Elianni Bello Gelabert salió en libertad lugeo de pagar su fianza la semana pasada. Compartió con El Nuevo Día los retos que ha enfrentado en su vida, particularmente desde que estuvo en prisión en abril del año pasado.
Elianni Bello Gelabert salió en libertad lugeo de pagar su fianza la semana pasada. Compartió con El Nuevo Día los retos que ha enfrentado en su vida, particularmente desde que estuvo en prisión en abril del año pasado. (Suministrada)

Viendo fotografías de su hija y extrañando su sonrisa. Así expresó ayer Elianni Bello Gelabert su profunda tristeza por estar lejos de su bebé de un año, a quien no ve desde el 30 de diciembre, ya que enfrenta un nuevo caso en los tribunales por violencia doméstica.

“Pido que me busquen una psicóloga para poder desahogarme, porque tener todo este dolor es muy difícil. Ha sido algo terrible. Era la primera vez que yo iba a la cárcel y ver a la gente juzgándome fue horrible. Sufrí bastante”, expresó Bello Gelabert en entrevista con El Nuevo Día.

Cinco días después de salir bajo fianza, compartió su reclamo por sentirse juzgada e incomprendida por los departamentos de Justicia y de la Familia, al alegar que no le han provisto la ayuda psicológica que ha solicitado durante meses.

La vista preliminar en su contra está pautada para el próximo 3 de febrero. Enfrenta un cargo de maltrato agravado al amparo de la Ley 54-1989 y un cargo de maltrato de menores, tipificado en el Artículo 59 de la Ley 246-2011 relacionados a un incidente en casa del padre de su hija.

“Ese día, yo había llamado a la Policía para que enviaran una patrulla para que me acompañara a la casa de él. Ellos me dijeron que no tenían patrulla disponible, pero cuando el papá de la nena llamó, de una vez, llegaron”, contó sobre el altercado del 30 de diciembre, en el que se le acusa de supuestamente agredir a su expareja, Yon Arias Lugo, y empujar a la hija de este, de 8 años, en su residencia.

Bello Gelabert quedó en libertad luego de que el juez del Tribunal de San Juan Rafael Taboas Dávila rebajara su fianza de $40,000 a $4,000 el pasado jueves. Quedó bajo supervisión de sus primas, porta un grillete, no puede acercarse a Arias Lugo ni a su hija y no puede consumir bebidas alchólicas o sustancias controladas, entre otras disposiciones.

En este momento, lo que más quiero es recuperar a mi hija. (...) Extraño su sonrisa. Siempre me la paso viendo fotos de ella”, expresó.

Una vida llena de obstáculos

La joven dominicana de 22 años contó que por su estatus migratorio fue complicado conseguir trabajo antes de ser arrestada en enero, porque “los que conseguía eran de 2 de la tarde a 10 de la noche”.

“Entonces, no tenía cuido para la bebé y era bien incómodo”, dijo sobre cómo fueron los meses subsiguientes a su primer enfrentamiento con las autoridades por dejar a su hija en el patio de la residencia de Arias Lugo.

Los cargos por este incidente, en abril del 2022, fueron archivados por el Departamento de Justicia, y Bello Gelabert volvió a ver a su hija.

“Quisiera tener un trabajo digno. Un trabajo en el que pueda dejar a mi nena en el Head Start por la mañana y buscarla por la tarde. (...) Me dijeron que me iban ayudar a conseguir trabajo, pero nunca lo hicieron. Solamente recibí ayuda de Casa Ramón, que me dieron vivienda por seis meses. Luego, volvieron y renovaron el contrato”, compartió.

Además, en la Oficina para el Desarrollo Integral de la Mujer (ODIM) del Municipio de San Juan le intentaron brindar ayuda para recibir servicios psicológico. Sin embargo, enfrentó problemas de transportación para llegar desde la barriada Capetillo, en Río Piedras, hasta Hato Rey. Le podía tomar más de dos horas para llegar hasta las oficinas de ODIM, en caso de encontrar quien cuidara a la niña, relató.

Desde que fue arrestada el pasado 2 de enero, indicó que ha estado medicada, por lo que no recuerda muy bien cómo fue la evaluación psicológica que le hicieron. “La trabajadora social no me vio bien psicológicamente (miércoles pasado, día en que su vista preliminar fue pospuesta). Me habían dado tanto medicamento que ha sido bien fuerte”, expresó.

Necesitamos tiempo para hacer unas solicitudes al tribunal como una orden para tener el récord médico de nuestra representada. (...) A ella no la vemos bien, y por eso estamos explorando otras alternativas. Nuestra mayor preocupación es la salud mental de la joven porque no la vemos bien”, explicó la semana pasada la licenciada Miriam Ortiz, de la Sociedad de Asistencia Legal (SAL), quien junto al abogado Carlos Rossy Fullana son parte de la defensa de Bello Gelabert.

La fiscal Rebecca Matos Guzmán había indicado que la Ley 54 de Violencia Doméstica es una legislación rehabilitadora por lo que estarían abiertos a que la joven pase por un “proceso de desvío”.

La joven lamentó que las acusaciones en su contra no presenten el cuadro completo de lo que ha vivido.

“Todos los videos que subieron son del 2021. Lo están utilizando como si hubiera pasado reciente. Obviamente, va grabar la parte que yo lo agredo, pero por qué no grabó la parte donde él me agrede. Solamente es mi rostro el que aparece en las noticias”, reiteró Bello Gelabert, en relación con un video difundido en un programa de farándula que expuso un aparente altercado físico con su expareja.

💬Ver comentarios