Waldemar Febres Sánchez (con el chaleco antibalas) y Edison Merced Olivera (detrás de Febres Sánchez) son llevados a las oficinas del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) en el cuartel general en Hato Rey. (Suministrada)
Waldemar Febres Sánchez (con el chaleco antibalas azul) y Edison Merced Olivera (detrás de Febres Sánchez) fueron arrestados en República Dominicana y trasladados a Puerto Rico en febrero de 2019.

La fiscalía federal solicitó sentencias de 14 años y 13 años de prisión por cargos de narcotráfico para dos acusados, que a nivel estatal enfrentaron procesos judiciales que no prosperaron en relación con el asesinato de Carlos Giovanni Báez Rosa, alias “Tonka”.

Edison Merced Olivera, alias “Chino Oriental”, y Waldemar “Walde” Febres Sánchez se declararon culpables en agosto pasado por dos cargos federales, cada uno, tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Público.

Los cargos les acusan por distribución de sustancias controladas y por posesión de armas de fuego en la comisión de un delito de narcotráfico.

Para Merced Olivera, por el primer cargo, el Ministerio Público solicitó 168 meses de cárcel, lo que equivale a 14 años. Por el segundo cargo pidió cinco años, que se cumplirían a la misma vez que los otros.

Mientras, para Febres Sánchez la fiscalía pidió 156 meses de encarcelamiento, es de decir 13 años, por el primer cargo, y 60 meses por la segunda denuncia.

Si el tribunal acepta el acuerdo, la fiscalía desestimará otros cuatro cargos que también figuraban en un pliego acusatorio emitido por un gran jurado federal.

Ninguno de los cargos federales estaba relacionado con el asesinato de Báez Rosa, el 2 de agosto de 2017.

Merced Olivera y Febres Sánchez fueron arrestados en República Dominicana y fueron entregados a las autoridades en Puerto Rico el 5 de febrero de 2019.

Desde abril de 2018, el tribunal de San Juan había emitido una orden de arresto contra ambos por el asesinato en primer grado de Báez Rosa en el área de Cantera, en Santurce.

En la escena, la Policía encontró un vehículo, dentro del cual había documentos personales del cantante de música urbana conocido como Ozuna. También hallaron $6,585 en billetes de diferentes denominaciones.

La querella de la Policía indicaba que la guagua Land Rover, modelo Range Rover, color blanca, del 2016, pertenecía en aquel momento a Juan Carlos Ozuna, nombre del intérprete urbano, la cual estaba registrada a nombre de Popular Auto.

Al ser citado por la Policía, Ozuna reconoció que era amigo de Báez Rosa y lamentó su muerte, mientras que aseguró desconocer quién había disparado. Sostuvo que estaba en el área y que cuando oyó los disparos, huyó del lugar.

En la vista preliminar del caso estatal, el hermano de Tonka, José Orlando Báez Rosa, alegó haber visto a su hermano en el área del crimen, junto con el cantante de música urbana. Además, dijo que su hermano acostumbraba a acompañar al artista a sus conciertos en el extranjero.

También declaró que vio a Febres Sánchez disparar en el momento de escuchar disparos, cuando asesinaron a su hermano.

Otro testigo, Misael Rodríguez Rivera, señaló en sala a Merced Olivera y a Febres Sánchez como los asesinos de Tonka.

Sin embargo, surgieron contradicciones en los contrainterrogatorios a medida que la defensa de Merced Olivera intentaba de minar la credibilidad de los testigos.

En marzo de 2019, el tribunal de San Juan encontró no causa para juicio contra Merced Olivera. Posteriormente, en abril de 2019 la juez Ada López Santiago determinó no causa contra Febres Sánchez.

En ambos casos, la fiscalía acudió en alzada, pero los casos no prosperaron.

En el caso federal, los cargos alegaron que Febres Sánchez y Merced Olivera pertenecían a la organización criminal denominada como “Las FARC” o “Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera”, que fue objeto de un operativo con 75 acusaciones.

Una de esas acusaciones fue contra uno de los presuntos líderes de la ganga, Vladimir Natera Abreu, quien fue sentenciado este mes a 15 años de prisión.

Las movidas de estos casos en el tribunal federal se dan en momentos en que resurge la atención pública sobre el asesinato no esclarecido del trapero Kevin Fret, el 10 de enero de 2019, cuando fue baleado mientras conducía una motora en la avenida Eduardo Conde de Barrio Obrero, San Juan.

En varias ocasiones, la madre de Kevin Fret, Hilda Rodríguez, ha vinculado en el caso a Ozuna, quien ha rechazado las alegaciones. En el pasado, Ozuna ha rechazado las alegaciones y llegó a querellarse contra Kevin Fret porque supuestamente lo estaba extorsionado en relación a un vídeo de índole sexual.

En abril de 2021, investigadores policiacos habían indicado que previamente buscaron como sospechoso de haber disparado a Christian Joshua Castro González, alias “Pu”. También era buscado por alegados vínculos a Las FARC, pero Castro González fue asesinado el 21 de julio de 2019.

El caso por el asesinato de Kevin Fret es investigado actualmente por la División de Crímenes Mayores de la Policía de Puerto Rico.

💬Ver comentarios