua.